PREVÉ UN 40% MENOS DE PEDIDOS ESTE AÑO

Alerta en el sector de máquina-herramienta: pide una "potente recapitalización industrial"

La AFM advierte de que el mantenimiento de las ayudas a la financiación y el impulso a la inversión en equipos con una fiscalidad que fomente la reinversión de beneficios son "clave" ante la crisis del covid

Foto: Trabajadores en una empresa china de ensamblaje de componentes para la automoción. (EFE)
Trabajadores en una empresa china de ensamblaje de componentes para la automoción. (EFE)

La crisis provocada por el coronavirus ha pillado a los fabricantes españoles de máquina-herramienta en una situación “mucho más sólida” que en la recesión económica de 2008 al estar en una “mejor posición” desde el punto de vista financiero. “Nos hemos pertrechado de financiación para afrontar los meses complicados haciendo uso de las posibilidades financieras que han surgido para poder competir”, pone en valor el presidente de la asociación española que agrupa a los fabricantes (AFM), César Garbalena.

Ahora bien, la difícil situación que atraviesan los principales sectores clientes —automoción, aeronáutica, ferrocarril, bienes de equipo, energía…—, con niveles de actividad “muy bajos” que “comprometen seriamente sus necesidades de inversión”, unido a la evolución “nada favorable” del mercado exterior —la AFM engloba a empresas eminentemente exportadoras—, ha hecho saltar las alarmas en el seno de una entidad que agrupa a medio millar de compañías que emplean a 16.500 personas y facturan más de 3.000 millones de euros anuales.

En este escenario, la AFM advierte de que el mantenimiento de las medidas de ayuda a la financiación y el impulso a la inversión en equipos productivos con alto efecto multiplicador a través de medidas fiscales que fomenten la reinversión de beneficios y planes de renovación y digitalización de medios productivos se antojan a día de hoy “clave” para los fabricantes de máquina-herramienta en su condición de “motor fundamental” de la actividad industrial. “Tras este parón debemos generar un potente proceso de recapitalización industrial”, advierte Garbalena ante la situación que aguarda al sector, que, según vaticina, “mostrará sus dificultades unos meses más adelante”. “El sector está sometido a una gran presión”, enfatiza quien lidera la organización que representa los intereses de la Fabricación Avanzada y Digital en España.

De momento, la caída de los pedidos en los primeros cinco meses del año se sitúa por encima del 35%, con la previsión de que el ejercicio se cierre con un descenso superior al 40%. Por su parte, la bajada en la facturación será un más contenida, alrededor del 20%, gracias a que “estirar al máximo” la cartera acumulada a comienzos de este 2020 permitirá “navegar a muchas empresas hasta final de año”.

Se prevé que la facturación caiga el 20% este 2020: "Estirar al máximo" la cartera de pedidos permitirá "navegar a muchas empresas hasta final de año"

La previsión de un “año difícil” en lo que respecta a la actividad productiva y “muy compleja” en cuanto a captación de pedidos, dadas además las “dificultades” para acceder a China, el único mercado que ha rearrancado con “cierta fuerza” a partir de abril, llevará al sector a un 2021 en el que “el esperado repunte de actividad de nuestro sectores clientes será crucial para nuestra supervivencia”, según alerta el director general de la AFM, Xabier Ortueta. “Necesitamos ir viendo lo que sucede con el resto de los sectores. No depende solo de nosotros. Necesitamos que los demás sectores recobren el tono. Y esto va a llevar su tiempo”, subraya.

César Garbalena (d) y Xabier Ortueta, en una comparecencia de la AFM. (EFE)
César Garbalena (d) y Xabier Ortueta, en una comparecencia de la AFM. (EFE)

“Tenemos que ser capaces de resistir este tiempo”, remarca. Por ello, ante estos “plazos complejos” que se manejan para que los sectores clientes a los que se da servicio recuperen el tono, la AFM demanda a las administraciones que faciliten el disponer de financiación hasta que los usuarios de máquina-herramienta vuelvan a invertir, así como su respaldo “para ir a por los clientes allá donde están” en un escenario en el que el acceso a los mercados se antoja tremendamente complicado ya solo a la hora de poder viajar. “Es importante disponer de todos los recursos, propios y de apoyo institucional, para una salida en masa a competir por los clientes. Tanto ICEX como las administraciones locales deberán contar con programas abundantes y flexibles que empujen a las empresas”, apunta Garbalena.

La AFM propone que los beneficios empresariales que se reinviertan en equipamiento productivo puedan ser "amortizados en exceso"

En materia de fiscalidad, entre otros medidas, propone que los beneficios empresariales que se reinviertan en equipamiento productivo puedan ser “amortizados en exceso”, en línea “similar” con el ejemplo “muy interesante” que ha utilizado en Italia a lo largo de los últimos tres años, con posibilidad de amortizar hasta el 140% del valor para los equipos industriales con efecto multiplicador —cualquier máquina-herramienta u otros equipos para producir— y hasta el 250% para los equipos conectados o 4.0. “Es esencial para que la apuesta sea reinvertir los beneficios empresariales en nuevas capacidades productivas y competitividad industrial”, asevera.

En el actual contexto, las necesidades del sector, que serán expuestas este viernes a los socios de la AFM en la asamblea general, también se fundamentan en materia de innovación, y más cuando se habla de máquinas “muy avanzadas y potentes a nivel tecnológico”. En los actuales momentos de menor actividad, la asociación entiende que es “fundamental” contar con recursos suficientes para seguir desarrollando aplicaciones innovadoras. “Estos meses más que nunca necesitamos seguir invirtiendo en innovación para tener productos más potentes digitalizados cuando empiece el arranque. Es esencial construir junto a las administraciones el puente para la I+D que permita arrancar con nuevas propuestas al mercado”, defiende el presidente de la asociación.

La crisis del coronavirus ha dejado sin efecto el esperanzador comienzo que se dio en los dos primeros meses del año después de que la producción cayera un 9,46% en 2019 para el sector en su conjunto —máquinas de arranque y deformación, componentes, herramientas, accesorios—, lo que puso fin a cinco años de crecimiento acumulado. “La preocupación ahora es vender”, afirma Ortueta.

La crisis del covid deja sin efecto el esperanzador comienzo de año después de que la producción cayera un 9,46% en 2019 tras 5 años de crecimiento

En todo caso, pese a las malas perspectivas a corto plazo, la AFM prefiere alimentar de optimismo su discurso con la mirada puesta en el futuro. Así, espera que se pueda dar una “paulatina recuperación” en el último trimestre de año que permita “tomar impulso” en el primer semestre de 2021. “No hay hueco para el pesimismo”, evidencia Ortueta. “Se trata de aguantar unos meses difíciles”, incide.

De momento, según resalta el presidente de la AFM, “apenas se ha recurrido” a ERTE dentro de la máquina-herramienta, que “trata de mantener la producción consumiendo la razonable cartera de pedidos con la que comenzó el año” y tras “haberse pertrechado de financiación para afrontar los meses más complicados que están por venir”. A este respecto, pone en valor que se ha logrado mantener el 65% de las ventas durante los primeros cinco meses del año en relación con 2019 en unas “circunstancias espantosas, terroríficas”. En todo caso, la AFM se muestra partidaria de extender los ERTE hasta diciembre, ya que “son bienvenidas todas aquellas medidas de flexibilidad que permitan adaptarnos a lo que está pasando”, y en previsión de que la cartera de pedidos se pueda quedar “vacía”.

País Vasco

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios