Malestar en Urkullu y el PNV por el acuerdo

Sánchez activa los traspasos a Euskadi tras el polémico pacto con Bildu y en puertas del 12J

Los gobiernos español y vasco actualizarán el cronograma de transferencias paralizado por el Covid-19 y culminarán el traspaso de las tres primeras competencias cuando Euskadi se sitúe en la fase 3

Foto: Darias y Erkoreka en su reunión del pasado 20 de febrero para abordar el proceso de transferencias a Euskadi. (EFE)
Darias y Erkoreka en su reunión del pasado 20 de febrero para abordar el proceso de transferencias a Euskadi. (EFE)

Primero fue la situación de interinidad del Gobierno de Pedro Sánchez la que dejó en stand by el traspaso de una treintena de competencias acordado entre los Ejecutivos español y vasco. Con posterioridad la crisis sanitaria provocada por el coronavirus, y que mantiene en el estado de alarma vigente en España desde el 14 de marzo, puso freno al cronograma establecido por ambas administraciones apenas unos días antes, el 20 de febrero. Ahora, Madrid y Vitoria van a retomar en breve el proceso por tercera vez dada la evolución satisfactoria de la pandemia.

Lo harán una vez el País Vasco se encuentre en la fase 3 del plan de desescalada diseñado por Sánchez para regresar a la "nueva normalidad", lo que, según los plazos establecidos, debería producirse en condiciones normales en dos semanas, si bien los tiempos se podrían acortar después de que el Ejecutivo haya abierto este fin de semana la puerta de par en par a que las comunidades pasen de etapa antes de los previsto, en un periodo de tan solo siete días.

Para entonces, cuando la Comunidad Autónoma Vasca se sitúe a las puertas de la última fase establecida por el Gobierno para poder recobrar al 100% la normalidad, la Comisión Mixta de Transferencias se reunirá de forma presencial para, por un lado, actualizar el calendario para el traspaso de la treintena de competencias pendientes para completar el Estatuto de Gernika –y que incluye, ahora sí, la cesión de la cesión del régimen económico de la Seguridad Social como 'colofón'– y, por otro lado, culminar las tres primeras transferencias que estaban pactadas y cuya ejecución se había paralizado por el Covid-19.

De hecho, estaba previsto que el proceso de traspasos al País Vasco comenzara a materializarse a efectos prácticos curiosamente el 16 de marzo –esto es, el primer día de entrada en vigor del estado de alarma decretado por Sánchez para hacer frente a la pandemia–, cuando el Gobierno español iba a dar luz verde a la cesión de las tres primeras competencias estipuladas, relativas a productos farmacéuticos, seguro escolar y ayudas previas a la jubilación ordinaria de trabajadores afectados por un expediente de regulación de empleo (ERE), con su oficialización en la reunión de la Comisión Mixta de Transferencias.

La Comisión Mixta de Transferencias se reunirá de forma presencial en unos días para culminar el traspaso de las 3 primeras competencias a Euskadi

De este modo, la materialización de los tres primeros traspasos se va a producir a las puertas de las elecciones autonómicas vascas, que se celebrarán el 12 de julio después de que la crisis sanitaria obligara a suspender los comicios previstos para el 5 de abril. Además, la decisión de reactivar la treintena de transferencias pendientes al País Vasco, acordada este lunes en la reunión por videoconferencia mantenida por la ministra de Política Territorial y Función Pública, Carolina Darias, y el portavoz del Gobierno vasco, Josu Erkoreka, encierra una gran significación política, ya que llega después del polémico acuerdo que alcanzó la pasada semana el Ejecutivo de Sánchez con EH Bildu para derogar la reforma laboral y que ha provocado la enérgica protesta pública del lehendakari, Iñigo Urkullu, y del presidente del PNV, Andoni Ortuzar, por un pacto suscrito con su gran rival en las urnas.

“A lo largo de esta crisis del coronavirus hemos ido gastando las dosis de confianza que teníamos en este Gobierno. El depósito de confianza del PNV en el Gobierno y en Sánchez tiene la luz de reserva encendida”, denunció el viernes el presidente 'jeltzale', quien avisó al presidente del Ejecutivo español de que la legislatura "difícilmente" va a tener recorrido con la "falta de coherencia" evidenciada con el pacto con EH Bildu, que llega además "enajenándose la buena disposición" de la formación nacionalista. "No creo que sea muy inteligente por su parte", aseveró para emplazarle a decantarse por uno u otro socio con la advertencia de que "en mitad del río no es bueno cambiar de caballo".

En este malestar incidió ayer el lehendakari durante la tradicional reunión de los domingos de Sánchez con los presidentes autonómicos desde que se decretó el estado de alarma al reprocharle el "desconcertante" acuerdo suscrito con la antigua Batasuna, entre otras críticas por la forma de actuar del presidente del Ejecutivo español. Ahora, apenas 24 horas después, el Gobierno realiza un relevante gesto político para aplacar los ánimos dentro del equipo de Urkullu y en el PNV. De este modo, el presidente vasco, que aspira a un tercer mandato, se presentará a la cita con las urnas con las primeras competencias a Euskadi en el zurrón como tarjeta electoral para contrarrestar la polémica gestión de la crisis sanitaria y del derrumbe de Zaldibar, con el reciente anuncio de la Comisión Europea de investigar las "importantes deficiencias" que existían en el vertedero antes de que se viniera abajo sepultando a dos trabajadores que permanecen, más de tres meses después, bajo una montaña de basura.

País Vasco

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios