récord de contagios desde el 31 de marzo

Confinamientos y toques de queda: Euskadi no descarta volver a la emergencia sanitaria

El Gobierno vasco prevé volver a este escenario de seguir el ritmo actual de contagios, si bien se resiste a implantar nuevas medidas restrictivas y pide evitar reuniones sociales y familiares

Foto: Pruebas PCR en Bilbao ante un foco detectado en una discoteca. (EFE)
Pruebas PCR en Bilbao ante un foco detectado en una discoteca. (EFE)

El Gobierno vasco no descarta volver a declarar el estado de emergencia sanitaria, que abre la puerta a decretar confinamientos de la población, ante el imparable avance del coronavirus, que está provocando que Euskadi esté “retrocediendo lo conquistado” frente a la pandemia . La consejera de Salud, Nekane Murga, no ha ocultado la “severidad de la situación", que se evidencia en los datos de contagios de las últimas 24 horas, cuando se han detectado un total de 569 positivos –206 más que el día anterior–, la cifra más alta desde el pasado 31 de marzo, en pleno estado de alarma.

De seguir con el ritmo actual de contagios, Murga ha asegurado que se contempla activar nuevamente el estado de emergencia sanitaria, que faculta al Gobierno vasco a adoptar medidas de "confinamiento de personas en sus domicilios o en lugares seguros", "evacuación o alejamiento de las personas de los lugares de peligro", "restricción de acceso a zonas de peligro o a zonas de operación". "limitación o condicionamiento del uso de servicios públicos y privados o el consumo de bienes" y "limitación o prohibición de actividades en lugares determinados y obligación de adoptar precauciones, prevenciones o comportamientos concretos".

La emergencia sanitaria faculta al Gobierno vasco a adoptar medidas de confinamiento de personas en sus domicilios o limitaciones de acceso y movilidad

El lehendakari Iñigo Urkullu declaró la emergencia sanitaria el pasado 13 de marzo, algo inédito en la historia de Euskadi, apenas un día antes de que el presidente del Gobierno Pedro Sánchez decretara el estado de alarma en España, ante la evolución de la pandemia en la comunidad, y que permaneció vigente hasta el pasado 18 de mayo, cuando Urkullu leventó la alerta sanitaria para convocar las elecciones autonómicas del 12 de julio.

Murga, que ha comparecido ante los medios de comunicación para dar cuenta de la evolución epidemiológica una semana después de su última intervención, ha querido lanzar un mensaje contundente al advertir de que el coronavirus "nos va ganando terreno" a tenor de los datos. Al importante repunte de positivos en los últimos días se une el incremento de hospitalizaciones por covid-19 –hace 15 días ingresaban de media cinco personas al día por planta y ayer 26 personas ingresaron en los hospitales vascos– y el virus "ha vuelto a hacer acto de presencia" en las residencias de mayores. "Esta es la realidad. El virus avanza y retrocede lo conquistado con un gran esfuerzo común", ha aseverado.Murga, que ha comparecido ante los medios de comunicación para dar cuenta de la evolución epidemiológica una semana después de su última intervención, ha querido lanzar un mensaje contundente al advertir de que el coronavirus "nos va ganando terreno" a tenor de los datos. Al importante repunte de positivos en los últimos días se une el incremento de hospitalizaciones por covid-19 –hace 15 días ingresaban de media cinco personas al día por planta y ayer 26 personas ingresaron en los hospitales vascos– y el virus "ha vuelto a hacer acto de presencia" en las residencias de mayores. "Esta es la realidad. El virus avanza y retrocede lo conquistado con un gran esfuerzo común", ha aseverado.

La evolución es muy preocupante y el Gobierno vasco contempla escenarios como volver a declarar la emergencia sanitaria o establecer "toques de queda", como ya deslizó Urkullu la pasada semana, entre las diferentes medidas a adoptar en caso de que la evolución de la pandemia continúe su actual escalada. "Estamos analizando la situación epidemiológica actual y nuestra idea es que, si la gravedad de la epidemia lleva el ritmo que está llevando, considerar que estamos en una situación similar, y sí, sería un momento para declarar la Emergencia Sanitaria", ha manifestado Murga. En la actualidad, el Gobierno vasco se encuentra "en fase de análisis, estudio y valoración" de las posibles medidas a adoptar, pero la puerta a la situación de Emergencia Sanitaria está abierta ya que "nos permitiría un trabajo coordinado interinstitucional incluso mayor que el que mantenemos en estos momentos".

"Puede tener valor el ya definir que estamos en esta situación", ha recalcado, a expensas, en su caso, de tener que elaborar "un informe que justifique" el decretar la Emergencia Sanitaria. "Ahora estamos valorando si la situación lo justifica y qué aporta", ha enfatizado. Es en este escenario en el que se enmarcarían los posibles "toques de queda" que ya ha planteado Urkullu dada la actual "relajación" de la ciudadanía. Preguntada por el aval legal de esta medida, la consejera de Salud ha señalado que los servicios jurídicos están "valorando qué puede aportarnos esta Emergencia Sanitaria para poder decretar medidas especiales".

"La idea es que, si la gravedad de la epidemia lleva el ritmo que está llevando, considerar que sí sería un momento para declarar la Emergencia Sanitaria"

Por ello, de momento, el Ejecutivo de Vitoria se resiste a implantar nuevas medidas restrictivas a las ya vigentes, y se limita a pedir a la población que "reduzca al máximo" las reuniones sociales y familiares. "En este momento, especialmente debemos limitar al máximo aquellas actividades que supongan agruparnos y, sobre todo, evitar reuniones, comidas, formaciones de grupos con proximidad, tanto en el medio abierto como en el espacio cerrado", ha aseverado, amparada en que "muchos focos" de covid se deben a reuniones familiares y sociales. Además, también se han detectado rebrotes en parques, por lo que Murga ha insistido en pedir a los ciudadanos que limiten los contactos estrechos "exclusivamente a las personas con las que convivimos". "Sé que no resulta fácil, pero hay que elegir entre este mínimo sacrificio o volver a tener el virus entre nuestras personas queridas, con las consecuencias que tiene de enfermedad", ha alertado.

A día de hoy, pese al fuerte incremento de casos –Murga admitió la pasada semana la posibilidad de que Euskadi esté inmersa ya en una segunda oleada del coronavirus–, el Gobierno vasco no contempla un confinamiento general de la población. "No es el momento ni la situación para un confinamiento", ha defendido Murga. Para ello, argumenta que la "situación asistencial" actual es "diferente" a la que se registraba en marzo o principios de abril, con los momentos más duros de la pandemia. Por entonces –ha expuesto– "detectábamos solo casos graves" y ahora se descubren "todo tipo de perfiles" y de "edades menores". Además, el sistema de rastreo ha permitido mejorar la capacidad de detección precoz. De hecho, de los 569 contagios de las últimas 24 horas, 280 corresponden a "contactos de infectados sin síntomas" a los que "hemos ido nosotros a solicitarles que se hicieran las pruebas por haber mantenido un contacto con un positivo". Asimismo, ha puesto en valor que la capacidad de UCIs en Euskadi "se puede multiplicar por diez sin tener que llamar a nadie en sus vacaciones".

Preocupa especialmente la situación en Vizcaya y hoy mismo se analizarán con el diputado general "acciones eficaces", como limitaciones en el ocio

Preocupa especialmente la situación de Vizcaya, que en el último día ha registrado el 70% de los contagios, con un total de 402 positivos, frente a los 75 detectados en Álava y los 72 en Guipúzcoa. Por ello, Murga ha anunciado que se reunirá este mismo jueves con el diputado general de este territorio, Unai Rementeria, para valorar "posibles acciones eficaces", entre ellas implantar medidas más restrictivas en el ámbito del ocio. También se baraja la posibilidad de restringir las visitas en las residencias de personas mayores en este territorio después de que hayan vuelto a registrarse positivos en varios centros. "Cada caso hay que analizarlo. No es lo mismo el final de la vida, no es lo mismo una persona dependiente con un trastorno psicológico o cognitivo que puede generarle una ansiedad o un deterioro progresivo por lo que creo que hay que individualizar las decisiones en este tipo de colectivos. Igual hay personas en las que hay que primar el beneficio que le puede dar una visita", ha señalado.

Lo que no contempla el Gobierno vasco es prohibir fumar en los espacios en los que no se cumpla la distancia social, tal y como ha establecido Galicia en una medida que ya ha asumido Canarias y que también estudian otras comunidades autónomas, como Castilla y León, Castilla La Mancha, Andalucía o Madrid, pese a compartir los fines que se persiguen. Al ser preguntada por la decisión de la Xunta de prohibir desde este jueves fumar en terrazas o en la calle si no se cumple una distancia de al menos dos metros, Murga ha señalado que el Ejecutivo de Vitoria ya hizo una recomendación a la hostelería para que no se permita el consumo de tabaco en las terrazas con estructura fija porque al exhalar el humo "sin querer uno emite el virus a mayor distancia que una persona en una respiración normal".

País Vasco

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
19 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios