Es noticia
Menú
Descifrando al estudiante de derecho
  1. Jurídico
Informe El Confidencial y ElObservatorio

Descifrando al estudiante de derecho

Las nuevas generaciones de estudiantes de derecho ya no se sienten tan atraídas por la idea de hacer carrera en un despacho ni por el 'glamour' que suele envolver las marcas de los grandes bufetes

Foto: Cada vez más estudiantes reconocen que no se dedicarán a la abogacía. (iStock)
Cada vez más estudiantes reconocen que no se dedicarán a la abogacía. (iStock)

Durante mi etapa como director de Recursos Humanos en el sector legal, las situaciones que resultaron más productivas para la toma de decisiones, sin duda, fueron las que surgían de escuchar a los profesionales de mi despacho. Tres de estos momentos, en cierto modo, están detrás de la decisión de hacer este estudio.

En primer lugar, la desconfianza. Para diseñar un nuevo sistema de evaluación, reunimos a varios grupos de abogados y abogadas con diferentes niveles de experiencia. Esas conversaciones revelaron dos hechos significativos: (i) los jóvenes no tenían confianza para reconocer sus debilidades o áreas de mejora y (ii) a sus responsables, que debían evaluarlos, les incomodaba sobremanera el tener que decir a un subordinado lo que no hacía bien.

En segundo lugar, destacaría la frase "la juventud ya no es lo que era". Durante años, percibimos una evolución en la actitud de los candidatos. En sus prioridades y motivaciones profesionales destacaban una mayor aspiración de calidad de vida y una visión a corto plazo del futuro de su carrera profesional. Las consecuencias se vieron pronto: (i) aumentaron las rotaciones voluntarias de abogados en sus primeros años y (ii) los socios se quejaban de lo "flojos" que eran los jóvenes.

Foto: Una oficinista con mucho estrés. (iStock)

Por último, la pérdida de 'glamour'. Cada vez vendía menos el discurso del reto que podía ser llegar al 'partnership'. En un estudio en el que participamos sobre dónde querrían trabajar los universitarios, los estudiantes de derecho marcaron como primeras opciones Apple, Google o Netflix antes que cualquiera de las firmas de abogados.

Muchos de los síntomas que entonces percibí son hoy extensibles a muchos despachos y equipos legales independientemente de su tamaño. En este contexto, están naciendo organizaciones, firmas y profesionales que ejercen su actividad de forma completamente diferente a la tradicional y, sin embargo, son completamente desconocidas para los estudiantes. Queda mucho por hacer.

Cada vez vende menos el discurso del reto que resulta llegar al 'partnership'

Tras estas consideraciones, las conclusiones del presente estudio son las siguientes:

La abogacía tiene género femenino. Tras la encuesta realizada el año pasado, constatamos que estudian Derecho más mujeres que hombres. Como sabemos, esta distribución se invierte en las posiciones más sénior y en la sociatura de las firmas. Esto explica, posiblemente, que menos mujeres que hombres elijan como principal opción profesional el trabajar en un gran despacho.

Foto: Imagen de una abogada en su despacho. (iStock/Nicola Forenza)

¿Estudiantes indecisos o universidades que no orientan? Solo el 26% de los alumnos en último año de carrera afirma tener claro a lo que se va a dedicar. De hecho, la indecisión es creciente conforme se acaba la carrera. En este sentido, quienes se consideran bastante o totalmente informados de sus opciones profesionales son apenas el 30% y su canal para orientarse son la familia o las páginas web de despachos y empresas. Queda mucho por hacer, especialmente en las universidades públicas.

Pérdida de vocación. En los dobles grados es cada vez mayor el porcentaje de estudiantes que reconocen que no se dedicarán a la abogacía; entre los de grado, no quieren ser abogados ni la mitad. Es urgente que los bufetes revisen su marca empleadora, que las empresas hagan un esfuerzo didáctico de las opciones que ofrecen en el ámbito legal y que las universidades den más visibilidad a todas las oportunidades que la transformación digital del sector ofrece a sus estudiantes, incluido el emprendimiento.

Foto: Foto: iStock.

Abocados a un destino no deseado. Los estudiantes siguen marcando como primera opción profesional la de un despacho grande y, en segundo lugar, la oposición. De los primeros esperan planes de carrera y un buen sueldo, y no esperan buen ambiente, ni conciliación, elementos que sí creen que encontrarán los que opositarán. Sin embargo, si analizamos sus motivaciones, dos de los aspectos que más les motivan para trabajar, conciliación y buen ambiente de trabajo, consideran que no los van a encontrar en un despacho. Esta aparente contradicción se explica en que los estudiantes de derecho consideran que su destino está escrito y que terminarán trabajando en un contexto en el que no van a encontrar lo que más valoran.

* Nacho Escobar es 'agile coach' y consultor de RRHH especializado en el sector legal. Ha cofundado ElObservatorio, un 'think tank' especializado en recursos humanos del sector legal.

Durante mi etapa como director de Recursos Humanos en el sector legal, las situaciones que resultaron más productivas para la toma de decisiones, sin duda, fueron las que surgían de escuchar a los profesionales de mi despacho. Tres de estos momentos, en cierto modo, están detrás de la decisión de hacer este estudio.

Recursos humanos Despachos Abogados
El redactor recomienda