"Desvirtúa la esencia de la baja médica"

Rechazo médico a las bajas a padres por hijos en cuarentena: "Darlas no es un acto social"

El Colegio de Médicos de Vizcaya rechaza asumir la competencia de otorgar las bajas a los padres para acogerse a las prestaciones por cuidar de los hijos porque "nunca se tratará de una baja médica"

Foto: Concentración de médicos en la Puerta del Sol en defensa de la profesión médica. (EFE)
Concentración de médicos en la Puerta del Sol en defensa de la profesión médica. (EFE)

La posibilidad de que las bajas remuneradas den cobertura a los padres que deban cuidar de sus hijos que no hayan sido diagnosticados por coronavirus pero que se encuentren en cuarentena en su condición de contacto de algún positivo cuenta con el rechazo frontal de los médicos de Vizcaya, que denuncian que esta medida “desnaturaliza, devalúa y desvirtúa la esencia y la verdadera razón de la baja médica”.

La oposición procede de la junta directiva del Colegio de Médicos de Vizcaya, que califica de “absolutamente desafortunado” y “erróneo” este planteamiento. “La prescripción de la baja médica es un acto médico, no un acto social ni un acto meramente administrativo”, advierte en un pronunciamiento oficial que se produce apenas 24 horas después del retorno a las aulas en Euskadi entre la intranquilidad de las familias y la comunidad educativa por las garantías de seguridad existentes de cara a hacer frente a la pandemia.

Califica de "desafortunada y errónea" la medida: "La prescripción de la baja es un acto médico y no un acto social ni un acto meramente administrativo"

La vuelta a la actividad presencial seis meses después del cierre de los colegios en España por la evolución del coronavirus está acompañada de “múltiples dudas” en relación con las medidas a adoptar para evitar los contagios y la gestión a llevar a cabo en caso de casos positivos en el entorno escolar y los contactos. "Una situación que se puede dar es que en algún grupo o 'burbuja' de menores se produzcan positivos que aconseje poner en cuarentena domiciliaria al resto, en tanto en cuanto les sean realizadas las correspondientes pruebas PCR para comprobar si se ha producido contagio o no. Ahora bien, ¿qué debemos hacer si convivimos con un niño que ha estado en contacto con un caso positivo y debe llevar a cabo una cuarentena hasta completar todos los pasos del protocolo? ¿Cómo podemos solucionar el problema de su cuidado si estamos trabajando?", se pregunta para, a continuación, rechazar de plano que los médicos tengan que asumir la competencia de otorgar las bajas a los padres para poder acogerse a las prestaciones por el cuidado de los hijos que se encuentren en cuarentena.

"Nunca se tratará de una baja médica", censura el Colegio vizcaíno, que deja constancia de que “no es competencia de los médicos determinar si los padres de los hijos en cuarentena, incluidos los casos en que no haya ningún positivo, pueda o no acceder a una dispensa laboral”. Por ello, salvo en el caso de “positividad virológica”, defienden que “esa circunstancia deberá articularse y gestionarse a través de un circuito sociolaboral diferente al médico”, frente al planteamiento que estudia el Gobierno de cara a plasmar una medida que a día de hoy concita posicionamientos diferentes entre ministros del PSOE y Podemos ante su idoneidad y viabilidad.

El Colegio de Vizcaya defiende que las prestaciones a padres "deberán articularse y gestionarse a través de un circuito sociolaboral diferente al médico"

No es aceptable medicalizar una situación que no es médica y transferir a los profesionales de la Medicina responsabilidades que corresponden a otros ámbitos”, remarca ante la posibilidad de la exención de acudir al centro de trabajo para dedicarse al cuidado de menores y cobrar la correspondiente prestación. Y más aún, ahonda en su denuncia, “en estos momentos, en los que supondría una carga de trabajo añadida e inasumible para una Atención Primaria ya saturada”.

El posicionamiento va en la misma línea del que el Colegio de Médicos de Vizcaya realizó en marzo de 2018 ante el llamamiento de los sindicatos ERNE, ELA y SIPE, de la Ertzaintza, a los agentes de la Brigada Móvil —el cuerpo de élite de intervención de la Policía autonómica— para solicitar bajas médicas voluntarias de cara a la semana del partido de octavos de final de la Europa League en Bilbao para exigir más recursos tras la muerte de un agente durante los incidentes registrados en la anterior ronda de la competición entre aficionados del Athletic y del Spartak de Moscú.

“Las bajas no se cogen, se dan. Quien prescribe las bajas es el médico siempre que formen parte del proceso terapéutico basado en un criterio clínico y/o ante la incapacidad física o psíquica de la o el paciente para desarrollar su trabajo habitual”, aseveró para dejar constancia de que “los médicos debemos remitirnos a la 'lex artis' y en ningún caso hacer el juego y colaborar con una estrategia reivindicativa en el ámbito laboral de un colectivo, cualquiera que sea”. “Toda la sociedad debe recordar que prescribir una baja cuando no es necesaria es un fraude social”, subrayó.

"No es aceptable medicalizar una situación que no es médica y además supondría una carga de trabajo inasumible para una Atención Primaria ya saturada"

Ahora, con la pandemia como escenario, el Colegio de Médicos recurre a un posicionamiento similar para rechazar la predisposición del Ministerio de Trabajo, donde “parece que se está diseñando poder ofrecer una incapacidad temporal remunerada”, o aquellas “voces que han sugerido que las personas cuidadores podrían solicitar una baja médica para ocuparse del menor que está realizando la cuarentena o a quien le han suspendido las clases como consecuencia de compañeros infectados”. Una sugerencia, incide, “absolutamente desafortunada y errónea”, ya que “no consigue otra cosa que desnaturalizar, devaluar y desvirtuar la esencia y la verdadera razón de la baja médica”.

El País Vasco ha comenzado este lunes el regreso escalonado a las aulas con los primeros 200.000 alumnos sin que se hayan registrado incidentes reseñables pero entre la intranquilidad de muchos padres por la eficacia de las medidas establecidas para evitar contagios en los centros. Precisamente, la ausencia de plenas garantías de seguridad para alumnos, profesores y demás trabajadores de la red educativa ha llevado a todos los sindicatos de la enseñanza vasca —ELA, LAB, Steilas, CCOO y UGT— a convocar una jornada de huelga el próximo martes día 15 para exigir una “vuelta segura y consensuada” a los colegios. A este jornada se han sumado ahora además las centrales con representación en los servicios de limpieza, comedores escolares y transporte escolar ante la “falta de negociación, planificación de medidas de prevención y seguridad en una situación de alarma sanitaria en estos tres ámbitos tan importantes”.

País Vasco

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
10 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios