contenido del acuerdo de gobierno

PNV y PSE dejan fuera de su pacto la reforma del Estatuto vasco y queda en vía muerta

La "colaboración" para la actualización del pacto estatutario establecida en el acuerdo de 2016 da paso ahora al "reconocimiento mutuo de libertad para defender nuestros postulados en autogobierno"

Foto: Andoni Ortuzar, Iñigo Urkullu e Idoia Mendia firman este pasado martes el pacto para reeditar el Gobierno en coalición. (EFE)
Andoni Ortuzar, Iñigo Urkullu e Idoia Mendia firman este pasado martes el pacto para reeditar el Gobierno en coalición. (EFE)

Tras la firma, este pasado martes, del pacto para reeditar el gobierno en coalición en el País Vasco, y a la espera de conocer el contenido del acuerdo –PNV y PSE-EE no han dado a conocer el documento hasta este jueves coincidiendo con la sesión de investidura de Iñigo Urkullu como lehendakari para un tercer mandato consecutivo–, el presidente del PNV, Andoni Ortuzar, ya había anticipado los “desacuerdos pactados” en torno al nuevo pacto estatutario y que habían permitido solventar el principal escollo de la negociación, durante la cual habían vuelto a escenificarse las profundas diferencias que ambas formaciones mantienen en torno a las cuestiones nucleares del nuevo texto que actualice el Estatuto de Gernika de 1979.

Las “discrepancias” existentes en esta materia se reconocen abiertamente en el documento del acuerdo de Gobierno suscrito por el PNV y el PSE-EE, donde el consenso alcanzado no va más allá en esencia de plasmar el compromiso de ambas formaciones para “profundizar en los trabajos desarrollados en el Parlamento Vasco en los dos últimos mandatos” en relación a la actualización del autogobierno vasco para “posibilitar la presentación de un proyecto de proposición de ley de reforma estatutaria” después de los fracasos de las dos legislaturas anteriores.

Se deja en manos de los partidos políticos, y no en el Gobierno, la "iniciativa legislativa y política" para la reforma estatutaria en base a "los cauces legales"

De cara al proceso que se va a llevar a cabo nuevamente en la Cámara de Vitoria para tratar de alumbrar un nuevo Estatuto, PNV y PSE-EE se “reconocen mutuamente libertad para defender nuestros respectivos postulados y planteamientos en materia de autogobierno”. Además, dejan los debates para impulsar la reforma estatutaria en los partidos políticos “y no en el Gobierno”. Esto es, corresponderá a los partidos políticos la “iniciativa legislativa y política” para impulsar en el Parlamento una reforma estatutaria que debe seguir “los cauces legales establecidos y previstos” y “desde el mayor consenso posible”, y de la que el Ejecutivo se “sentirá vinculado”.

La libertad de actuación que se dan ambos partidos ante la actualización del pacto estatutario se recoge una vez constatadas “algunas discrepancias” en los trabajos realizados en la pasada legislatura, cuando ambos partidos gobernaron en coalición con un programa que establecía la “colaboración” de ambos partidos en la ponencia creada en el Parlamento Vasco: “Colaboración con la ponencia parlamentaria para la actualización del pacto estatutario. El Gobierno vasco, de conformidad con el acuerdo de gobierno alcanzado entre PNV y PSE, pondrá a disposición de la ponencia de autogobierno cuanta información demande para el cumplimiento de los objetivos de la citada ponencia. El Gobierno, en el caso de que así se lo solicite el Parlamento, elaborará una propuesta-borrador de reforma del estatuto sobre las bases y principios concretos que se hayan consensuado en la ponencia de autogobierno”, recogía el acuerdo de gobierno suscrito en noviembre de 2016.

Este acuerdo sigue vigente cuatro años después, según se recoge de forma expresa en el nuevo pacto de gobierno, donde ambas formaciones “se ratifican en su contenido” a pesar del fracaso cosechado en la pasada legislatura, donde el acuerdo alcanzado por los juristas nombrados por el PNV, Podemos y el PSE-EE en muchas materias en torno al borrador del nuevo texto estatutario quedó sin efecto ante el distanciamiento de los socialistas en los aspectos nucleares del documento, con el reconocimiento del derecho a decidir dentro de los "derechos históricos" del País Vasco como escollo infranqueable. Pero no fue el único. El experto propuesto por el PSE, Alberto López Basaguren, planteó 23 votos particulares al texto consensuado que afectan a cuestiones troncales, como la consulta ciudadana previa al recorrido del futuro Estatuto en las Cortes, la relación con España, las competencias que le corresponden al País Vasco o la definición de ciudadanía vasca y la distinción entre ciudadanos y nacionalizados y la posibilidad de la anexión de Navarra, entre otras.

PNV y PSE dejan fuera de su pacto la reforma del Estatuto vasco y queda en vía muerta

Estas palpables discrepancias empujan a ambos partidos a no ir más allá en la redacción de su acuerdo de gobierno de una mera declaración de intenciones positivista para llevar adelante una reforma estatutaria. Pero las diferencias con 2016 son significativas. De la "colaboración" de entonces al "reconocerse mutuamente libertad para defender nuestros postulados y planteamientos en materia de autogobierno". De depositar en 2016 el liderazgo en el Gobierno vasco para "elaborar una propuesta-borrador de reforma del Estatuto" a dejar en manos de los partidos políticos en el Parlamento "la iniciativa legislativa y política". Estos nuevos términos, con el hecho de que no se tenga que rendir cuentas por las actuaciones ante su socio, ahondan más si cabe en las dificultades existentes para el consenso y alejan un posible acuerdo a lo largo de la legislatura, y más cuando ninguna de las dos partes está dispuesta a ceder en sus principales y enfrentados postulados. "Compartimos un ámbito importante de acuerdos de lo que debe ser el nuevo pacto estatutario, pero hay otros ámbitos en los que no. Ese es fundamentalmente el desacuerdo pactado, pero de manera acordada, más notorio", constató Ortuzar al respecto.

A día de hoy, las discrepancias existentes en aspectos claves abocan al fracaso la reforma estatutaria de mantener ambos partidos sus postulados: el PNV plantea que la Disposición Adicional Segunda incluya que “la plena realización de los Derechos Históricos del Pueblo Vasco, como manifestación institucional de su autogobierno, se exterioriza a través del derecho a decidir de su ciudadanía libre y democráticamente expresado, siendo su ejercicio pactado con el Estado" –Podemos amplía la redacción a un ejercicio "legal y pactado"–, mientras que el PSE ya ha advertido a través de Basaguren de que la introducción de este texto “puede poner en riesgo el conjunto del consenso alcanzado”.

El apartado dedicado a la actualización del pacto estatutario se proyecta en el pacto de gobierno suscrito a través de cinco párrafos –en 2016 apenas era dos– en un documento de 91 páginas. Además de la mutua libertad de actuación reconocida en ambos partidos se comprometen a “no impedir debates o propuestas” en materia de autogobierno que “puedan pretenderse tanto aquí, en Euskadi, como en otros ámbitos institucionales”. Y en el caso de que “se impulsara alguna iniciativa legislativa en esta materia”, ambas formaciones "consideramos que dicha iniciativa debería ser consensuada y aprobada por la mayoría absoluta del Parlamento Vasco y, con posterioridad, ser remitida a las Cortes Generales para su tramitación conforme a los cauces legales establecidos y, en su caso, ser sometida a decisión de la ciudadanía para que lo ratifique en referéndum”.

La actualización del pacto estatutario se enmarca dentro del objetivo compartido de llegar a “más y mejor autogobierno”. Para ello, abogan por el cumplimiento del cronograma establecido por los Gobiernos español y vasco para la transferencia de cerca de una treintena de competencias que faltan para "completar" el Estatuto de Gernika con la asunción de la gestión de los centros penitenciarios prevista para diciembre de este año. El calendario establecido deja como colofón a los traspasos el iniciar los estudios para el examen de materias relacionadas con la gestión económica de la Seguridad Social, contemplado para finales de 2021.

PNV y PSE se comprometen a "no impedir propuestas en materia de autogobierno que puedan darse en Euskadi o en otros ámbitos institucionales"

A este respecto, en el bautizado como 'Acuerdo para la reactivación económica y el empleo desde la defensa de los servicios públicos y las políticas sociales sobre la base de más y mejor autogobierno', PNV y PSE-EE se comprometen a trabajar “conjuntamente” con el Gobierno español para materializar el traspaso de competencias conforme al cronograma establecido en febrero de este año, si bien se contempla la posibilidad de una demora en los plazos, al ser “conscientes de su necesaria actualización consensuada de mutuo acuerdo debida la afección de la pandemia de la covid-19”.

País Vasco

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios