De un mismo olor a sillones 'gemelos': trucos de los bufetes para unificar sus oficinas
  1. Jurídico
Se busca aparentar unidad con sutileza

De un mismo olor a sillones 'gemelos': trucos de los bufetes para unificar sus oficinas

Muchos despachos siguen una línea estética en todas sus sedes. Buscan dar sensación de unidad con trucos que van desde usar los mismos materiales hasta crear una fragancia particular

Foto: Espacio de la recepción de las sedes de Cuatrecasas de Madrid, Lisboa y Barcelona.
Espacio de la recepción de las sedes de Cuatrecasas de Madrid, Lisboa y Barcelona.

Al ver las imágenes de la recién inaugurada oficina de Cuatrecasas en Lisboa, se tiene la sensación de hacer un viaje en el espacio-tiempo a la sede del despacho en Barcelona. No es que sean edificios completamente iguales. Para un ojo experto, las diferencias resultarían evidentes en un primer vistazo, pero para los 'legos' en interiorismo, las nuevas instalaciones recuerdan a las catalanas de una forma casi inexplicable, de manera que parecen un anexo de Diagonal 191. No es una sensación casual. "La idea es que todas las oficinas de la firma sigan la misma imagen corporativa", explican desde el despacho. Puede parecer sencillo, pero esta práctica esconde una estrategia muy sutil, consistente en crear espacios que se den un aire a los ya existentes evitando replicarlos de forma idéntica —como sería el caso de un Zara o McDonald's—.

* Si no ves correctamente el módulo de suscripción, haz clic aquí.

El despacho que lidera Jorge Badía no es el único que pone especial atención en estos detalles. Muchos consideran este extremo de gran importancia y contratan a firmas de arquitectura o interiorismo para conseguir proyectar esa imagen de unidad. Algunos de los trucos más extendidos son utilizar el mismo material para ciertos elementos (madera) pero de diferente tipo (roble y arce). Pero también recurren a otras técnicas más evidentes, como replicar espacios, colocar muebles 'gemelos' o, incluso, crear una fragancia propia para que todas las oficinas del bufete alrededor del mundo tengan el mismo olor.

Mismo material, distinto tratamiento

Un buen ejemplo de cómo lograr dar esa apariencia de unidad de forma sutil es Pérez Llorca. La dos oficinas que el despacho tiene en Madrid, el emblemático Edificio Castelar y cuatro plantas de la Torre Foster, combinan los mismos materiales (siempre nobles: piedras, maderas claras y vidrio), aunque en diferentes tonalidades y acabados. "Tenemos, por ejemplo, arce en Castellana y madera de roble en Foster", explica el socio Luis Zurera, que trabaja mano a mano con la firma de diseño en cada apertura de espacios. De este modo, cada localización tiene su identidad propia, aunque el conjunto "tiene un aroma parecido", señala.

Foto: Interior de la nueva sede de Cuatrecasas en Lisboa (Portugal).

El mármol blanco es también predominante en la sede principal, mientras que en las nuevas la tonalidad de la piedra es más grisácea. En lo que sí coinciden todas es en que cuentan con espacios amplios, sobrios y elegantes. Los muebles cuelgan de la pared y casi todos son hechos a medida y artesanales, "salvo las sillas y los sillones", matiza el socio. Además, las puertas son siempre gruesas y van del techo a la pared, dando una imagen de solidez.

Otro despacho que sigue esta estrategia es Garrigues. El mobiliario que usa el bufete en sus diferentes oficinas no es idéntico, pero sí comparte ciertas características. "Combinamos materiales nobles y clásicos como madera de nogal y cuero en las salas de reuniones. Incorporamos asimismo elementos modernos como sistemas de sonido sofisticados, de proyección, televisiones de plasma o pizarras interactivas, lo que logra una imagen elegante y a la vez contemporánea", explican.

placeholder Recepción y salas de reuniones de la sede de Pérez Llorca en Castellana 50 (arriba) y en Torre Foster (abajo).
Recepción y salas de reuniones de la sede de Pérez Llorca en Castellana 50 (arriba) y en Torre Foster (abajo).

Generar una imagen de consistencia entre las distintas ubicaciones es también primordial para Ontier. "Todo comunica, la sede incluida", subraya su directora global de Clientes y Mercados, Almudena Rodríguez. Tanto es así que están perfeccionando un olor para incorporarlo a todas las oficinas del despacho alrededor del mundo. "Estamos trabajando en ello, calculo que será una realidad para 2022", anuncia. Aunque todavía no esté listo, adelanta que el aroma será similar al de Aretha, la colonia que diseñaron junto con Loewe en 2017.

Replicar elementos: butacas 'egg' color coñac

Más allá de detalles sutiles, algunas veces los despachos incorporan un elemento común en todas sus oficinas. Es el caso de Cuatrecasas, cuyas sedes principales comparten una misma alfombra de moqueta redonda en la recepción con una mesa y unas butacas de color coñac. Estas últimas son de un diseñador concreto, Fritz Hansen, y se llaman 'sillón egg' por su característica forma que recuerda la de un huevo.

Otro factor común en todas las oficinas principales es la exposición de una colección artística. "Suelen ser pintura o escultura, pero también colocamos fotografías", señala Francisco de Paz, 'architect partner' y director en GCA Architects, desde donde ha llevado los proyectos de Cuatrecasas de los últimos 30 años. También se han encargado de la reforma portuguesa, de la que cuenta que la obra será la escalera principal, que se encuentra en el mismo 'lobby'.

Foto: Latham & Watkins.

Más allá de estos dos elementos, el bufete catalán sigue la estrategia de trucos sutiles jugando con los materiales y las texturas. "Utilizamos siempre vidrio, madera en tonos claros y metales nobles", concreta. Salvo la parte de la recepción, no hay elementos compartidos. Ni siquiera se utilizan los mismos colores pero, a pesar de ello, "tienes la sensación de que te recuerda a la sede, sin saber especificar por qué", relata De Paz.

Edificios que son obras de arte

A la hora de buscar un elemento de identidad, Pérez Llorca va más allá y se centra en el propio edificio. "Intentamos elegir uno que nos aporte, que sea un hito arquitectónico", relata su socio Luis Zurera. Su sede madrileña, el mencionado Edificio Castelar, es buena muestra de ello. Diseñado por el arquitecto español Rafael de La Hoz en 1975, destaca entre todas las construcciones de la Castellana por la impresión de estar suspendido en el aire (su mitad superior) y por la escalinata de mármol travertino de la entrada. Las segundas oficinas de la capital siguen este criterio de la espectacularidad: se encuentran en una de las Cuatro Torres (la de Cepsa), mientras que la sede de Barcelona es un moderno edificio situado en la avenida Diagonal 160. "Recientemente, hicieron una rehabilitación bastante espectacular creando un atrio enorme con mucha luz. Arquitectónicamente, es una construcción muy interesante", agrega.

Fuera de las fronteras españolas, Pérez Llorca también aplica la norma de instalarse en grandes obras arquitectónicas. "Cuando quisimos abrir oficinas en Nueva York, contratamos a un agente para que nos hiciera una selección de posibles localizaciones. La Torre Seagram nos cautivó", narra el abogado. La construcción, en el 375 de Park Avenue, es del arquitecto alemán Mies Van Der Rohe y el despacho tiene alquilados solo unos pisos.

placeholder Sedes de Pérez Llorca en Madrid, Barcelona y Nueva York.
Sedes de Pérez Llorca en Madrid, Barcelona y Nueva York.

Contar con este tipo de emplazamiento no solo es una cuestión de imagen, sino que también genera un valor añadido de cara a la plantilla. "Sabemos que es algo que valoran nuestros abogados, les hace sentir orgullosos", afirma Zurera. Lo mismo ocurre con los clientes. "El trato y la calidad del servicio son sin duda lo más importante, pero cuando partes de esa base, que las oficinas sean estéticamente bonitas es un extra", razona.

Mármol de Carrara para respetar la identidad local

Para los despachos con sedes alrededor del mundo, generar una sensación de unidad es un elemento especialmente crucial. Ahora bien, como matiza Almudena Rodríguez, de Ontier, es importante preservar el "alma local". ¿Cómo lograrlo? En su caso, cuando inician un nuevo proyecto en el extranjero, piden al estudio de arquitectos con el que llevan trabajando la última década que vaya al país y se empape de la cultura para poder plasmarlo.

Otra manera es escuchando a los equipos locales. "Nuestro socio de Roma nos comentó que quería incorporar mármol de Carrara, muy típico italiano. Hicimos unas mesas que servían de pequeño guiño y le daban a la oficina ese toque local", recuerda. De este modo, el despacho se muestra respetuoso con cada uno de los países en los que se instala y ayuda a que ambas partes se sientan cómodas.

Foto: Los bufetes españoles muestran un especial interés por los cuatro países que conforman la Alianza del Pacífico: Chile, Colombia, México y Perú.

Cuatrecasas también tiene en cuenta el elemento local en sus principales sedes peninsulares. "Al construir, no se pueden crear clones. No vale hacer en Nueva York lo mismo que en Roma", asevera el arquitecto De Paz. Por eso, estudian las particularidades de cada localización para sacar el máximo partido. En Madrid, por ejemplo, la intención de los diseñadores fue reflejar la luz del cielo, por lo que colocaron una malla de acero inoxidable alrededor del edificio. "Este material recoge muy bien los colores externos, tanto si es un color gris como el rojizo del atardecer, así que da la impresión de cambiar de tonalidad dependiendo de la hora del día", explica.

placeholder Sedes de Cuatrecasas en Barcelona (izquierda), Madrid (derecha arriba) y Lisboa (abajo).
Sedes de Cuatrecasas en Barcelona (izquierda), Madrid (derecha arriba) y Lisboa (abajo).

Para Barcelona, en cambio, el reto estaba en la localización, cerca de la icónica Torre Agbar. "Queríamos hacer algo que se diferenciase, que diese la sensación de que era un objeto en sí mismo". Para ello, pusieron barras horizontales a lo largo de la construcción, de tal forma que no se podía diferenciar externamente cada uno de los pisos y daba la impresión de un único bloque. La prioridad de Lisboa fue crear algo delicado. "El solar estaba entre unos jardines y una avenida principal con bastante tráfico, así que quisimos acercar el edificio al rincón verde y convertirlo en un oasis de tranquilidad", revela el arquitecto.

Guías para la tipografía de los letreros

Más allá de estas apuestas tan detallistas, otros despachos (especialmente los extranjeros) cuentan con guías orientativas donde se incluyen pautas sobre cómo deben ser las oficinas. De esta forma, cuando se inaugura la sede en otro país, el nuevo equipo tiene ciertas pistas de cómo aclimatar las oficinas desde el punto de vista estético. Un ejemplo es BDO Abogados, cuyo protocolo precisa qué tipografía y paleta de colores deben usarse en los letreros. Asimismo, incluye ejemplos de cómo debe verse el logotipo en caso de grabarse sobre diferentes materiales (metal, cristal o piedra).

Foto: Muchas firmas han ordenado a la plantilla volver definitivamente en septiembre.

"Lo que se busca es que todos los materiales o elementos externos de la marca refuercen la imagen y la identidad visual de forma reconocible", matiza Nuria Hernández, su directora de Comunicación y Marketing Corporativo. A su parecer, esta estrategia puede y debe ser utilizada por todo tipo de bufetes, aunque para los más grandes es especialmente relevante, ya que traslada la imagen de una única firma que, "a pesar de ser de un gran tamaño, tiene a los mismos profesionales y la calidad del servicio va a ser idéntica".

También cuenta con estos protocolos Gómez-Acebo & Pombo. Su manual incluye no solo detalles a nivel infraestructura (colores corporativos, por ejemplo), sino también protocolos internos de recepción, uniformes o atención en las salas de reuniones a clientes. "El objetivo es lograr que la experiencia del usuario que acude a nuestras oficinas sea de la máxima calidad allá donde nos visite", aclaran.

Un poco más extensa es la guía de DWF-RCD. Su 'office lookbook' fue incorporado tras la fusión entre las dos firmas en diciembre de 2019 e incluye pautas sobre la paleta de colores, la textura de los suelos, el mobiliario, los espacios de reunión o el diseño de la recepción, entre otros elementos. La firma permite ciertas adaptaciones locales, pero siempre manteniendo la coherencia "para que tanto nuestro equipo como nuestros clientes se sientan en un espacio DWF en cualquier jurisdicción", concluyen.

Prioridad medioambiental

La concienciación por el medioambiente ha hecho mella en algunas firmas, que tienen en cuenta este extremo a la hora de diseñar sus oficinas. Así, Eversheds Sutherland tiene como preferencia edificios que cuenten con un certificado medioambiental reconocido y que tengan un buen acceso al transporte público. Además, animan a sus sedes a buscar proveedores locales para todos sus muebles o acabados y quieren instaurar puntos de recarga para coches eléctricos de personal y clientes en todas las oficinas principales.

 

Al ver las imágenes de la recién inaugurada oficina de Cuatrecasas en Lisboa, se tiene la sensación de hacer un viaje en el espacio-tiempo a la sede del despacho en Barcelona. No es que sean edificios completamente iguales. Para un ojo experto, las diferencias resultarían evidentes en un primer vistazo, pero para los 'legos' en interiorismo, las nuevas instalaciones recuerdan a las catalanas de una forma casi inexplicable, de manera que parecen un anexo de Diagonal 191. No es una sensación casual. "La idea es que todas las oficinas de la firma sigan la misma imagen corporativa", explican desde el despacho. Puede parecer sencillo, pero esta práctica esconde una estrategia muy sutil, consistente en crear espacios que se den un aire a los ya existentes evitando replicarlos de forma idéntica —como sería el caso de un Zara o McDonald's—.

Despachos Abogados Pérez-Llorca Cuatrecasas Cuatro Torres
El redactor recomienda