Urkullu se niega a "pasar página" y pide a Bildu una "valoración crítica" de la violencia
  1. España
  2. País Vasco
10 años del fin de ETA

Urkullu se niega a "pasar página" y pide a Bildu una "valoración crítica" de la violencia

Urkullu ha presidido el acto "En memoria de las víctimas, construyendo convivencia", organizado con ocasión del 10 aniversario del comunicado de ETA anunciando el cese definitivo

Foto: El lehendakari, Iñigo Urkullu. (EFE)
El lehendakari, Iñigo Urkullu. (EFE)

El lehendakari, Iñigo Urkullu, se ha negado a "pasar página" y "olvidar", diez años después del "final de ETA", y ha vuelto a reclamar a la izquierda abertzale una "valoración crítica" de la violencia para construir un "futuro justo y honesto" basado en "principios y valores éticos y democráticos". Acompañado de los consejeros del Gobierno Vasco, Urkullu ha presidido esta tarde en la sede bilbaína del Instituto Gogora el acto "En memoria de las víctimas, construyendo convivencia", organizado con ocasión del 10 aniversario del comunicado de ETA anunciando el cese definitivo de su actividad.

El acto, que se ha iniciado con un minuto de silencio por las víctimas de ETA, se ha celebrado en recuerdo a las personas ausentes, en clave de construcción "de futuro, a través de diferentes expresiones artísticas". Urkullu ha iniciado su intervención recordando que ETA "ha desaparecido de forma unilateral, completa, definitiva e incondicional". "¿Acaso tenía que tener precio la paz? Ya la había tenido y tiene el sufrimiento de las víctimas, el sufrimiento también de la mayoría del pueblo vasco", ha manifestado.

Foto: La secretaria general del PSE-EE, Idoia Mendia (d), el expresidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero (c) y el exlendakari Patxi López. (EFE)

En su intervención, Urkullu ha celebrado que ETA ha desaparecido de forma "unilateral, completa, definitiva e incondicional", y ha dedicado un recuerdo para con las víctimas y sus familiares, a quienes ha dedicado el acto de homenaje. "Este acto se dedica a las víctimas ausentes. Personas que no han podido desarrollar y culminar sus proyectos de vida. No han vivido este tiempo de paz. No conocerán el desarrollo de las vidas de sus hijos e hijas, nietos o nietas", ha manifestado.

Tras aludir a los testimonios escuchados de víctimas, ha apuntado que son "la expresión más directa de lo que, en realidad, significa la violencia". "No estamos dispuestos a olvidar. La mejor manera de recordar es construir una memoria honesta: Ningún ser humano es un objeto cuya vida pueda ser instrumentalizada por nadie para ninguna causa", ha aseverado. En este sentido, ha constatado que "los seres humanos no son objetos ni medios, son personas únicas e irrepetibles, con conciencia, dignidad y derecho a la vida". "Parece mentira que tengamos que subrayar esta obviedad. Parece mentira que haya quien todavía no lo acabe de asumir con claridad", ha resaltado.

Según sus palabras, recurrir al terrorismo, como hizo ETA, es "arrogarse la capacidad de decidir sobre la vida y la muerte de otras personas". "Es un error radical, un error ético, político y democrático", ha asegurado. Urkullu ha reiterado que ETA "fue un error desde el principio hasta el final" que "nunca tuvo que existir". "El sufrimiento que generó no debería volver a suceder. El final de ETA no debe suponer que, sin más, se pase una página y se olvide lo sucedido. Las víctimas merecen reconocimiento y apoyo, y lo están recibiendo", ha reclamado.

El daño de las víctimas

Además, ha advertido de que, a la vez "se debe realizar una valoración crítica de la postura que causó todo ese dolor". "Para construir el futuro de manera honesta, para construir un futuro justo, hay que reconocer el injusto daño producido a las víctimas", ha advertido. Por ello, ha insistido en la necesidad de "condenar la violencia que causó dolor a las víctimas y a la sociedad" así como de "negar el uso de la violencia para lograr objetivos políticos". "Ese es el legado fundamental para las próximas generaciones", ha manifestado.

El jefe del ejecutivo vasco ha reconocido que "es mucho lo que hemos avanzado en estos diez años: la sociedad vasca vive y convive mejor, avanzamos, contamos con el Instituto Gogora, tenemos leyes de reconocimiento de las víctimas del terrorismo y de las víctimas del abuso de poder..". Asimismo, ha indicado que la política penitenciaria se ha modificado. "Seguimos realizando estudios de clarificación del pasado, avanzamos en las iniciativas de educación para los derechos humanos, la convivencia y la memoria, vamos a profundizar en la justicia restaurativa; avanzamos porque tenemos la determinación de recordar y acompañar a las víctimas y porque queremos que las víctimas sigan formando parte activa de la construcción de la convivencia y del futuro", ha agregado.

A su juicio, este es el significado de una memoria "honesta que mira al futuro, un futuro a construir entre todas y todos, sobre una sólida base de principios y valores éticos y democráticos". "Hoy hemos sentido, acompañado y compartido el recuerdo de las víctimas. Lo hemos hecho con imágenes, música, danza y palabras. Música en la voz de la nieta de una víctima, la soprano Clara Mendizabal Santamaría, a quien transmito mi emoción y agradecimiento. Danza con el grupo Kukai, que también nos acompañó en el reconocimiento organizado en el Palacio Euskalduna a las víctimas de otras vulneraciones de derechos humanos", ha señalado.

Foto: El coordinador de EH Bildu, Arnaldo Otegi. (EFE)

Por último, ha afirmado que "las víctimas nos recuerdan el compromiso vivo con una memoria honesta que mira al futuro". "Su ausencia es su presencia", ha concluido. El acto, también ha contado con la presencia de María Jauregi, hija de exgobernador civil de Gipuzkoa Juan María Jauregi asesinado por ETA, que, a título personal, ha lanzado un mensaje en el que llama a "construir puentes entre diferentes sin dejar a nadie atrás" y construir ese "futuro entre todos". "La sociedad es plural y debemos respetarnos mutuamente. A través del diálogo debemos intentar buscar puntos de encuentro entre diferentes, construyendo puentes, sin dejar a nadie atrás. "Se lo debemos a todas aquellas personas que hoy no están entre nosotros", ha afirmado.

En su intervención, ha destacado que la juventud tiene que conocer todo el sufrimiento que se ha padecido, "con el único objetivo de que no se vuelva a repetir". Según ha destacado, hay "múltiples testimonios que "ayudarán". En este sentido, ha señalado que, en su caso, contará a sus hijos quién fue su abuelo "y que fue asesinado por quienes no coincidían con

sus ideas políticas". "También tienen que saber que el hermano de una amiga fue secuestrado, y que en lugar de soltarlo, le dispararon hasta matarlo. Y también lo que le pasó al padre de otra amiga, que nada más arrancar el coche, explotó y murió allí. Y tantas otras historias", ha añadido. Asimismo, ha subrayado que, para construir "convivencia", además de a las víctimas de ETA, hay que "tener en cuenta a todas las víctimas de las diferentes violencias que se han padecido en este país". María Jauregi ha llamado a "respetar los derechos humanos de todas las personas, la dignidad de todas". La hija de Juan Manuel Jauregi ha asegurado que el "uso de la violencia jamás ha tenido, ni tendrá, justificación alguna".

Iñigo Urkullu Bildu
El redactor recomienda