PNV-PSE oficializan su pacto sin apenas citar al nuevo Estatuto y con la duda de Mendia
  1. España
  2. País Vasco
acuerdan un segundo gobierno en coalición

PNV-PSE oficializan su pacto sin apenas citar al nuevo Estatuto y con la duda de Mendia

La cuestión del autogobierno se limita a un único párrafo de cinco líneas dentro de una nota conjunta de cinco páginas, en la que ambos partidos se comprometen a "lograr un nuevo pacto estatutario"

placeholder Foto: Urkullu conversa con la portavoz del PSE-EE, Idoia Mendía, en una imagen de archivo. (EFE)
Urkullu conversa con la portavoz del PSE-EE, Idoia Mendía, en una imagen de archivo. (EFE)

El PNV y el PSE-EE han oficializado el principio de acuerdo programático para reeditar el Gobierno en coalición de la pasada legislatura y que posibilitará al lehendakari, Iñigo Urkullu, contar por primera vez con mayoría absoluta en el Parlamento Vasco en el que va a ser su tercer mandato. Lo han hecho a través de una nota conjunta remitida a los medios a última hora de la mañana de este jueves que apenas se limita a reflejar las directrices generales que regirán la actuación del Ejecutivo para “la reactivación económica y el empleo desde la defensa de los servicios públicas y las políticas sociales” dentro de la “reconstrucción económica y social” que exige la crisis sanitaria del coronavirus.

Las bases del acuerdo dadas a conocer apenas aluden al tema del autogobierno, con la reforma del Estatuto de Gernika que se va a abordar en el Parlamento Vasco entre las importantes diferencias de partida que existen entre ambos partidos en relación a los polémicos postulados soberanistas –como ya se evidenció la pasada legislatura–, y que ha sido el principal escollo a salvar en la negociación para volver a gobernar en coalición por segunda ocasión consecutiva. El PNV y el PSE-EE despachan esta cuestión en un único párrafo de cinco líneas dentro de un documento de cinco páginas en el que se comprometen a “defender el autogobierno y el cumplimiento íntegro del Estatuto de Gernika y lograr un nuevo pacto estatutario para una nueva generación”.

Hay un compromiso para "defender el autogobierno y el cumplimiento íntegro del Estatuto, y lograr un nuevo pacto estatutario para una nueva generación"

“Remarcamos la necesidad de seguir trabajando en la tarea pendiente de consolidar la convivencia, la justicia y la seguridad de las personas; defender los Derechos Humanos y su materialización efectiva en todas las situaciones y en todos los países”, completa el apartado relativo a la 'Convivencia, autogobierno y derechos humanos' que refleja la nota conjunta de ambos partidos, que dejan constancia de su pretensión de llevar a cabo la “reconstrucción económica y social” del País Vasco “sobre la base de más y mejor autogobierno”.

Los dos partidos han cumplido con el guión y han cerrado su pacto a las puertas de que este viernes concluya el plazo de presentación de candidatos a lehendakari de cara a la sesión del Parlamento Vasco del próximo 3 de septiembre, que oficializará el tercer mandato consecutivo de Urkullu en Ajuria Enea en primera votación al contar con mayoría absoluta –suman 41 de los 75 escaños del hemiciclo (el PNV 31 y el PSE 10)–. Dos días después está previsto que el presidente vasco jure su cargo ante el árbol de Gernika, si bien este acto puede estar condicionado ante el rebrote de coronavirus que existe en esta localidad vizcaína y que, en el peor de los casos, obligaría a su traslado a la propia Cámara de Vitoria de forma inédita.

Foto: Una enfermera de Osakidetza realiza una PCR a una mujer. (EFE)

La oficialización del pacto no ha despejado las dudas sobre cómo se ha resuelto o resolverán las diferencias en torno al nuevo Estatuto, con la inclusión del derecho a decidir como gran elemento de fricción, pero tampoco las incógnitas que existen en torno a la entrada de la líder del PSE, Idoia Mendia, en el Ejecutivo de Vitoria y, en su caso, en el puesto de vicelehendakari. Con este planteamiento, los socialistas vascos persiguen lograr una mayor visibilidad institucional después de estar prácticamente arrinconados durante la pasada legislatura, donde contaron con tres carteras que apenas gestionaron el 4% del presupuesto del Gobierno –Medio Ambiente y Vivienda; Trabajo y Justicia, y Turismo, Comercio y Consumo– frente a las nueve áreas bajo control del PNV –Presidencia incluida–.

Sin embargo, esta posibilidad suscita recelos en el lehendakari y el PNV –este cargo no ha existido en la estructura del gabinete de Urkullu en sus dos anteriores mandatos–, por lo que no se descarta que en la futura composición del Gobierno se contemplen dos vicepresidencias –una para cada partido– para dar cabida a la pretensión de los socialistas vascos y para que la formación ‘jeltzale’ no pierda poder en el mando del Ejecutivo. Sería una fórmula similar a la que ha utilizado Pedro Sánchez para dar encaje en el Gobierno de España a su socio Pablo Iglesias, dentro de una de las vicepresidencias establecidas, para, sobre el papel, no dar un excesivo liderazgo a la cabeza de Podemos en la estructura del Ejecutivo.

Urkullu ha evitado pronunciarse sobre la entrada de Mendia en el Ejecutivo como vicelehendakari: "No voy a hacer ningún tipo de cábala ni conjetura"

Los socialistas vascos demandan ahora un mayor peso que en el pasado porque, si bien el crecimiento el 12 de julio fue menor que el logrado por el PNV en las urnas –la formación ‘jeltzale’ ganó tres escaños en el Parlamento (pasó de 28 a 31) por uno de los socialistas (de nueve a diez)­–, sus votos posibilitan la mayoría absoluta en la Cámara de Vitoria y, en consecuencia, que el Ejecutivo de Urkullu no tenga que depender por primera vez de la oposición para sacar adelante sus proyectos, normas y leyes, y más en la actual situación de crisis sanitaria por el coronavirus, que obliga a adoptar medidas urgentes y contundentes a nivel económico o social. Sin embargo, en el PNV existen muchas reservas en torno a las intenciones de los socialistas y al papel que pretenden jugar en esta legislatura que se antoja fundamental ante las graves consecuencias de la pandemia a todos los niveles.

Será la próxima semana cuando los partidos aborden la estructura del Gobierno vasco una vez cerrado ya el acuerdo programático. A este respecto, el lehendakari evitó el martes pronunciarse sobre la posible entrada de Mendia en el futuro Ejecutivo en su comparecencia pública al término del que fue el primer Consejo de Gobierno tras el periodo estival y el último del Ejecutivo en funciones, ya que la próxima reunión de este organismo tendrá lugar el próximo 8 de septiembre, ya con los nuevos integrantes del gabinete de Urkullu. "Por lo que respecta a la conformación del Gobierno no voy a hacer ningún tipo de cábala ni conjetura”, afirmó, desprendiéndose además de cualquier decisión sobre los nombres del próximo Ejecutivo. "Corresponde a los partidos políticos el designar, en su caso, a los representantes en lo que puede ser la conformación del Gobierno", aseveró.

Foto: El lendakari en funciones, Iñigo Urkullu. (EFE) Opinión

Con esta gran incógnita en torno al próximo Gobierno vasco, lo único seguro es que se reeditará el pacto de coalición de la pasada legislatura después de que el PNV y el PSE-EE hayan solventado las diferencias que mantenían sobre ciertas cuestiones en materia económica, de convivencia y de autogobierno, y que les había impedido cerrar antes el acuerdo programático, que llega casi 40 días después de las elecciones autonómicas del 12 de julio. El acuerdo ha recibido el visto bueno esta misma mañana por las Ejecutivas de ambos partidos a la espera de que su contenido sea ratificado por las dos formaciones. El PSE-EE va a someter el documento a la ratificación de sus bases a través de una consulta dirigida a sus 5.000 militantes que tendrá lugar entre el domingo (votación telemática) y el lunes (presencial), mientras que el PNV someterá el texto a la aprobación de la Asamblea Nacional el lunes.

El PSE-EE va a exponer el acuerdo a la ratificación de sus 5.000 militantes en una consulta y el PNV lo someterá a la aprobación de la Asamblea Nacional

“El PSE-EE ha alcanzado un acuerdo para la gobernabilidad de Euskadi con EAJ-PNV. ¿Respaldas este acuerdo? Sí/No”, es la pregunta que la Comisión Ejecutiva de Euskadi ha trasladado a los órganos federales del PSOE y que, una vez confirmada la autorización, aparecerá en la papeleta física o virtual. Los socialistas llevarán a cabo desde este viernes y hasta el domingo una "campaña informativa" a los militantes a través de las agrupaciones locales y de la página web del partido dentro del proceso para la ratificación del acuerdo alcanzado con el PNV.

Los contenidos del acuerdo, según apuntan los suscribientes, no se harán públicos hasta la próxima semana. El resumen del documento pactado que ha sido facilitado a los medios por los partidos, titulado 'bases para el acuerdo entre EAJ-PNV y PSE-EE para la reactivación económica y el empleo desde la defensa de los servicios públicos y las políticas sociales, sobre la base de más y mejor autogobierno', fija la prioridad de actuación en la actual crisis sanitaria sobre tres premisas compartidas: "garantizar la salud de toda la ciudadanía vasca", "reactivar la economía y el empleo para recuperar los niveles previos a la pandemia, pero adaptadas a los nuevos retos y necesidades" y "no dejar a nadie atrás en ninguno de los parámetros que definen a una sociedad cohesionada como mejor inversión de país".

PNV y PSE ponen en valor la "experiencia de trabajo" de la pasada legislatura para afrontar "el refuerzo de la sanidad pública y la reconstrucción económica y social"

Sobre estas bases, los compromisos programáticos del Gobierno se estructuran en torno a "cuatro ejes de actuación alineados con los objetivos de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas y nuestra propia realidad económica, social e institucional": Prosperidad, Personas, Planeta y Convivencia, Autogobierno y Derechos Humanos. Para llevar a cabo el programa, los dos partidos ponen en valor "la experiencia de trabajo conjunto" de ambas formaciones en la pasada legislatura, y que "debe servir como base para centrar la acción del Gobierno vasco". A partir de la labor desarrollada durante los pasados cuatro años se abordará el "objetivo clave de la implementación y el refuerzo del sistema público de salud, así como la reconstrucción social y económica de Euskadi que permita preparar a la sociedad vasca para todos los desafíos emergentes que la pandemia no ha hecho más que acelerar (envejecimiento de la población, transición ecológica, digitalización…)".

El acuerdo se nutre en esencia de compromisos para hacer frente a la pandemia, con el refuerzo de la sanidad pública y la reactivación de la economía y el empleo como grandes objetivos. Para ello, el acuerdo de gobierno aboga por el "diseño de una nueva fiscalidad y hacer una reflexión meditada sobre la reforma fiscal pendiente, junto a las instituciones competentes, adecuada a la nueva realidad, y orientada a una mayor progresividad para el reforzamiento de los servicios públicos y el apoyo a la economía generadora de empleo, que tienda a la convergencia fiscal en Europa". Asimismo, ambos partidos manifiestan su "compromiso total a colaborar y trabajar estrechamente con el Gobierno español" para la materialización y gestión de los fondos europeos. A este respecto, se elaborará "una relación consensuada de proyectos tractores a remitir a la Comisión Interinstitucional que se constituya al efecto como aportación de la Comunidad Autónoma Vasca a los proyectos de ser susceptibles de recibir los fondos europeos gestionados por el Estado español".

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
PNV Parlamento Vasco Iñigo Urkullu Idoia Mendia PSE-EE Noticias de País Vasco Elecciones País Vasco 2020 Coronavirus
El redactor recomienda