Superliga: seis claves por las que el nuevo auto del juez marca un antes y un después
  1. Jurídico
Tebas, en el punto de mira del juez

Superliga: seis claves por las que el nuevo auto del juez marca un antes y un después

No basta con que la UEFA haya "suspendido" las sanciones, la resolución exige que se anule el procedimiento. La vehemencia del juez puede provocar que algún club 'arrepentido' se reembarque en el proyecto

placeholder Foto: Javier Tebas, presidente de LaLiga. (EFE)
Javier Tebas, presidente de LaLiga. (EFE)

Después de que la UEFA anunciara el pasado 9 de junio la suspensión "hasta nuevo aviso" del procedimiento disciplinario contra Real Madrid, FC Barcelona y Juventus por la Superliga, podría parecer que el auto que ayer dictó el magistrado del Juzgado de lo Mercantil nº 17 de Madrid, Manuel Ruiz de Lara, apenas tiene efectos prácticos. Sin embargo, la resolución, que prohíbe al organismo europeo excluir a los tres clubes de cualquier competición —apercibiéndole con multas o, incluso, con la imputación a sus responsables de un delito de desobediencia—, es de enorme trascendencia. Estas son las razones por las cuales el auto supone un antes y un después en la batalla judicial que está llamada a determinar cómo será el fútbol del futuro.

1. No basta con "suspender" las sanciones

El comunicado emitido por el organismo presidido por Aleksander Ceferin a comienzos del mes pasado aseveraba que el Órgano de Apelación de la UEFA había decidido "suspender el procedimiento [disciplinario] hasta nuevo aviso". Para Ruiz de Lara este paso es insuficiente y no cumple con el auto de medidas cautelares que él mismo dictó el 20 de abril, prohibiendo a la FIFA, la UEFA y a las federaciones y ligas "adoptar cualquier medida que prohíba, restrinja, limite o condicione de cualquier modo la puesta en marcha de la Superliga". En este sentido, la resolución dictada ayer subraya que el proceso sancionador emprendido contra Madrid, Barça y Juve "deviene nulo e ineficaz" por incumplir las cautelares, "debiendo adoptar los demandados y organismos asociados no solo las medidas tendentes a su suspensión, sino al inmediato archivo de las actuaciones disciplinarias emprendidas". La tramitación puesta en marcha por la UEFA, en consecuencia, no solo debe ser 'congelada', sino que debe dejarse sin efecto y el organismo "abstenerse de adoptar cualquier otra medida similar en el futuro".

Foto: Aleksander Ceferin (d). (Reuters)

2. Multa, delito... y toque de atención a Tebas

Resulta muy llamativa la vehemencia —incluso agresividad— que emplea Ruiz de Lara para advertir a la UEFA de que debe cumplir con las medidas cautelares dictadas por su juzgado. De hecho, el magistrado exige al organismo que cumpla con el contenido de este nuevo auto "con apercibimiento expreso de la imposición de multas pecuniarias y de incurrir en un delito de desobediencia a la autoridad judicial" en caso contrario. Pero no basta con que decaigan los procedimientos. En la resolución también se reprochan las "declaraciones" que en las últimas semanas han realizado los altos dirigentes de la UEFA, que han evidenciado "una voluntad rebelde" de la entidad frente a la resolución judicial, por lo que también prohíbe que ninguno de ellos haga comentarios públicos que puedan entenderse como un quebrantamiento de las cautelares. En este contexto, no pasa desapercibida la advertencia directa al presidente de LaLiga, Javier Tebas, a quien, junto a Ceferin, el magistrado Ruiz de Lara le atribuye la voluntad de anticiparse al auto de medidas cautelares para, aprovechando la demora en su notificación, acelerar las actuaciones contra los clubes firmantes de la Superliga. Hay que recordar que Tebas es miembro del Comité Ejecutivo de la UEFA como representante de las Ligas Europeas, por lo que el juez podría actuar directamente contra él como miembro del organismo europeo del fútbol.

3. Libera a los clubes 'arrepentidos'

El juez no solo desactiva las sanciones contra Madrid, Barça y Juventus, sino que también 'tumba' el acuerdo suscrito por la UEFA con los clubes 'arrepentidos' (Atlético de Madrid, Inter de Milán, Milán, Manchester United, Manchester City, Liverpool, Chelsea, Arsenal y Tottenham). Dicho pacto conllevaba una reducción del 5% de los ingresos de estos equipos la próxima temporada y una contribución al Fondo de Solidaridad de 15 millones de euros. Asimismo, les obligaba a disolver la Superliga y aceptar una penalización de 100 millones de euros si retomaban la idea de participar en dicha competición. De este modo, los nueve equipos quedan liberados de lo que Ruiz de Lara entiende que son "sanciones encubiertas" que, al vulnerar las cautelares del 20 de abril, "devienen nulas e ineficaces".

Foto: Aleksander Ceferin, presidente de la UEFA, en la final de la Champions League. (Reuters)

4. La UEFA debe mover ficha

Pero no basta con que la UEFA, simplemente, permanezca sin realizar ninguna nueva actuación. El juez impone al organismo que preside Ceferin una suerte de penitencia en forma de asunción pública de su autoridad. Así, el auto le impone a la entidad "publicar en su página web las acciones descritas realizadas en cumplimiento del auto de medidas cautelares" y le ordena "instruir a sus miembros asociados, incluidas las federaciones nacionales, confederaciones, clubes licenciatarios y las ligas nacionales o domésticas, para que cumplan con las órdenes y prohibiciones recogidas en el auto de medias cautelares".

5. Autos que parecen sentencias

En los próximos días finaliza el plazo para que FIFA y UEFA recurran el auto de medidas cautelares dictado el 20 de abril. El término que empezó a correr una vez fue notificada la resolución en sus sedes en Suiza. A la espera de ver si alguno de los dos organismos impugna las cautelares, lo cierto es que las resoluciones del magistrado no resultan en absoluto esperanzadoras con los intereses legales de FIFA y UEFA. Tanto en el primer auto de medidas cautelares como en el que planteó la cuestión prejudicial ante el Tribunal de Justicia de la UE (TJUE) y, finalmente, en el dictado ayer, la argumentación expuesta por Ruiz de Lara revela que detecta serios indicios de que la competición y la distribución de los derechos televisivos atentan contra la normativa de competencia europea. Los tres autos más bien parecen sentencias. No obstante, sobre el fondo del asunto, la balanza está llamada a decantarla el TJUE.

Foto: Logo de la UEFA. (REUTERS)

6. Vía libre para la vuelta de los 'arrepentidos'

El actual contexto judicial, con Ruiz de Lara bloqueando cualquier penalización a los clubes involucrados en la Superliga, allana el terreno para que alguno de los nueve 'arrepentidos' —especialmente, los dos equipos italianos, Milán e Inter, o el Atlético de Madrid— se planteen su reingreso en el macroproyecto. De momento, el juez ya les ha liberado de tener que abonar cuantía alguna al Fondo de Solidaridad o de sufrir una merma en sus ingresos para la próxima temporada. La demostración de que Juventus, Madrid y Barça (club que ratificó su permanencia en el proyecto hace solo unos días) están dispuestos a ir hasta el final y que la actuación represiva de la UEFA está destinada a chocar con la justicia son incentivos para reembarcarse en la Superliga y ganar una posición negociadora más sólida en caso de que cuaje la iniciativa.

Después de que la UEFA anunciara el pasado 9 de junio la suspensión "hasta nuevo aviso" del procedimiento disciplinario contra Real Madrid, FC Barcelona y Juventus por la Superliga, podría parecer que el auto que ayer dictó el magistrado del Juzgado de lo Mercantil nº 17 de Madrid, Manuel Ruiz de Lara, apenas tiene efectos prácticos. Sin embargo, la resolución, que prohíbe al organismo europeo excluir a los tres clubes de cualquier competición —apercibiéndole con multas o, incluso, con la imputación a sus responsables de un delito de desobediencia—, es de enorme trascendencia. Estas son las razones por las cuales el auto supone un antes y un después en la batalla judicial que está llamada a determinar cómo será el fútbol del futuro.

Superliga Jueces Javier Tebas Aleksander Ceferin UEFA LaLiga FIFA
El redactor recomienda