UN MES DE ACTOS EN APOYO AL ETARRA PATXI RUIZ

Las cifras de la campaña de acoso radical: 103 ataques, 21 atestados y "varios" identificados

La Ertzaintza computa 48 actos violentos contra sedes del PNV, 21 del PSE y tres de Podemos, además del ataque a la vivienda de Mendia, durante la huelga de hambre del preso de ETA

Foto: Octavillas que llaman asesinos a Idoia Mendia y al PSOE en el ataque radical a la vivienda de la líder de los socialistas vascos. (EFE)
Octavillas que llaman "asesinos" a Idoia Mendia y al PSOE en el ataque radical a la vivienda de la líder de los socialistas vascos. (EFE)

La campaña de acoso llevada a cabo por radicales ‘abertzales’ en apoyo del preso de ETA Iñaki Ruiz durante su mes de huelga de hambre ha conllevado un total de 103 ataques a sedes de los partidos políticos, entidades bancarias y otros escenarios, entre ellos la vivienda de la líder del PSE-EE Idoia Mendia​ y su marido, el teniente alcalde de Bilbao Alfonso Gil. Ante todos estos actos violentos, la Ertzaintza ha instruido 21 atestados policiales, de los que dos corresponden a delitos de terrorismo contra bienes materiales, 18 a delitos de daños y uno de desórdenes públicos, y ha identificado a "varias personas presuntamente implicadas" en ellos, por lo que ha abierto las "diligencias correspondientes"

Este es el 'parte' de la Policía vasca sobre la incidencia de los ataques que han protagonizado supuestamente radicales disidentes con la línea oficial de la 'izquierda abertzale' durante la huelga de hambre que llevó a cabo el etarra condenado por el asesinato a tiros del concejal de UPN Tomás Caballero en 1998, que el pasado 10 de junio abandonó la protesta que había iniciado el 11 de mayo en la cárcel de Murcia II en la que cumple la pena. La información del Departamento de Seguridad con el balance de la campaña de acoso ha sido remitida al Parlamento Vasco por la consejera Estefanía Beltrán de Heredia en respuesta a dos interpelaciones del portavoz del PP en la Cámara de Vitoria, Carmelo Barrio, para conocer el alcance de la campaña de acoso y la respuesta policial llevada a cabo.

Uno de los ataques contra sedes del PNV.
Uno de los ataques contra sedes del PNV.

Cerca de la mitad de los ataques, un total de 48, han tenido como objetivo sedes del PNV —47 actos de violencia contra 'batzokis' y uno contra una oficina electoral— con el lanzamiento de pintura roja y pintadas de "asesinos" y que exigen la "amnistía general" de los presos de ETA. Es el mismo 'modus operandi' que siguieron los radicales contra un total de 21 sedes del PSE-EE y el domicilio particular de Bilbao de la secretaria general de los socialistas vascos. También fueron objeto de la diana de los radicales tres sedes de Podemos en Euskadi y la 'herriko taberna' situada en el caso viejo de Bilbao, que apareció con pintadas de "Sortu culpable".

Los ataques, que se atribuyen al grupo Movimiento Pro Amnistía, disidente de la 'izquierda abertzale', se iniciaron con pintadas en dos sedes del PNV y el PSE-EE en Portugalete (Vizcaya) el pasado 12 de mayo, apenas un día después del inicio de la huelga de hambre de quien fue expulsado de ETA en septiembre de 2017 por las críticas públicas que dirigió a EH Bildu y el colectivo mayoritario de presos etarras EPPK. Son los dos primeros actos violentos que registra la Ertzaintza, que sitúa los últimos ataques el 10 de junio, con pintadas en tres 'batzokis' vizcaínos, justo el día en el que se conoció que Ruiz había abandonado la huelga de hambre.

Junto a los ataques a las sedes de los partidos, los radicales protagonizaron 16 ataques a diferentes entidades bancarias, según refleja la información facilitada por la Ertzaintza en el Parlamento Vasco, que da cuenta de los actos de los que tuvo conocimiento la Policía vasca hasta el 15 de junio y que detalla por día, lugar y objetivo a lo largo de seis páginas. Los actos en apoyo a Patxi Ruiz también alcanzaron a oficinas de Correos, un autobús público en Azpeitia (Guipúzcoa), vehículos de empresas, instalaciones públicas o la sede de 'El Correo' en Bolueta (Bilbao), entre otros.

La campaña de ataques se ha saldado hasta la fecha con 21 atestados policiales instruidos por el Departamento vasco de Seguridad con base en la Ley Orgánica 10/1995 de 23 de noviembre, del Código Penal, de los que dos corresponden a delitos de terrorismo contra bienes materiales, 10 a delitos de daños cuando excedan de 400 euros, ocho a delitos de daños cuando no superan esta cantidad, y uno a desórdenes públicos. De todos estos atestados, a día 15 de junio se habían notificado a la Fiscalía un total de 17 —once a la de Bilbao, cinco a la de San Sebastián y uno a la de Barakaldo— y los cuatro restantes se encontraban en fase de ejecución.

Ataque a un autobús público de la Diputación de Guipúzcoa en Azpeitia en apoyo a Patxi Ruiz. (EFE)
Ataque a un autobús público de la Diputación de Guipúzcoa en Azpeitia en apoyo a Patxi Ruiz. (EFE)

Los actos violentos no han derivado en ninguna detención por parte de la Ertzaintza, según constata la consejera vasca de Seguridad en respuesta a la pregunta del PP sobre los arrestos practicados "fruto de las investigaciones policiales", si bien sostiene que "hasta el momento se han identificado a varias personas presuntamente implicadas en dichos actos, instruyéndose las correspondientes diligencias". Al respecto, deja constancia de que todos estos actos "punibles" están "siendo investigados" por la Policía vasca "a fin de que no quede impune su autoría".

La Ertzaintza no ha practicado detenciones, si bien afirma que "se han identificado a varias personas y se han instruido las correspondientes diligencias"

Los ataques se han producido sin la condena pública de EH Bildu, que solo cambió el paso y abandonó su silencio ante estas actuaciones tras el acto violento contra la vivienda de Mendia y Gil —la candidata a 'lehendakari', Maddalen Iriarte, afirmó que se había "cruzado una línea" y la portavoz municipal de Bilbao, la abogada Jone Goirizelaia, señaló que "estaba fuera de lugar y de contexto"—. En todo caso, su rechazo no vino acompañado de una condena en las diferentes instituciones ante un acto que se produjo poco después de que la coalición 'abertzale' mostrara su apoyo público al etarra y anunciara su intención de visitar al preso etarra en la cárcel de Murcia II para "conocer de primera mano su situación".

Incidentes en el Casco Viejo de Pamplona al enzarzarse jóvenes que protestaban por la situación del preso de ETA con algunos ciudadanos que les increparon y que obligó a la Policía a intervenir. (EFE)
Incidentes en el Casco Viejo de Pamplona al enzarzarse jóvenes que protestaban por la situación del preso de ETA con algunos ciudadanos que les increparon y que obligó a la Policía a intervenir. (EFE)

Además, días después del ataque contra el domicilio de la aspirante socialista a Ajuria Enea en las elecciones vascas del próximo 12 de julio, Arkaitz Rodríguez, líder de Sortu, la formación que domina la coalición 'abertzale', restó importancia a los ataques para poner el foco de atención en la situación personal del preso etarra: las pintadas —afirmó en unas declaraciones que suscitaron la crítica política y de las víctimas de ETA— se "quitan con acetona", pero la muerte de un recluso "no es reversible". "¿El sufrimiento y esa mancha negra que la familia de Tomás Caballero tiene tras su asesinato se quita también con acetona?", le preguntó la líder del PNV en Vizcaya, Itxaso Atutxa, en plena oleada de ataques contra 'batzokis'.

País Vasco

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios