Es noticia
Menú
Santi Mina recurre su condena y acusa a la víctima de chantajearle por ser futbolista
  1. Jurídico
También acusa de "parcialidad" al tribunal

Santi Mina recurre su condena y acusa a la víctima de chantajearle por ser futbolista

El escrito presentado por sus abogados afirma que la denunciante actúa con "ánimo espurio" y asegura que le pidió, a cambio de retirar la acusación, 400.000 € libres de impuestos a través de una sociedad

Foto: El futbolista Santi Mina durante el juicio en la Audiencia Provincial de Almería. (EFE/Carlos Barba)
El futbolista Santi Mina durante el juicio en la Audiencia Provincial de Almería. (EFE/Carlos Barba)

Los abogados del futbolista Santi Mina han presentado este mediodía el recurso de apelación contra la sentencia de la Audiencia Provincial (AP) de Almería que le condenó, el pasado mes de mayo, a cuatro años de prisión por un delito de abuso sexual. El escrito, al que ha tenido acceso El Confidencial, solicita al Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de Andalucía que rectifique el fallo y absuelva al futbolista. Entre los argumentos esgrimidos por la defensa del deportista destacan dos. En primer lugar, que la Audiencia fue "parcial" y "arbitraria" al evaluar los testimonios de Mina y la víctima, mostrando un "claro favoritismo" en favor de la segunda. Y, en segundo término, que la denunciante actuó motivada por el "ánimo espurio" de obtener "una elevada indemnización" al enterarse de que se trataba de un futbolista de Primera División.

Durante las 150 páginas de las que consta el escrito, los letrados de Mina cuestionan los argumentos sobre los que se fundamenta de la sentencia de instancia, así como el testimonio y la credibilidad de la denunciante. Según los hechos descritos en la resolución de la AP, la víctima mantenía relaciones sexuales con el también futbolista David Goldar en la furgoneta en la que viajaban él, Mina y un tercer amigo, en junio de 2017. El vehículo se encontraba estacionado cerca de una conocida discoteca de Mojácar, en Almería. Los magistrados entendieron probado que mientras Goldar y la mujer se encontraban en pleno acto sexual, Mina introdujo de forma sorpresiva el pene en la boca de ella y, posteriormente, metió los dedos de la mano derecha en su vagina, ambas conductas sin su consentimiento.

*Si no ves correctamente el módulo de suscripción, haz clic aquí

Los abogados de Mina, en cambio, consideran muy dudosos, o directamente falsos, algunos de los hechos narrados por la víctima y dados por buenos por el tribunal. Es el caso de la circunstancia de que Mina pudiera introducir el pene en la boca de la víctima "por sorpresa". Según aseveran, lo impide la existencia del denominado reflejo cigomático, un sistema de defensa por el cual la mandíbula se cierra cuando se le aproxima un cuerpo extraño.

Tampoco ven posible, señala el recurso, que la mujer se olvidara en su primera declaración ante la Guardia Civil de la introducción de los dedos en la vagina. No lo denunció "porque fue un hecho consentido", argumentan los letrados, y eso explicaría que, aunque afirmó haber encontrado sangre en su ropa interior a las 8.30 h de la mañana siguiente a los hechos, a las 8.45 h, cuando declaró ante los agentes, no mencionara esa circunstancia. "No es fenomenológica y prácticamente posible que se le olvidara (...) la mitad de un supuesto abuso sexual compuesto de dos conductas diferentes", alegan en el texto, en el que apuntan que "la memoria de la denunciante es inaceptablemente selectiva".

Foto: Santi Mina, en un partido con el Celta. (EFE/Salvador Sas)

Otro elemento más que, en opinión de la defensa de Mina, demuestra que hubo consentimiento es que, como admite la sentencia condenatoria, "cuando la denunciante pidió al Sr. Mina que parara, este paró la conducta sexual que mantenía con ella" y, además, cuando expresa su voluntad de marcharse, la dejan ir. "Como la petición de que parara se produce al final de la relación sexual, necesariamente se ha de concluir que hasta entonces fue consentida", sostiene el recurso, que rechaza que la hipótesis de la acusación se haya probado de forma lo suficientemente concluyente como para destruir la presunción de inocencia.

Además, los abogados piden que se tenga en cuenta el hecho de que la denunciante fuera cambiando su versión en las sucesivas declaraciones, agravando lo sucedido y "fingiendo incluso un miedo que nunca tuvo", llegando a afirmar en las últimas comparecencias que "temió por su vida". Un terror que no se corresponde, señalan los letrados, con el hecho de que no solicitara medida de protección alguna contra los futbolistas en su primera declaración en el juzgado de instrucción.

400.000 € a través de una sociedad

Para la defensa del futbolista no cabe construir la condena en torno al testimonio de la víctima porque este no cumple con los requisitos que exige la jurisprudencia para conformar la prueba de cargo, uno de los cuales es la "ausencia de incredibilidad subjetiva". Y la denunciante no es creíble, aseveran, no solo por sus "contradicciones", sino también por el "ánimo espurio" que la mueve y que se desprende de la negociación que, en paralelo, mantuvieron los abogados de Mina con el de la mujer.

Según el recurso, la víctima "plenamente consciente" de que Mina jugaba en Primera División, "y en connivencia con su abogado y pareja, solicita en un primer momento 4 millones de euros para retirar la denuncia". El escrito asevera que "no responde a la realidad e integridad de las comunicaciones habidas entre letrados" lo que afirmó la denunciante durante el juicio: que le habían ofrecido 400.000 euros por retirar la denuncia. La versión de los hechos del futbolista y su defensa, en cambio, es muy distinta.

Foto: Santi Mina celebra un gol ante el Barcelona. (EFE/Alejandro García)

En el escrito se aporta una declaración ante notario del propio Mina en la que este sostiene que el abogado de la mujer le pidió cuatro millones de euros por retirar la acusación. A partir de ese momento, y tras varias conversaciones, se acordó el pago de 430.000 euros, cuantía que el futbolista debía hacer a través de una sociedad y haciéndose cargo de los impuestos y las posibles sanciones de Hacienda que pudiera acarrear dicha ganancia, siempre según la versión del deportista. Además, en el contrato suscrito por las partes para sellar este abono, se admitía que los hechos "no constituyeron ilícito penal". El conjunto de las condiciones, explican, resultaron finalmente excesivas para Mina, que se negó a cerrar el acuerdo.

"La acusación pretendía que se transfiriera dinero a una sociedad para así pagar menos impuestos, cuando la cantidad en cuestión correspondía a la denunciante persona física", asevera la defensa de Mina en su recurso. Un hecho que, unido a la solicitud de que asumiera los impuestos que derivaran de dicha indemnización, lleva a los letrados a concluir que "es indiscutible el móvil espurio de la denunciante al leer los detalles del contrato".

El tribunal fue "arbitrario"

En otro de los 18 motivos en los que se fundamenta el recurso, la defensa de Santi Mina acusa al tribunal de "falta de imparcialidad o neutralidad" en la "valoración de la declaración" de la denunciante y del propio acusado, empleando "una motivación arbitraria para fundamentar la credibilidad y aceptación incondicional de la supuesta víctima". En contraste, según los abogados, los magistrados fueron extremadamente severos evaluando la versión del futbolista, al que "atacan sin piedad", evidenciando "dos varas de medir" que favorecen a la primera y perjudican al segundo.

Esta "parcialidad" a favor de la denunciante queda en evidencia en la sentencia, señalan, por la cantidad de "frases y expresiones vacías de contenido que arbitrariamente tratan de justificar la ausencia de consistencia de la aportación de información de dicha denunciante". En opinión de los recurrentes, no es comprensible que los magistrados utilicen "un criterio blando, favorable, flexible y comprensivo" con ella, para dar credibilidad a su testimonio, incluso ante sus olvidos. Y, en cambio, sean "duros, flexibles e intolerantes" con la versión de Mina.

Foto: Fotografía de archivo del 28 10 2021, del delantero Santi Mina. (EFE/Salvador SAS)

Ejemplo de ello, señalan, es la afirmación del tribunal que describe, en relación con la introducción del pene en la boca, que "ninguna duda cabe de que no existió violencia ni intimidación alguna de la conducta del acusado (...), pues ella misma es incapaz de explicarse cómo pudo sucederle algo así". Los abogados ven aquí un ejemplo de "la vara blanda de valoración de la prueba de la acusación para dar por acreditado el supuesto hecho". Y se sorprenden de que el tribunal utilice expresiones como "resulta lógico pensar que por un momento (...) quedara en estado de 'shock", relato con el que consideran que "la sentencia trata de dar una salida" a la denunciante y su testimonio "con conjeturas".

En esta misma línea, los abogados se sorprenden de que la Audiencia califique como "detalle" que la víctima, en su primera declaración ante la Guardia Civil, no mencionara que Mina le había introducido los dedos en la vagina. "No se puede tildar como detalle un dato de tan suma relevancia que determina la comisión del delito de abuso sexual", manifiestan en su recurso.

Los abogados del futbolista Santi Mina han presentado este mediodía el recurso de apelación contra la sentencia de la Audiencia Provincial (AP) de Almería que le condenó, el pasado mes de mayo, a cuatro años de prisión por un delito de abuso sexual. El escrito, al que ha tenido acceso El Confidencial, solicita al Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de Andalucía que rectifique el fallo y absuelva al futbolista. Entre los argumentos esgrimidos por la defensa del deportista destacan dos. En primer lugar, que la Audiencia fue "parcial" y "arbitraria" al evaluar los testimonios de Mina y la víctima, mostrando un "claro favoritismo" en favor de la segunda. Y, en segundo término, que la denunciante actuó motivada por el "ánimo espurio" de obtener "una elevada indemnización" al enterarse de que se trataba de un futbolista de Primera División.

Agresión sexual Código Penal Almería Jueces Derecho penal
El redactor recomienda