la 'mascota' de la lotería

¿Por qué se llama el Gordo el primer premio de la Lotería de Navidad... si es un enano?

Esta 'mascota' dio lugar a un periódico gamberro sobre loterías y toros, 'El Enano', que tiene la virtud de conocer tres de los cinco números de la Lotería

Foto: 'El enano afortunado' es el personaje que da el nombre al Gordo de la Lotería de Navidad
'El enano afortunado' es el personaje que da el nombre al Gordo de la Lotería de Navidad

Aunque las probabilidades de que nos toque el Gordo de la Lotería de Navidad —tendríamos que vivir 100.000 años para garantizar que nos tocara—, cada 22 de diciembre encendemos la radio o la televisión para escuchar cómo las niñas y los niños de San Ildefonso cantan cada uno de los números de cada bombo, con sus premios asociados, esperando que uno de los números que conforman alguno de los décimos que hemos comprado vaya acompañado de esas hermosas cuatro palabras: "¡Cuatro millones de euros!". El Gordo; todos esperamos el Gordo. ¿Pero por qué se le llama el Gordo?

Lo cierto es que es un premio gordo, pero no el que más: si a uno le toca el primer premio de la Lotería de Navidad en un solo décimo, se lleva 400.000 euros que, sin impuestos, se quedan en 322.000 euros —2.000 euros por encima del primer premio del año pasado, debido al cambio de fiscalidad—. En España, por ejemplo, se repartió el primer bote de Euromillones superior a los 100 millones de euros. ¿Entonces... por qué Gordo? En realidad debería ser 'enano', y no porque sea un premio pequeño, que tampoco lo es.

Grabado del Fanático por la Lotería o el Enano Afortunado
Grabado del Fanático por la Lotería o el Enano Afortunado

Todo apunta a que el Gordo vino antes que la Lotería de Navidad: la denominación 'sorteo de Navidad' no llegó hasta los premios de 1892, cuando se mencionó este concepto en el programa de premios realizado para el sorteo que se celebró el 23 de diciembre de ese año. Sin embargo, la Lotería ahora navideña se había celebrado desde 1811. No obstante, esta lotería también tiene otros antecedentes: en 1773, el ministro de Hacienda del rey Carlos III, el marqués de Esquilache, instituyó la Lotería Primitiva o Lotería de Números con el objetivo de incrementar los ingresos a las arcas reales, dada la situación en la que se encontraba inmerso el país: la Guerra de los Siete Años, tal y como explica el diario 'The Diplomat in Spain'. Nació entonces como una especie de impuesto indirecto encubierto, cuyo primer sorteo se celebró en Madrid el 10 de diciembre de 1763 año en la Sala del Consejo de Hacienda.

Aquella lotería no tuvo mucho éxito y fue objeto de numerosas reformas para darle un aspecto más benéfico e incrementar los porcentajes de los premios, algo que la hizo menos rentable para el Estado. Así que en 1811 nació lo que se parece más a la que ahora vemos cada 22 de diciembre: esta Lotería Moderna ganó muchos más adeptos, quedando patente en las cifras de ventas. Entre 1815 y 1817 la Lotería Moderna ya duplicaba los ingresos de la Lotería Primitiva de Esquilache, y en los dos años siguientes, la cifra creció de manera exponencial. Ambas convivieron hasta 1862, y la Primitiva no se volvió a restablecer hasta 1985.

¿Pero dónde está el Gordo?

En medio de toda esta historia no aparece ningún 'gordo' como para que se le llame así al primer premio. En realidad lo que aparece es un enano, un personaje creado a partir de bolas de lotería y que nació antes incluso que la Lotería: en el siglo XVIII se creó al 'Enano afortunado' o 'Fanático de la Lotería' como la 'mascota' del sorteo nacional. El dibujo, un grabado de finales de siglo, comenzó a circular por todo el país con una leyenda para fomentar la participación en este juego de azar: 'De alegría y de dinero, este Enano Afortunado, si lo estudias con esmero te enseñará alborozado de la fortuna el sendero'. Tanto éxito tuvo entonces que el 3 de marzo de 1981 nació 'El enano', una gaceta semanal que se presentaba como 'periódico picante, burlón y pendenciero' y que se autopromocionó como el periódico más barato de España: tenía un precio de seis cuartos (menos de un real, que equivalía a 25 céntimos de peseta).

Portada de la edición de 'El enano' del 5 de abril de 1985
Portada de la edición de 'El enano' del 5 de abril de 1985

En su primera edición, el Enano se presenta como un ser con "una varita de virtud" que le había regalado una señora "viuda en sétimas nupcias de un famoso mago de la India, bruja de profesión, y mujer, que según voz pública, tenía pacto con el diablo (sic)", y precisamente esa 'varita de virtud' le da la propiedad de "adivinar al que la posea, tres, cuando menos", de los cinco números de la lotería primitiva ocho días antes de la extracción de las bolas. "Abre el ojo, jugador, ábrelo si no eres tonto, y hazte muy pronto, muy pronto, al 'Enano' suscriptor. Considera, pecador, que el terno tiene en la mano, pues por su don sobrehumano, a no escurrirse de un brinco, por lo menos de los cinco, atrapa tres el enano".

Según algunos estudiosos, este 'Fanático por la Lotería' o 'Enano Afortunado' que dio lugar a un periódico gamberro sobre loterías y toros es el origen del nombre del primer premio de la Lotería de Navidad, aunque más que un 'gordo' era un enano hecho de bolas de Lotería.

Lotería de Navidad

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios