se disparan los contagios en los últimos días

Mascarilla, límites en bares y sin botellones y lonjas juveniles: la 'nueva normalidad' vasca

El Gobierno vasco impone desde este jueves el uso de la mascarilla, que será obligatoria en los paseos por la playa o la piscina, después de registrar la cifra de contagios más alta desde el 30 de abril

Foto: Una mujer pasea en bicicleta cubierta con una mascarilla por San Sebastián. (EFE)
Una mujer pasea en bicicleta cubierta con una mascarilla por San Sebastián. (EFE)

El uso de la mascarilla será obligatorio en Euskadi a partir de este jueves después de que el Departamento de Salud haya adoptado una medida que se resistía a implantar pese al notable incremento de casos de coronavirus en los últimos días. La decisión se ha tomado el día que Euskadi contabiliza el mayor número de contagios desde el pasado 30 de abril, con 60 positivos en pruebas PCR, de los que algunos están vinculados a brotes detectados en diferentes localidades y que han puesto en alerta al Gobierno vasco ante el riesgo de que la transmisión comunitaria se proyecte sin control sobre el conjunto de la comunidad.

El fin del estado de alarma ha supuesto una relajación en la ciudadanía a la hora de cumplir las medidas de higiene y de seguridad personal, así como las normas de distancia social, lo que está teniendo su reflejo en las cifras de positivos. Desde que el Gobierno vasco decretó la entrada en la 'nueva normalidad' el viernes 19 de junio, dos días antes de lo previsto para posibilitar los movimientos con Cantabria durante ese fin de semana, Euskadi ha contabilizado una media de 13 contagios por PCR al día. Preocupa especialmente lo ocurrido en los últimos ocho días, en los que se han registrado un total de 264 positivos por PCR –33 de media al día–. “El virus está empezando a ganar terreno”, advierte con preocupación la consejera de Salud, Nekane Murga.

Al uso obligatorio de la mascarilla “con independencia de la distancia interpersonal, tanto cuando se esté en la vía pública y en espacios al aire libre como cuando se esté en espacios cerrados de uso público o que se encuentren abiertos al público, y se pueda concurrir en el mismo espacio con otras personas”, le acompañan otra serie de medidas encaminadas a minimizar el riesgo de contagio y que se recogen en la orden dictada este miércoles por la consejera de Salud y que mañana entra en vigor con su publicación en el Boletín Oficial del País Vasco (BOPV).

Así, se han impuesto restricciones en la hostelería para evitar concentraciones de personas, y a partir de ahora no se permitirán más de diez personas por mesa o agrupación de mesas en los establecimientos, al tiempo que no se concederán nuevas autorizaciones de ampliaciones de horarios al amparo del reglamento de espectáculos públicos y actividades recreativas y se “dejarán sin efecto las que pudieran haberse concedido”. En este ámbito, no se suprime el servicio en barra, pero siempre que se mantenga una distancia física de 1,5 metros entre clientes o grupos de clientes.

La mascarilla será obligatoria "para los desplazamientos y paseos" en la playa y en la piscina, y en los bares salvo cuando se consuma

El Gobierno vasco ha cambiado de criterio y ha decidido seguir los pasos dados por numerosas comunidades –solo cinco CCAA se resisten a día de hoy a imponer el uso de la mascarilla, entre ellas Madrid y la Comunidad Valenciana–, y desde este jueves obligará a utilizar este elemento de protección, que los ciudadanos deberán utilizar en la playa o en la piscina salvo durante el baño o cuando se esté tumbado en la toalla, siempre que se respete la distancia de seguridad entre las personas, “a no ser que sean de la misma unidad convivencia”. La mascarilla será obligatoria "para los desplazamientos y paseos" en ambos escenarios, según determina la orden, que refleja igualmente que "las agrupaciones de personas, que no deberán ser superiores a diez personas, deberán respetar siempre la distancia interpersonal". Por su parte, en establecimientos y servicios de hostelería y restauración, incluidos bares y txokos, se deberá usar esta protección en todo momento salvo en el “momento de la ingesta de alimentos o bebidas”.

La obligación se convierte en recomendación a la hora de hacer deporte al aire libre. Murga, que ha comparecido este miércoles por primera vez con la mascarilla puesta durante su intervención para "concienciar" sobre su uso, ha sembrado dudas al dejar entrever que se debía utilizar la mascarilla al hacer ejercicio en el ámbito urbano tras sostener que “cuando uno corre o anda en bicicleta por una ciudad y se cruza con muchas personas eso deja de ser un acto individual, ya que conlleva interacción con otras personas”.

Sin embargo, la orden no hace ninguna alusión a la obligación de usar la mascarilla. Así, recoge que, entre las excepciones a lo obligación de su utilización, están “los supuestos previstos en el artículo 6.2 del real decreto ley 21/2020, de 9 de junio, de medidas urgentes de prevención, contención y coordinación para hacer frente a la crisis sanitaria ocasionada por el covid-19”. El artículo establece que no será exigible “en el caso de ejercicio de deporte individual al aire libre, ni en los supuestos de fuerza mayor o situación de necesidad o cuando, por la propia naturaleza de las actividades, el uso de la mascarilla resulte incompatible, con arreglo a las indicaciones de las autoridades sanitarias”. De este modo, la mascarilla es una recomendación.

La orden de la consejera de Salud establece la obligatoriedad del "uso adecuado" de la mascarilla, que "deberá cubrir desde parte del tabique nasal hasta el mentón incluido". Además, señala que "el tipo de mascarilla que se debe emplear no deberá estar provista de válvula exhalatoria, excepto en los usos profesionales para los que este tipo de mascarilla pueda estar recomendada". La no utilización de este elemento de protección podrá conllevar una multa de hasta 100 euros.

Murga: "El virus está empezando a ganar terreno: sabemos que hay un número elevado de personas asintomáticas propagándolo en la calle y en casa"

Murga, que a principios de abril, cuando se vivían los momentos más duros de la pandemia, respondió en una entrevista en El Correo que Pedro Sánchez "tendrá coronavirus" al ser cuestionada por qué no usaba mascarilla en contraposición con la actitud del presidente del Gobierno, ha justificado este miércoles que se imponga a día de hoy la utilización de este elemento de protección a la ciudadanía por el ritmo al que avanza el coronavirus en Euskadi. "En este momento es muy importante que nos concienciemos todos de que el virus está empezando a ganar terreno y a estar más frecuentemente entre nosotros, y sabemos que hay un número elevado de personas asintomáticas propagándolo en la calle y en casa", ha aseverado.

Las medidas establecidas por el Gobierno vasco para minimizar el riesgo de contagios llegan cuando se está dando nuevos brotes de coronavirus, coincidiendo con las "aglomeraciones de personas con descuido de las medidas de prevención en relación con actos de ocio y disfrute colectivos". A este respecto, se da por "controlado" el foco de Ordizia, el primero con transmisión comunitaria desde el inicio de la 'nueva normalidad' en Euskadi –hasta el día de ayer había 75 positivos vinculados al mismo–, pero hay otros focos activos que mantienen en alerta al Departamento de Salud, como los detectados en Tolosa y Getaria, con 17 y siete casos respectivamente.

Aumentan los focos de Tolosa y Getaria, y algunos positivos obligan a confinar a 250 usuarios de un camping de Zarautz y a 38 participantes en unas colonias de Bilbao

Estos brotes están obligando al Departamento de Salud a realizar centenares de pruebas PCR entre los vecinos de estas localidades para detectar de forma precoz los posibles positivos y evitar la transmisión comunitaria. Estos test han llegado este mismo miércoles a todos los clientes del camping Talai Mendi de Zarautz, donde unas 250 personas se encuentran confinadas como medida de prevención hasta conocer los resultados de los mismos después de que dos usuarios hayan dado positivo –en todo caso, Salud permite a aquellos que lo deseen volver a sus casas "mientras permanezcan aislados" hasta que la prueba determine si han resultado contagiadas o no–. También se encuentran en aislamiento domiciliario 30 niños y ocho monitores participantes en unas colonias de verano en Bilbao tras confirmarse un positivo en una de las niñas participantes.

El incremento de casos y los diferentes brotes activos están generando una gran preocupación entre los responsables del Departamento vasco de Salud, y más después de que en las últimas horas la cifra de contagios se haya situado a niveles de hace dos meses y medio. Además, preocupa el descenso en la edad media de los contagiados desde el fin del estado de alarma por las aglomeraciones que se están produciendo con motivo de fiestas y celebraciones. A este respecto, desde la entrada en vigor de la 'nueva normalidad' se han registrado un total de 1.192 positivos por pruebas PCR y test rápidos o serológicos. El mayor número de casos se da en el tramo de edad de 40 a 49 años, seguido por el de 50-59 y el de 30-39.

País Vasco

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios