sorteo del 22 de diciembre

La suerte está echada: la Lotería de Navidad reparte fortuna en el Teatro Real

Desde las 9:00 de la mañana los bombos instalados en el Teatro Real de Madrid empiezan a girar para repartir la suerte del sorteo extraordinario de la Lotería Nacional

Foto: Los bombos del sorteo extraordinario de la Lotería de Navidad. (EFE)
Los bombos del sorteo extraordinario de la Lotería de Navidad. (EFE)

La RAE acaba de incluir en su diccionario algunas palabras como 'sororidad', 'meme' o 'escrache', pero la palabra en la que todos los españoles ponen su esperanza este 22 de diciembre es 'suerte'. No solo este, sino cada año, en la misma fecha. Millones de personas encienden sus televisores o sintonizan su emisora de radio para escuchar cómo las niñas y niños de San Ildefonso cantan cada uno de los premios que reparte el Servicio de Loterías y Apuestas del Estado en el sorteo extraordinario de Navidad. El Gordo, 400.000 euros al décimo —322.000 libres de impuestos—, es el más esperado, a pesar de no ser el mayor premio que alguien que tome partido habitualmente en los juegos de azar se pueda llevar al bolsillo. El de la Lotería de Navidad no es solo un sorteo; es tradición, es sociedad.

Decenas de personas, ataviadas con los más excéntricos disfraces y cargadas con sus amuletos de la suerte favoritos, hacen cola desde la madrugada frente a las puertas del Teatro Real, donde desde hace algunos años se celebra el evento, para poder sentarse en una de las cerca de 400 butacas en las que escuchar las voces de los niños en vivo y en directo: este es el sonido, sin duda, del día 22 de diciembre. ¿Por qué seguimos jugando a la Lotería, si sabemos que las posibilidades de que nos toque son escasas? Es un sentimiento, la Lotería de Navidad se convierte en una manera de sentirse parte de un grupo.

El Teatro Real, donde se celebra el sorteo de la Lotería de Navidad. (EFE)
El Teatro Real, donde se celebra el sorteo de la Lotería de Navidad. (EFE)

Décimos del trabajo, del bar del barrio y del grupo de amigos; papeletas compartidas entre amigos y familiares y participaciones compradas a última hora: todo lo que haya entrado en hora se juega este sábado, día en el que las calles se llenarán de personas que se abrazan entre sí sin conocerse brindando con una botella de champán, porque tendrán algo que comparten. La razón, los 2.380 millones de euros que Loterías y Apuestas del Estado reparte este día.

Menos de cuatro horas de tensión

Lo cierto es que a pesar de la expectación que levanta, el sorteo dura apenas cuatro horas, en las que no solo los asistentes al Teatro Real sino todo el país sigue con la mirada cada uno de los pasos de los niños, disfrutando de las anécdotas que dejan muchos de ellos. En 2017 la revelación fue una pequeña de nombre Aya, que cantaba los premios de la pedrea como si de un premio Gordo se tratara: los 'mil euros' más largos de la historia de la Lotería de Navidad, y que este año parece que repite en el escenario del Real.

Desde las 9:00 de la mañana, después de las debidas comprobaciones, los bombos comienzan a girar para anunciar los primeros premios. Si bien este año se reparte la misma cantidad de dinero que el año pasado, lo cierto es que el Gordo de este año será un poco más gordo que el de 2017, debido a los cambios de fiscalidad que aplican tras la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado: el gravamen al que están sujetos los premios sigue siendo del 20%, pero desde que los PGE entraron en vigor solo se aplica a las cantidades superiores a los 10.000 euros, lo que implica que la retención será menor en todos los premios y que, entre otras cosas, los quintos estarán totalmente libres de impuestos.

¿Hay un número de la suerte? Realmente no se puede afirmar tal cosa; solo se puede decir que hay algunas terminaciones que sí han estado más repetidas que otras, partiendo desde el número cinco, que ha sido el que se ha llevado el Gordo en más ocasiones, en 32 para ser exactos. Le siguen el cuatro y el seis, ambos premiados 27 veces.

El pistoletazo de salida de la Lotería de Navidad no lo dan, aunque lo pretendan, los arranques de venta de los décimos en verano; este año fue obra de Juan, el protagonista de un anuncio enmarcado en una de las películas más míticas de Bill Murray: 'Atrapado en el tiempo'. Del clásico 'calvo de la Lotería', al que desde hace años no se lo ve en los 'spots' de la Lotería, hasta el estrambótico anuncio de 2017, centrado en una historia de amor entre un joven de la capital y una extraterrestre con apariencia de humana, los comerciales del sorteo navideño son realmente el momento en el que comienza la cuenta atrás, una cuenta atrás que ya termina, con la apertura de puertas del Teatro Real, con los aplausos de los asistentes al sorteo y con el sonido de la mitad de los españoles sintonizando la radio. "¡Mil euros!", suena. Ha comenzado el sorteo.

Lotería de Navidad

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios