Más sueldo a los júniors: el efecto dominó del aumento salarial de Uría
  1. Jurídico
Tendencia en el sector

Más sueldo a los júniors: el efecto dominó del aumento salarial de Uría

Antes de Uría, varios despachos ya habían incrementado las retribuciones, especialmente las de los más jóvenes. Los expertos auguran subidas generalizadas en todo el sector para el año que viene

placeholder Foto: Dos abogados examinan unos papeles. (iStock)
Dos abogados examinan unos papeles. (iStock)

La decisión de Uría Menéndez de subir los sueldos a todos sus profesionales a partir de septiembre ha generado diferentes reacciones en el mundo de la abogacía de los negocios. Muchos hablan de un posible efecto dominó que acabe provocando aumentos en otros bufetes, especialmente en aquellos que suponen una competencia directa, como son Garrigues y Cuatrecasas. Los más aventurados prevén una guerra salarial como la que está teniendo lugar en el sector legal anglosajón, donde la pugna por el talento joven está provocando que algunos despachos fijen una nómina para los recién graduados que supera los 200.000 dólares anuales (170.000 euros), aunque sin alcanzar esas cuantías astronómicas.

Ahora bien, la firma que lidera Salvador Sánchez-Terán no ha sido la primera en tomar medidas de este tipo. A principios de año, Ontier materializó un incremento para toda la plantilla. Según explica su directora global de RRHH, María José Serrano, la decisión se enmarca en la política del bufete de revisar anualmente su oferta retributiva para adaptarla al mercado. Así que las modificaciones no se limitan al salario, sino que también abarcan otros aspectos como la carrera profesional, la formación o la experiencia internacional. "Nuestro objetivo es atraer y fidelizar el talento", detalla.

Foto: Sede de Uría Menéndez en Madrid.

DLA Piper o Pérez Llorca también han llevado a cabo subidas, pero enfocadas únicamente a las categorías iniciales; es decir, a los abogados en prácticas de máster y júniors. Contactados por este medio, los despachos han descartado concretar el aumento o explicar los motivos del mismo. Por su parte, Clifford Chance ha diseñado una mejora para todos los letrados, aunque varía dependiendo de cada nivel. "En algunas categorías profesionales, el aumento se traduce en un incremento de la base salarial, y en otras, en el del bonus", describen desde la firma. De esta forma, los socios buscan reconocer el esfuerzo de la plantilla en un escenario en que "los retos y exigencias están siendo máximos".

Tendencia inflacionista

¿Hay una predisposición en el sector a subir salarios de forma generalizada? Juan San Andrés, consultor especializado en el sector legal, opina que sí. "Se percibe una tendencia inflacionista que está ganando mucha fuerza", describe. Tras el estallido de la pandemia y en un ejercicio de prudencia, algunos bufetes optaron por congelar sueldos. Con el tiempo, sin embargo, confirmaron que la economía marcha bien y la actividad en los despachos sigue a pleno rendimiento, por lo que han elevado sus retribuciones para actualizarlas tras más de un año de parón. Del mismo modo, muchas firmas internacionales (especialmente las anglosajonas) presentes en nuestro país han modificado la compensación después de que la sede tomara medidas similares.

En la pandemia, algunos bufetes congelaron sueldos, pero con el tiempo los reajustaron tras un año de parón

El cambio de las políticas retributivas de varios despachos de primer nivel provocará, en opinión del experto, que el resto de las firmas cambie progresivamente sus sueldos a lo largo de este año —o, a más tardar, a principios de 2022— para adaptarlos a los nuevos números del mercado. "Si varios de los grandes han anunciado incrementos, el resto se tendrá que poner las pilas", asevera.

Por su parte, Javier Mourelo, director de Personas en RSM, señala otro elemento: el intenso movimiento del mercado de fichajes en los últimos meses. "A pesar de la pandemia, el sector ha estado muy activo últimamente", describe. Esto genera inquietud en el seno de los despachos y los incita a preocuparse más que nunca por sus profesionales, que llegan a recibir en dos semanas entre cuatro o cinco ofertas de trabajo. En este sentido, la nómina se presenta como un elemento clave a la hora de atraer y retener el talento, por lo que Mourelo ve previsible una revisión salarial en las grandes firmas, "no solo para el nivel de entrada, sino también para los de mayor 'seniority".

Foto: Entrevista de trabajo. (iStock)

Guerra por el talento joven

La decisión de Uría tiene un especial impacto sobre el salario de los abogados de primer año, que pasan a cobrar 42.000 euros anuales frente a los 38.000 que venían recibiendo hasta ahora. Por su parte, DLA Piper y Pérez Llorca han optado por incrementar únicamente la nómina de los letrados de primer nivel (estudiantes en prácticas y júniors), dejando a un lado al resto de los profesionales. ¿Revelan estos movimientos una intensificación de la lucha por el talento joven en el sector legal?

Los expertos y las propias organizaciones aseguran que sí, y señalan diversos motivos. Uno de ellos es el aumento del número de bufetes de primer nivel presentes en el mercado jurídico español, lo que incrementa en consecuencia la demanda de estudiantes. "Los jóvenes pueden elegir entre firmas nacionales o internacionales, donde destacan las estadounidenses o las del 'magic circle'. Las opciones son muy variadas", relata Miguel Ángel Pérez de la Manga, socio de la consultora BlackSwan.

Foto: Foto: IStock.

Por otro lado, la oferta (es decir, el número de estudiantes susceptibles de ser contratados) ha disminuido. Esto se explica en primer lugar por la predilección que muestran los bufetes por los perfiles que estudian dobles grados, lo que reduce sensiblemente el número de candidatos. Además, hay un factor de cambio de mentalidad que revela que las nuevas generaciones no ven tan atractivo trabajar en un despacho. "Los jóvenes de ahora no están alineados con esa cultura del trabajo superexigente que te deja sin tiempo material durante unos cuantos años", indica el experto. Las organizaciones pierden por este motivo muchos potenciales abogados al verse seducidos por otras opciones laborales o modelos de trabajo.

No obstante, San Andrés descarta que los jóvenes quieran trabajar menos, sino que buscan tener un mayor control sobre su horario. Por ejemplo, tener la posibilidad de teletrabajar un par de días a la semana o coger un par de días de descanso tras un gran pico de trabajo. "Siempre y cuando el trabajo lo permita", matiza el consultor. Por lo tanto, los bufetes tienen la oportunidad de recuperar a esos candidatos reticentes si incorporan esos modelos flexibles a su 'pack' de oferta. De la misma opinión es Mourelo, que subraya que una compensación económica potente no garantiza la permanencia a medio o largo plazo. "El poder seductor y motivador del dinero es más bien efímero", reflexiona.

42.000 euros a recién graduados: ¿compensa?

¿Hasta qué punto le resulta rentable a una firma ofrecer salarios tan altos a un profesional que acaba de graduarse? San Andrés lo tiene claro: "En términos puramente económicos, no compensa", resume. Hasta por lo menos el segundo año, la labor del letrado está más orientada a la formación y a poner en práctica los conocimientos adquiridos durante la carrera. Además, para grandes despachos como Uría, que suele incorporar cerca de 70 júniors cada año, la subida es un esfuerzo significativo. "Les estás pagando muy bien a pesar de saber que cerca del 50% acabará abandonando el proyecto", subraya Pérez de la Manga.

Foto: Universidad. (iStock)

Ahora bien, a partir del segundo año, empiezan a ser claramente rentables y sacan una cantidad de trabajo que equilibra su retribución. A partir de entonces, y hasta más o menos el sexto año de la carrera profesional (es decir, durante la categoría de asociados), es cuando el abogado resulta más beneficioso, ya que el salario no es excesivamente elevado, pero su capacidad de trabajo y autonomía es muy alta. "Pero para tener letrados de ese nivel tienes que haber conseguido atraerlos y retenerlos antes", aclara San Andrés. El objetivo de las organizaciones al ofrecer esos sueldos, por tanto, es hacer una inversión en talento que se verá compensada a medio o, incluso, a corto plazo.

La decisión de Uría Menéndez de subir los sueldos a todos sus profesionales a partir de septiembre ha generado diferentes reacciones en el mundo de la abogacía de los negocios. Muchos hablan de un posible efecto dominó que acabe provocando aumentos en otros bufetes, especialmente en aquellos que suponen una competencia directa, como son Garrigues y Cuatrecasas. Los más aventurados prevén una guerra salarial como la que está teniendo lugar en el sector legal anglosajón, donde la pugna por el talento joven está provocando que algunos despachos fijen una nómina para los recién graduados que supera los 200.000 dólares anuales (170.000 euros), aunque sin alcanzar esas cuantías astronómicas.

Sueldos Despachos Abogados Uría y Menéndez Garrigues Cuatrecasas Políticas de retribución Mercado de fichajes Internacional
El redactor recomienda