Nuevo escenario en Zarautz, Tolosa y Eibar

La 'resaca sanitaria' tras el 12-J: el País Vasco endurece las restricciones por el covid

El Gobierno vasco decretó el miércoles el uso obligatorio de la mascarilla o la prohibición de beber en la calle, y este jueves ha incrementado las limitaciones hosteleras en varios municipios

Foto: Miembros del dispositivo sanitario establecido en Getaria ante un posible brote de covid-19. (EFE)
Miembros del dispositivo sanitario establecido en Getaria ante un posible brote de covid-19. (EFE)

En los días previos a las elecciones vascas del pasado domingo, había apuestas en las redes sociales por el día en que el Gobierno vasco decretaría la obligatoriedad del uso de la mascarilla tras la cita con las urnas, entre otras medidas que se vaticinaba se iban a adoptar en Euskadi para contener el avance del coronavirus. Asumido el qué, que las nuevas restricciones no llegarían hasta después del 12 de julio —el Gobierno vasco defendió en los días previos a la jornada electoral que existían “plenas garantías” para ejercer el derecho al voto, pese al notable aumento de contagios y el brote con transmisión comunitaria detectado en Ordizia—, las dudas radicaban en el cuándo.

Los acontecimientos de la semana tras las elecciones no han hecho sino cargar de razón a aquellos que auguraban justo después de los comicios un endurecimiento de las medidas para hacer frente al coronavirus que acompañan la 'nueva normalidad' vigente en el País Vasco desde que el viernes 19 de junio el lendakari, Iñigo Urkullu, adelantó dos días el fin del estado de alarma para posibilitar los movimientos durante el fin de semana con Cantabria, lugar donde numerosos vizcaínos cuentan con una segunda residencia.

El miércoles, tres días después de las elecciones del 12 de julio, el Gobierno vasco anunciaba la decisión de imponer el uso de la mascarilla en la vía pública y espacios al aire libre con independencia de la distancia interpersonal, después de resistirse durante días a aplicar esta medida que ya habían anunciado con anterioridad numerosas comunidades autónomas, entre ellas las vecinas Navarra, La Rioja o Cantabria, a pesar del preocupante ritmo con que avanzaban los contagios en Euskadi. Asimismo, entre las medidas, se establecía un máximo de 10 personas en los grupos en bares, se prohibía beber en la calle y se suspendía toda actividad en lonjas juveniles y locales similares.

La 'resaca sanitaria' tras el 12-J: el País Vasco endurece las restricciones por el covid

Y este jueves, coincidiendo con la entrada en vigor de la obligatoriedad de la utilización de la mascarilla y del resto de medidas, el Departamento de Salud vasco ha informado por sorpresa a través de un comunicado que impone restricciones en el ámbito de la hostelería y suspende todo tipo de fiestas, verbenas y eventos populares en los municipios guipuzcoanos de Zarautz, Tolosa y Eibar, en sintonía como las limitaciones impuestas desde antes de las elecciones en Ordizia, donde un importante brote de coronavirus —el primero con transmisión comunitaria en el País Vasco desde la entrada de la ‘nueva normalidad’— puso en alerta al sistema sanitario. De hecho, la Junta Electoral del País Vasco tuvo que avalar la celebración de los comicios en esta localidad tras la denuncia del alcalde, Adur Ezenarro (EH Bildu), sobre la falta de "garantías suficientes" para celebrar los comicios desde el punto de vista de la salud y del ejercicio del derecho al voto de los ciudadanos.

La decisión de vetar todo evento popular y fijar limitaciones a nivel hostelero en estas tres localidades, donde los bares, sociedades gastronómicas y 'txokos' regresan a la fase 2 de la desescalada, con limitaciones de aforo al 50%, la prohibición del servicio de barra o el adelanto del cierre a las 23:30, sorprende porque hasta la fecha el Departamento de Salud solo había dado cuenta de la existencia de un brote relevante en Tolosa, que a día de hoy registra 23 positivos, dentro de estos municipios.

Salud emplaza a confinarse en sus hogares a los jóvenes que participaron en las celebraciones tras la selectividad en Zarautz entre el 8 y 12 de julio

De la situación que atraviesan Eibar y Zarautz no había dado cuenta Salud con anterioridad, y este jueves tampoco ha aportado detalles de la situación epidemiológica en estas dos localidades en el comunicado remitido a los medios en ausencia de la comparecencia ante los medios de comunicación de la consejera Nekane Murga para dar cuenta de la situación del coronavirus en Euskadi y explicar los motivos de las restricciones impuestas en estos municipios. En la nota, emplaza a confinarse en sus hogares a los jóvenes que “hayan participado en Zarautz en celebraciones asociadas al final del curso académico durante los días 8 y 12 de julio” sin aportar más detalles sobre la posible gravedad de la situación, ya que se limita a pedir a los estudiantes que realizaron la Selectividad (EBAU) a que “permanezcan en sus domicilios, eviten contacto con personas de riesgo y llamen telefónicamente a su centro de salud para que puedan realizarles una prueba PCR”.

Pero más allá de esta alerta de salud pública, no dice nada de la situación epidemiológica que se vive en este municipio costero, que incrementa de forma considerable su población en verano y donde en la tarde del miércoles se conoció que los más de 250 clientes de un 'camping' tuvieron que ser confinados hasta conocer los resultados de las pruebas PCR que les fueron realizadas tras detectarse dos positivos en usuarios de este recinto —este jueves, Talai Mendi ha reabierto sus puertas, ya que las autoridades sanitarias han descartado la existencia de un foco, pese a que cuatro PCR han resultado positivas—. De Eibar, por su parte, el comunicado no hace ninguna mención más allá de informar de forma genérica de la imposición de las restricciones en el ámbito hostelero vigentes en Ordizia, donde el brote acumulaba el miércoles 75 casos, y de la suspensión de fiestas, verbenas y eventos populares.

A este respecto, las estadísticas del boletín diario del Departamento de Salud dan cuenta de ocho casos en los últimos siete días en Eibar y de cuatro en Zarautz, todos ellos en el día de ayer —en los seis días anteriores, no contabiliza positivos—, dentro del apartado de “nuevos positivos PCR en los municipios de Euskadi”. La decisión de imponer restricciones en la hostelería en estos dos municipios estaría vinculada a posibles contagios de jóvenes en el ocio nocturno.

A este respecto, el Departamento de Salud defiende que las decisiones se van adoptando "en función de la situación epidemiológica del momento". Es el mensaje en que ha incidido Murga para resistirse a adoptar medidas con carácter general para el conjunto de la ciudadanía o para extender a otros municipios las limitaciones impuestas en Ordizia, pese al preocupante aumento de casos antes de la cita con las urnas del pasado domingo.

Salud decide "resumir" la información diaria sobre la evolución cuando los contagios de los dos últimos días son los más altos desde el 30 de abril

El momento es la “clave” y ahora es momento de limitar la información que se facilita a diario. Porque, a partir de ahora, según ha dado cuenta el Departamento de Salud a modo de “aviso” en la parte final de la comunicación remitida este jueves, se van a reducir los datos diarios sobre la situación epidemiológica del covid-19. De este modo, desde este viernes, la información “se dará de forma resumida, manteniendo la imprescindible, concretamente el número de pruebas PCR realizadas el día anterior, el número de casos positivos detectados y su distribución por territorios históricos, municipios y zonas de salud, así como su distribución por sexo y edad”. También se facilitará “el número de ingresos en planta y en UCI”, pero se caerá la información de la situación diaria de los hospitales o la tasa R0, entre otros indicadores. Además, el Gobierno vasco no dará cuenta de los datos actualizados durante los fines de semana, ya que la información relativa al respecto se “dará a conocer el lunes”.

La decisión de reducir la información diaria —no es la primera vez que adopta esta medida durante la pandemia (ya lo hizo en mayo, en plena polémica por el avance del conjunto de Euskadi a la fase 1 de la desescalada)— se produce coincidiendo con el notable repunte de casos registrados en los dos últimos días en Euskadi, donde los positivos —60 el martes y 58 este miércoles— se sitúan en niveles no conocidos durante los últimos dos meses y medio, ya que hay que retroceder al 30 de abril para conocer un mayor número de casos.

En todo caso, el preocupante repunte de casos viene de la pasada semana, desde que el 7 de julio se registraran 30 casos, una cifra que se ha mantenido apenas invariable durante una semana —entre 31 y 27 positivos— para duplicarse en estas dos últimas jornadas. Desde la entrada de Euskadi en la ‘nueva normalidad’ el pasado 19 de junio, la cifra media de contagios hasta el 7 de julio era de apenas cuatro diarios.

Guipúzcoa, el territorio menos afectado por el coronavirus desde que se inició la pandemia, es a día de hoy el epicentro de la preocupación para las autoridades sanitarias vascas por la existencia de varios brotes. El Servicio de Salud da por "controlado" el foco de Ordizia, y ahora el brote más numeroso se da en Tolosa, donde los casos se elevan a 23 —los 17 comunicados el miércoles más lo seis de los que da cuenta este jueves el listado con los positivos de las últimas 24 horas—. En Getaria, por su parte, el foco detectado en un bar se mantiene en cinco positivos tras no registrarse ningún caso en las últimas 24 horas, según se refleja en esta tabla con la información por localidades.

País Vasco

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios