Euskadi insiste con su desescalada ante la caída de contagios al nivel previo a la alarma
  1. España
  2. País Vasco
Los positivos caen a cifras del 10 de marzo

Euskadi insiste con su desescalada ante la caída de contagios al nivel previo a la alarma

La evolución del Covid refuerza al Gobierno vasco para reclamar a Sánchez un plan de vuelta a la normalidad por comunidades pactado e ir más allá de permitir salir a los niños desde el día 27

Foto: Urkullu, con mascarilla, en una visita a las instalaciones de Tknika, donde se elaboran seis prototipos de mascarillas. (Irekia)
Urkullu, con mascarilla, en una visita a las instalaciones de Tknika, donde se elaboran seis prototipos de mascarillas. (Irekia)

La evolución del coronavirus en el País Vasco en el inicio de la cuenta atrás para que la primera flexibilización del estado de alarma sea una realidad ha reforzado al Gobierno vasco en sus reivindicaciones de que las primeras excepciones al confinamiento no se limiten desde el próximo lunes a que únicamente los pequeños puedan salir de casa y que la desescalada no sea homogénea en el conjunto de España, sino que atienda a la realidad de cada comunidad en función de la situación que presente la pandemia con medidas consensuadas con los gobiernos regionales.

La semana previa al inicio de la etapa de desescalada se ha iniciado con los datos más bajos de contagios en el País Vasco desde el pasado 10 de marzo, esto es, desde antes de que el Gobierno de Pedro Sánchez decretara el estado de alarma el día 14 de ese mes para hacer frente a la imparable expansión de la pandemia —un día antes el Ejecutivo de Vitoria había aprobado la Declaración de Emergencia Sanitaria a raíz del avance del Covid-19—. El 10 de marzo se contabilizaron 55 nuevos positivos, una cifra prácticamente similar a los 59 infectados de este pasado domingo, cuando además se registró una de las cifras de fallecidos más bajas en este último mes largo, con 19.

Euskadi inicia la semana previa a la flexibilización del estado de alarma con 59 contagios registrados el último día, la cifra más baja desde el 10 de marzo

El Gobierno vasco considera que el actual escenario, que llega tres semanas después de que anunciara que Euskadi había entrado en la fase de “estabilización” de la pandemia, le carga de razón a la hora de exigir a Sánchez que aplique el modelo alemán de desescalada atendiendo a la realidad de cada Länder, y en el que las diferentes medidas se adoptan de forma conjunta con los gobiernos de esos estados. Además, defiende que la actual evolución de la pandemia hace necesario que la flexibilización del estado de alarma desde el día 27 atienda igualmente a la apertura escalonada de comercios y pequeños negocios y a la realización de actividad física de manera individual.

placeholder La estatua en honor al músico donostiarra Raimundo Sarriegi, en San Sebastián, luce una mascarilla. (EFE)
La estatua en honor al músico donostiarra Raimundo Sarriegi, en San Sebastián, luce una mascarilla. (EFE)

De momento, el Ejecutivo de Vitoria se ha encontrado con el rechazo público de Sánchez a ir más allá en esta primera fase de flexibilización de otorgar el permiso a los menores y el planteamiento genérico a la puerta abierta a una posible desescalada territorial. Una respuesta que se queda muy corta para las aspiraciones del Gobierno de Iñigo Urkullu, que pretende dotar de más sustancia al plan de vuelta a la normalidad ya desde sus primeros pasos después de seis semanas de confinamiento general.

Foto: Urkullu se dispone a presidir el Comité Asesor del Plan Vasco de Protección Civil. (Irekia)

Por ello, a las puertas de que el Consejo de Ministros de este martes acuerde el qué se va a adoptar y el cómo se va a llevar a cabo dentro de esta primera flexibilización del estado de alarma que, en todo caso, prolongará el confinamiento de la población hasta el 10 de mayo con carácter general, el Ejecutivo de Vitoria busca incrementar la presión sobre Sánchez para que amplíe el radio de acción de esta primera “descompresión social y económica” demandada.

Urkullu sabe que no está solo en estas pretensiones que suman a otras comunidades autónomas, que también defienden ir más allá desde el próximo lunes sin esperar a las cifras de la evolución de pandemia durante esta semana. Y, en su caso, el Ejecutivo de Vitoria se remite a la objetividad de los datos, con la progresiva mejoría durante el mes de abril en la evolución epidemiológica y en la carga asistencial, según apuntan fuentes del Gobierno, que defienden que los datos de las últimas 24 horas, hasta las 20:00 de este domingo, representan la vacuna idónea para Euskadi de cara a propagar la flexibilización del estado de alarma que este lunes ha iniciado su sexta semana de vigencia.

Foto: La consejera vasca de Sanidad, Nekane Murga. (EFE)

El director de Planificación, Ordenamiento y Evaluación Sanitaria del Gobierno vasco, Mikel Sánchez, ha asegurado este lunes que seguirán “insistiendo y trabajando” para que el Ejecutivo español atienda al planteamiento de dar mayores pasos desde este próximo lunes en las medidas de “descompresión social y económica” que reclama el gabinete de Urkullu. Ha ahondado así en el discurso de este domingo del lendakari ante Sánchez en la reunión vía telemática con los presidentes autonómicos, en la que el presidente vasco reclamó la “conveniencia de adoptar a partir del 27 de abril” la apertura limitada y regulada de comercios y pequeños comercios “con estrictas medidas de seguridad y distanciamiento físico” y la autorización de la actividad física individual en espacios abiertos en condiciones de limitación de tiempo.

“Al menos, en el caso de Euskadi”, reclamó Urkullu, apelando a “la consciencia de que conformamos un Estado compuesto con marcos competenciales claramente diferenciados que deben respetarse y con realidades socio-económicas distintas”. En esta línea, demandó el modelo establecido por la canciller alemana Angela Merkel de pactar con los Länder las medidas de desescalada del confinamiento, con los ejemplos de la apertura de comercios y colegios de forma inminente y la prohibición de grandes eventos hasta el 31 de agosto.

Urkullu prioriza un "proceso de transición singularizado con cada comunidad" a una "desescalada asimétrica con pilotaje del Gobierno"

“El acuerdo conlleva que cada estado establece, ahora, los programas de aplicación de estos acuerdos básicos”, enfatizó sobre las ‘bondades’ del modelo alemán el lendakari, quien antepuso poner en marcha un "proceso de transición a la nueva normalidad construido de modo compartido y singularizado con cada comunidad" desde la “coordinación y la responsabilidad” a un planteamiento de “desescalada asimétrica con el pilotaje del Gobierno español”.

placeholder El portavoz del PNV, Aitor Esteban. (EFE)
El portavoz del PNV, Aitor Esteban. (EFE)

Esta misma exigencia la ha puesto este lunes sobre la mesa el portavoz del PNV en el Congreso, Aitor Esteban, que ha preguntado al Gobierno “por qué no se hace aquí” lo que aplica Alemana, donde el estado de alarma “no es en todo el país, sino que lo decreta cada Länder y se toman las decisiones junto a los gobiernos” de esos estados. “El modelo debería ser el de Alemania y los Länder”, ha aseverado el líder en Madrid de la formación ‘jeltzale’, que hasta ahora ha respaldado a Sánchez en las sucesivas prórrogas del estado de alarma, si bien se muestra reacio a reeditar los Pactos de La Moncloa como plantea Sánchez.

En este sentido, a la espera de que el Consejo de Ministros acuerde los términos concretos de los nuevos 15 días de confinamiento de cara a su aprobación posterior en la Cámara Baja, Esteban ha advertido al presidente del Gobierno de que “es más fácil encauzar las cosas si se explican, comparten y debaten antes”.

Foto: Urkullu se dirige a su comparecencia vía telemática, este martes en Lehendakaritza. (EFE)

La cifra de infectados en las últimas 24 horas ha situado al País Vasco en un escenario de contagios previos al estado de alarma. Además, los 59 positivos se han dado tras la realización de 2.340 pruebas diagnósticas del coronavirus, lo que supone que el 97,5% dio negativo. En todo caso, el País Vasco se mantiene como quinta comunidad más afectada por la pandemia después de Madrid, Cataluña, Castilla-La Mancha y Castilla y León con un total de 12.628 personas infectadas, de las que 974 se encuentran hospitalizadas —el 7,7% del total—. Por su parte, el número de fallecimientos se sitúa en 1.081 tras los 19 contabilizados durante el último día.

Coronavirus Iñigo Urkullu Pandemia Noticias de País Vasco Consejo de Ministros Angela Merkel Pedro Sánchez PNV Vitoria
El redactor recomienda