docente del colegio Trueba de Bilbao

El profesor que pone humor a la reclusión y propaga el ánimo entre alumnos (y padres)

Iñaki Zulueta envía a sus alumnos vídeos graciosos realizados en su casa de forma previa a las grabaciones con las tareas del día que son un éxito más allá de las paredes virtuales del centro

Foto: El profesor del colegio Trueba de Bilbao Iñaki Zulueta, con algunos elementos que utiliza para los vídeos humorísticos para animar a los alumnos del centro. (EC)
El profesor del colegio Trueba de Bilbao Iñaki Zulueta, con algunos elementos que utiliza para los vídeos humorísticos para animar a los alumnos del centro. (EC)

"No aguantaba más el confinamiento y me he venido a los Pirineos. Pero me ha pillado una tormenta descomunal. Hace 15 grados bajo cero. Esto es horrible. No hay más que truenos y relámpagos [se oye el ruido de fondo]. Me parece que voy a tener que llamar al 112 ¡Qué horror! Esto es el infierno”… El vídeo de SOS de Iñaki Zulueta se interrumpe cuando la puerta de la habitación se abre, se enciende la luz y su hija, que estaba pasando el aspirador por la casa –de ahí el ruido–, desmonta la tienda de campaña improvisada con mantas y le dice: "Aita, ¿pero qué haces? Deja de hacer el tonto y vete a dar la clase de Lengua ¡anda!".

El profesor que pone humor a la reclusión y propaga el ánimo entre alumnos (y padres)

Zulueta es un profesor de 60 años de Lengua que da clases de Primero y Segundo de ESO en el colegio Trueba de Bilbao que ha decidido poner humor al confinamiento domiciliario para combatir el coronavirus con el envío de forma habitual de vídeos graciosos grabados en su casa con él de protagonista a sus 120 alumnos que preceden a las grabaciones con las tareas educativas del día. Él, como los más de 60 docentes que componen la cooperativa de profesores que integra este centro concertado hasta Bachiller –fue la primera cooperativa de trabajo asociado de Euskadi con su constitución en 1983–, tiene plenamente asumido que en la actual situación de emergencia sanitaria por el coronavirus, que ha cerrado las aulas sine die con los alumnos recluidos en sus hogares, "lo más importante no está en si se aprende un contenido más o menos sino en mantener la estabilidad emocional, el vínculo profesor-alumno".

"No podemos mandar deberes por mandar. Lo más importante no está en aprender un contenido más o menos sino en mantener la estabilidad emocional"

Su fórmula para levantar el ánimo de los escolares en los que son los momentos más difíciles de sus más de tres décadas de trayectoria docente en este recinto está siendo todo un éxito, ya que no solo demandan más y más vídeos sus alumnos, sino también los 850 alumnos de este centro que mantiene conectados online a todos sus miembros... y hasta los propios padres, que le reclaman una mayor producción más allá de una grabación humorística cada dos días.

El profesor que pone humor a la reclusión y propaga el ánimo entre alumnos (y padres)

"Esto es el 'no va más'. No contaba con la respuesta de los padres. 'A ver cuándo mandas otros', me comentan. Deben de estar muy aburridos, más que los chavales", ríe el que es presidente de la cooperativa de profesores. Zulueta descuelga el teléfono y, como bromea, "la productora está cerrada de momento". Ideas hay muchas y sobra el tiempo para llevarlas a la práctica, pero falta material en casa. "Si llego a estar en el colegio, mando un vídeo todos los días", exclama. Un abrigo de su mujer, la fregona, un brócoli, unos calcetines, un plátano, una colcha... componen la variada escenografía para una producción que implica a su esposa e hija.

La fregona, un brócoli, unos calcetines, un plátano, una colcha... componen la variada escenografía para una producción que implica a su esposa e hija

Gestionar las emociones de los alumnos ya se encontraba en el manual educativo del colegio Trueba antes de que el coronavirus se adentrara en las aulas y ahora cobra "más importancia si cabe" con la reclusión domiciliaria y la posibilidad de que la actividad presencial no se retome hasta el próximo curso. En este escenario –defiende–, incentivar anímicamente a los escolares puede ser tan importante como completar su formación, avanzar en su currículo educativo. "No podemos mandar deberes por mandar", asevera para defender la necesidad de "la gestión de la cercanía".

El profesor que pone humor a la reclusión y propaga el ánimo entre alumnos (y padres)

Cuando el coronavirus comenzó a dar muestras de la magnitud que se avecinaba, los profesores se vieron forzados "precipitadamente" a pensar cómo poder "llevar el calor" a los alumnos en las duras fechas que aguardaban. Zulueta se puso manos a la obra, y el martes día 17, el segundo día laborable de vigencia de las medidas decretadas con motivo del estado de alarma, envió un vídeo gracioso a modo de preludio de las tareas en el que sigue por casa a una larga fila de patitos a la búsqueda de un tesoro que resulta ser... un rollo de papel higiénico. "¡Qué maravilla de tesoro! Siento no poder compartirlo con vosotros, pero cuidado porque dice algo...", exclama mientras abre el rollo donde se puede leer 'Trabajo de lengua' en tinta roja sobre el blanco. "¡El tesoro! Hasta el próximo vídeo", se despide.

El vídeo surgió "de forma espontánea", pero la entusiasta respuesta entre el alumnado y los padres –"fue muy bien recibido"– le animó a seguir con estas grabaciones de cara a "acercarme a los chavales". Ahora, las producciones no se limitan al humor previo, ya que también incluye vídeos sobre ortografía, corrección de errores, recitales de poesía, concursos o acertijos. Siempre bajo la óptica del humor, que también impregna los encargos educativos y didácticos. Así, Zulueta no ha dudado en desmembrar un brócoli caracterizado como el coronavirus al dar cuenta de una de las tareas.

El profesor que pone humor a la reclusión y propaga el ánimo entre alumnos (y padres)

La directora del centro, Mari Mar Carrero, resalta que la proyección de la pandemia "ha dado pie a que muchos profesores muestren toda su capacidad creativa y toda su vocación" con invitaciones a los alumnos "a trabajar cada día arrancándoles antes una sonrisa o una carcajada a través de vídeos propios donde les proponen el trabajo y les dan mensajes de ánimo". La actual situación –expone– ha "mostrado claramente que la escuela presencial no puede ser sustituida por la virtual, pero en este paréntesis hay que tirar puentes para seguir en contacto".

La creatividad, además, no se limita al plantel docente. Los estudiantes de este colegio bilbaíno construyeron en 2017 en las instalaciones del centro una réplica a tamaño real de una caverna que incluye pinturas rupestres dentro de un proyecto pedagógico denominado ‘Atapuercos’ para explicar cómo era la vida en la época de las cavernas. La cueva prehistórica, de más de 300 metros cuadrados de superficie, sin luz natural y a la que se accede a gatas –en algunos momentos tiene un metro de altura escaso– emula el modo de vida de los habitantes de la época, con sus formas de alimentarse, comunicarse o de relacionarse ellos mismos y con la naturaleza. Ahora, el centro contempla habilitar esta cueva como un escenario de 'escape room' para impulsar el ingenio entre los alumnos con pruebas de diferente nivel.

Cueva prehistórica construida por los alumnos del colegio Trueba de Bilbao en las instalaciones del centro educativo. (EC)
Cueva prehistórica construida por los alumnos del colegio Trueba de Bilbao en las instalaciones del centro educativo. (EC)

Hasta entonces, la creatividad será por la Red, a través de unos vídeos que, además, han salido de las paredes virtuales del colegio Trueba. "Han corrido como la espuma", afirma Zulueta. Como buen vasco, asegura que "medio Euskadi" le está "viendo hacer tonterías" –luego rebaja el alcance a "medio Bilbao" (no debe ser tan vasco, pensarán algunos)–. Entre los comentarios recibidos ante unas producciones que se realizan sin guión y sin cortes –son primeras tomas–, también hay de exalumnos a quienes les han llegado las piezas de "varios rebotes".

¿Se ha perdido el mundo de la interpretación un actor en potencia? La respuesta de Zulueta se aleja de personalismos. "Forma parte de la obsesión que tenemos en el colegio por diferenciarnos, con una estructura educativa muy dinámica", señala quien ha demostrado que es posible pescar con una caña desde la terraza de casa, incluso medusas. Sea cuestión personal o grupal, lo cierto es que el Trueba debe ser el único colegio donde los alumnos reclaman permanentemente más y más tareas.

El Trueba debe ser el único colegio donde los alumnos piden estos días más y más tareas: "Forma parte de la obsesión que existe por diferenciarnos"

Por lo pronto, el último y anhelado vídeo previo a los trabajos escolares llega 'calentito' este miércoles. En él, ante la cercanía de la Semana Santa, Zulueta aparece vestido de cofrade, con un capirote negro largo de cartulina, dando los pertinentes pasos al son de la música. "Chavales, tranquilos, que soy yo. He venido a Córdoba o Sevilla, no lo tengo muy claro, porque en Getxo se habían acabado las mascarillas. ¿Para qué las vas a importar de China? Mira que elegancia, con esta velita aquí...", afirma mientras le interrumpe la voz de su hija. "Deja de hacer el tonto que te toca poner la mesa", asevera mientras le quita de un golpe el capirote. Hasta el próximo vídeo, aguardarán los alumnos. "Y que llegue pronto", pensarán algunos.

País Vasco

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios