GUARDÓ CINCO DÉCIMOS A UN PREMIADO DURANTE MESES

"Todos decían que daríamos el Gordo": los loteros que llevaron la suerte a Arganzuela

El Gordo de la Lotería de Navidad recayó en el 66.513. Dotado con cuatro millones de euros a la serie y 400.000 euros para cada décimo, el número salió a las 11:57

Foto: Los loteros de Arganzuela celebran haber repartido el Gordo íntegramente. (Foto: Ana Gómez)
Los loteros de Arganzuela celebran haber repartido el Gordo íntegramente. (Foto: Ana Gómez)

El Gordo de la Lotería de Navidad recayó en el 66.513. Dotado con 4.000.000 euros a la serie y 400.000 euros para cada décimo, el número salió a las 11:57 y cayó íntegro en Madrid. Lo vendió la administración número 32 de la capital, situada en el paseo de la Esperanza, número 4.

Agustín y María José solo llevan cuatro meses trabajando en la administración, pero han llevado la suerte al barrio de Arganzuela, donde ha caído íntegro el mayor premio de la Lotería de Navidad 2016. "Todo el mundo nos decía que íbamos a dar el premio, y mira", asegura ella, aún con lágrimas en los ojos.

Vendieron toda la serie, íntegra, y aseguran que "debe estar medio barrio feliz". Margarita, una de las vecinas del barrio, es una de las agraciadas: confirma la alegría que vive el barrio dentro de la administración, que no tiene más de seis metros cuadrados pero que está llena de periodistas y afortunados

Margarita asegura que lleva un décimo y dice que, aunque Hacienda se lleve una parte, siempre viene bien un "pelin de ayuda". María José y Agustín, los loteros que también compraron un décimo, van a "pagar la hipoteca y comprar un coche al niño".

Vicente Villaverde, celebrando el Gordo de la Lotería. (Foto: Ana Gómez)
Vicente Villaverde, celebrando el Gordo de la Lotería. (Foto: Ana Gómez)

Cinco décimos guardados durante meses

Vicente Villaverde, técnico de Gas Natural que estaba trabajando en Vallecas, representa una de las grandes historias de este sorteo. "Vengo a darle un beso a María José, que me guardó mis cinco décimos hasta que se los pagué este martes", confiesa.

Con el premio conseguido, asegura que pagará un coche a su novia, que ayudará a su hermano y que podrá hacer mejor la vida de su hijo discapacitado: "Mi hijo tiene síndrome de Down y, gracias a esto, va a poder hacer todos los cursos. Va a ser muy feliz", afirma.

La lotera le guardó durante más de cuatro meses los décimos hasta que los pagó el martes. Jugaba 200 euros, pero quien la sigue, la consigue.

El Níspero de Oro, uno de los locales agraciados. (Foto: Ana Gómez)
El Níspero de Oro, uno de los locales agraciados. (Foto: Ana Gómez)

No todo el mundo dejará de trabajar

Dos horas después de llevarse dos premios del Gordo, Mari Ángeles sigue atendiendo su frutería. Entre felicitación y felicitación, le encargan unas piñas troceadas y unos aguacates y dice que hay que seguir trabajando, porque "el dinero se acaba y hay muchos huecos que tapar". Esta secretaria llevaba 15 años en el paro cuando a su marido le dio un ictus hace justo dos años. Entonces, decidió aprender a llevar ella misma la frutería familiar. "Llevamos tres meses que esto esta fatal", pero el negocio se mantiene.

Dice que, de momento, la carrera de Medicina de su hija queda pagada y que a lo mejor pueden cumplir el sueño de la familia, que es ir a Nueva York, pues llevan seis años sin vacaciones. Son del barrio de toda la vida. Ahora mismo, el paseo de las Acacias es una fiesta: el bar Alcázar, el Níspero de Oro y el bar El Guaje se han llevado el premio. Son todos abonados del número ganador.

Un premio que llega a la República Dominicana

El Gordo ha llegado hasta el extranjero, como ha ocurrido con varias personas de la República Dominicana. Dominga Carmona (con el abrigo verde, derecha) asegura que llevaban tres décimos. Son de la República Dominicana y asegura que aún le "tiembla el pulso". Es diabética y no tiene trabajo. Por su parte, Luz María (con el abrigo azul, segunda por la derecha) lleva viviendo 26 años en España, tiene dos niños y lleva en paro dos años. Ambas afortunadas viven en Lavapiés.

Varios agraciados más se acercaron hasta la administración para disfrutar del premio junto al resto del barrio. Por ejemplo, Juani y sus hijas afirmaron que no se lo pueden creer, pues les ha tocado el Gordo a los 300 euros que jugaban. No les ha dado ni tiempo a pensar qué se van a comprar. Por su parte, Matías llevaba tres décimos para él y para su hijas. Una de ellas trabaja en una residencia, pero asegura que aún no sabe qué hacer con el premio porque tiene" el coche bien".

Lotería de Navidad

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios