sorteo navideño 2017

Gastar o invertir: consejos para sacar partido al dinero si te toca la Lotería de Navidad

Aunque la mayor parte de los afortunados que ganan alguno de los premios de la Lotería de Navidad tienen claro que lo que quieren es 'tapar

Foto: Uno de los quintos premios de la Lotería en 2016 | Foto: EFE
Uno de los quintos premios de la Lotería en 2016 | Foto: EFE

Aunque la mayor parte de los afortunados que ganan alguno de los premios de la Lotería de Navidad tienen claro que lo que quieren es 'tapar agujeros', muchas veces, una vez pasada la euforia del ganador, viene la duda. ¿Y qué hago yo ahora con este dinero? Es una pregunta que surge cuando se trata de los premios más altos —el 'Gordo', por ejemplo, premia con 400.000 euros (320.500 libres de impuestos)—.

Desde el equipo de planificación financiera de Abante, subrayan que uno de los factores fundamentales para tomar una decisión sobre qué hacer con el dinero es el tiempo. Aquí os damos algunos consejos para gastar o inventir bien el dinero de los premios de la Lotería de Navidad:

1. En primer lugar, hay que esperar. Desde Abante indican que al menos son necesarios unos seis meses para comenzar a gastar o a inventir el premio, para darnos tiempo a acostumbranos a tener una cantidad tan elevada de dinero. "Con este ejercicio, lo que se busca es tener tiempo para pensar qué es lo que realmente queremos conseguir con ese dinero extra que nos ha llegado a la cuenta, para evitar que lo derrochemos movidos por la euforia", indica esta asesoría. Despilfarrar o realizar malas inversiones pueden provocar que el dinero tarde poco en desaparecer. Tanto es así que la asociación European Financial Planning (EFPA) asegura que tres cuartas partes de los ganadores de la Lotería tiene mucho menos dinero cinco años después de haber ganado el premio.

2. Lo segundo es ser conscientes de que no vamos a recibir el premio íntegro: desde enero de 2013 los premios superiores a los 2.500 euros de la Lotería de Navidad tienen un gravamen del 20%. Así que es importante recordar que todo lo que vaya más allá de esta cifra tendrá que tributar a Hacienda. A esto habría que sumarle otros gastos derivados: por ejemplo, el Impuesto de Donaciones y Sucesiones si quisiéramos donar parte de nuestro premio a un familiar y no podemos demostrar que el décimo está compartido, en algunas comunidades autónomas está sujeto a tributación.

3. El siguiente punto es realizar un ejercicio de planificación financiera: hay que pensar cuáles son los objetivos: qué queremos conseguir con el dinero del premio o en qué nos puede ayudar. "Este tiempo de reflexión nos puede servir también para definir nuestro proyecto vital y reinventarnos, puesto que el importe del premio nos puede abrir el camino para cambiar de carrera, dedicarnos a lo que realmente nos gusta o para atrevernos a poner en marcha ese proyecto en el que llevábamos tiempo pensando", explica Abante.

4. Una vez definido el objetivo hay que evaluar su coste: es importante, en este punto, analizar la situación financiera actual de cada uno para ver de dónde se parte y cuánto del dinero ganado se necesita o, de darse el caso, si es necesario solicitar algún préstamo adicional.

Cuidado con los riesgos

A la hora de decidir si invertir y mantener inmóvil el dinero o no es vital ser conscientes del riesgo que existe de no cubrir la inflación: esto "se traduce en que con el paso del tiempo perderíamos poder adquisitivo a medida que el nivel de los precios se incrementa. Así, por ejemplo, si tenemos 320.000 y no obtenemos ninguna rentabilidad por ellos, pasados 20 años y contando con una inflación media anual del 2% —que es el objetivo que persigue el Banco Central Europeo—, nuestro dinero equivaldría a unos 217.994 euros (actuales).

Por otro lado, si la opción es invertir y acudir a los mercados financieros hay que determinar cuál es la rentabilidad objetivo que se necesita, determinada por la diferencia entre lo que se tiene y lo que se necesita y partiendo de la base de que, como mínimo, hay que igualar la inflación. "Después, y en consecuencia, deberemos elegir qué cartera o qué activo financiero es el más adecuado para nosotros", indica Abante.

Di mi vivienda en dación en pago al banco, ¿debo pagar la plusvalía municipal? (Foto: Corbis)
Di mi vivienda en dación en pago al banco, ¿debo pagar la plusvalía municipal? (Foto: Corbis)

En este contexto, el consejo de la asesoría Abante es apostar por la diversificación: "deberíamos buscar una cartera diversificada, tanto por distribución geográfica, como por tipo de activos". Pensando en el largo plazo, habría que asumir un riesgo para tener una cartera que, además de igualar la inflación, dé más puntos de rentabilidad. "Una opción que nos permite diversificar, que tiene beneficios fiscales y nos permite acceder a una gestión profesional son los fondos de inversión", señala Abante.

Por otro lado, Abante subraya que la vivienda también juega un papel importante. "Es habitual escuchar a gente decir que si les toca la Lotería lo primero que harían sería quitarse la hipoteca cuando, a lo mejor, desde un punto de vista fiscal y financiero no es lo más conveniente. Primero, habría que evaluar si la rentabilidad que nos da el dinero invertido es mayor que el coste de financiación porque, en ese caso, no interesaría amortizar la hipoteca. Respecto a la fiscalidad, hay que tener en cuenta que si la vivienda habitual la compramos antes de 2013 tenemos ya una ventaja fiscal en el IRPF al poder deducirnos cada año un 15% de una cuota máxima de 9.040 euros".

Lotería de Navidad

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios