¿Estropatada?: por qué cada año miles de patos de goma recorren la ría de Bilbao
  1. España
  2. País Vasco
ahora se usan patos de origen vegetal

¿Estropatada?: por qué cada año miles de patos de goma recorren la ría de Bilbao

Se trata de una carrera que se realiza con el objetivo de apoyar la investigación de enfermedades neurodegenerativas. En 2021 se ha realizado con 'biopatos', fabricados con material de origen vegetal

Foto: Una imagen de la sexta edición de la Estropatada en Bilbao en 2018 (EFE)
Una imagen de la sexta edición de la Estropatada en Bilbao en 2018 (EFE)

En Bilbao saben lo que es desde algunos años, pero para el resto de España puede que sea un evento totalmente desconocido. Pero llamativo. Este fin de semana ha tenido lugar la novena edición de la Estropatada, una carrera de patos de goma que tiene lugar en la ría de Bilbao organizada por The Walk on Project (WOP), una entidad dedicada a recaudar fondos para la investigación contra las enfermedades neurodegenerativas. Este año, la edición ha tenido lugar el domingo 3 de octubre, jornada en la que más de 13.000 patos de goma han sido lanzados desde el Puente Euskalduna para participar en la carrera.

También en esta edición ha habido una gran novedad: los patos de 2021 son los primeros fabricados con material de origen vegetal. Ya en 2019, la última vez que se celebró la Estropatada, se trató de minimizar el efecto en el cambio climático de este evento, sustituyendo los patitos de goma por piñas de pino, navegando por la ría de Bilbao con un chip-dorsal de localización y seguimiento para la carrera. Eso sí, incluso después de la carrera se llevó a cabo un proceso de recogida para que ningún elemento lanzado a la ría siguiera allí, dejándola limpia de todo rastro de piñas, que en su momento fuero patos.

Fue entonces cuando la fundación WOP se comprometió a "no fabricar ni comprar ni un solo pato de goma más", con el fin de reducir la generación de plásticos, aunque sí se llevaron a cabo una serie de iniciativas para acabar con el 'stock' existente entonces. Para participar en la Estropatada lo que se hace es comprar, si uno quiere participar, uno o varios 'tickets' para participar en la carrera. Cada uno de estos 'tickets' supone "minutos de lucha para investigar enfermedades neurodegenerativas" y los patos ganadores, además, consiguen premios como cheques regalo o rutas por la región.

Un pato de goma... vegetal

El evento, que comenzó a celebrarse en 2013, tenía en el pato un "elemento fundamental". "Dede el momento de la renuncia, hace dos años, comenzamos un camino en la búsqueda de posibilidades sostenibles de volver a los patos, nuestro elemento significativo", señalaba en un comunicado de WOP el fundador de la entidad, Mikel Renteria. "Por fin lo hemos conseguido. Desde lo local, porque tres empresas vascas, resultado de un proyecto de investigación de tres años, han conseguido un material biodegradable que puede ser inyectado y rotomoldeado", ha añadido.

placeholder El 'biopato' vegetal de la Estropatada (WOP)
El 'biopato' vegetal de la Estropatada (WOP)

“Es un gesto en el camino de adaptarnos y conseguir como sociedad eliminar los plásticos tradicionales por otros materiales más sostenibles. Supone una inversión importante para nosotros, pero estamos muy ilusionados porque vuelven los patos y de una manera sostenible. Es la primera experiencia a nivel mundial de los famosos patitos de bañera con material de origen vegetal y no exotóxicos. Volveremos a recogerlos, como todos los patos de las anteriores Estropatadas”, ha explicado Renteria.

La decisión de eliminar los patos de goma se tomó a raíz del problema de los plásticos, especialmente en el entorno marino, y aunque la fundación recogía todos los patos después de cada carrera, la imagen de lanzar plástico al río no era algo con lo que querían estar relacionados. "Esa imagen y el mensaje no nos hacía estar confortables. Fue de mucho impacto para nosotros, porque el elemento central de la Estropatada eran los patos y renunciamos a esa imagen, adaptándolo a un elemento natural como las piñas de pino, asumiendo que el elemento deslucía. Pero fue una renuncia que debíamos hacer", señala Renteria.

Esta decisión llevó consigo "un sacrificio económico por la inversión" que habían realizado en patos importante, pero siguieron adelante. "Entendemos que la decisión se comprendió, pero generó a la vez un pesar porque el evento deslucía su imagen por la eliminación de los patos. Años antes de esa decisión, WOP lanzó el estudio de alternativas a los patos de plástico como elemento de la carrera. Y la búsqueda ha dado ya su fruto, precisamente en nuestra tierra”, declara Renteria.

Cambio climático