ante el aumento de quejas a la Policía Local

Con la música a otra parte: Donostia llama a silenciar las sesiones nocturnas en balcones

El ayuntamiento advierte de que el incremento de fiestas para animar la reclusión domiciliaria está "penalizando a muchas personas mayores y enfermas, y a profesionales sanitarios"

Foto: Música en balcones para amenizar la reclusión domiciliaria por el coronavirus. (EFE)
Música en balcones para amenizar la reclusión domiciliaria por el coronavirus. (EFE)

Para la inmensa mayoría es una especie de vía de escape, una forma de evadirse del duro confinamiento impuesto por el decreto de alarma, pero no todos son bailes y aplausos en las sesiones musicales nocturnas que están propagándose estos días por los balcones para animar la cuarentena domiciliaria a las comunidades de vecinos del entorno. El desahogo pretendido con estas actividades se está convirtiendo en una losa o molestia para aquellas personas que en estos momentos demandan más si cabe tranquilidad al estar expuestos en primera línea por el avance del coronavirus, ya sea por la importante carga de trabajo diaria o por la situación personal en la que se encuentra, entre otras circunstancias.

Es por ello que, ante las fiestas que se montan diariamente en algunos balcones de la ciudad, el Ayuntamiento de San Sebastián ha realizado un llamamiento público a “evitar ruidos excesivos en la vivienda”. El emplazamiento se fundamenta en el incremento de las quejas que se está dando conforme avanzan los días de confinamiento por las molestias que generan estas actividades y que superan las 70 llamadas a la Guardia Municipal desde que hace ocho días entraran en vigor las medidas decretadas dentro del estado de alarma para frenar la imparable expansión del coronavirus.

Las llamadas de queja a la Policía Local por estas sesiones se van incrementando conforme avanzan los días de confinamiento: ya superan las 70

El concejal de Seguridad Ciudadana y Protección Civil, Martin Ibabe, ha alertado este lunes de que estas sesiones festivas “están penalizando a muchas personas”. En concreto, ha citado a dos colectivos como los grandes perjudicados: las personas mayores o enfermas, dada la situación de “vulnerabilidad” en la que se encuentran, y el personal sanitario, que “está sufriendo una carga extraordinaria de trabajo y que no puede descansar debido a este tipo de situaciones con decibelios excesivos”.

En una ciudad forzada a convivir con el silencio —la población que sale a la calle dentro de las excepciones permitidas apenas articula palabra—, muchas personas ven una liberación cuando el reloj marca las 20:00, con los iniciales aplausos desde los balcones a los sanitarios que luchan contra el Covid-19 y, en algunos casos, las posteriores actividades musicales programadas para levantar los ánimos de la vecindad. Hay sesiones ‘caseras’ pero también espectáculos de Dj profesionales que, de forma general, concitan más aplausos y reconocimientos que quejas y protestas.

Muchos vecinos, incluso, se suman a la fiesta moviendo las luces de la linterna del móvil, lo que hacer que determinadas zonas se conviertan en auténticas discotecas nocturnas. Ibabe asume que, en una “situación complicada de confinamiento”, sacar altavoces a la calle “puede hacer más llevadera” la reclusión. Pero llama a bajar el volumen y no superar los decibelios permitidos por normativa para no castigar a “aquellas personas que están peleando por todos nosotros para darle la vuelta a esta situación”. La llamada a la “colaboración de todos los hogares” para llevar la música a otra parte (o, al menos, silenciarla) busca frenar el incremento de llamadas de queja a la Central de Coordinación 092 de la Guardia Municipal, la mayoría de las cuales proceden de domicilios en los que residen personas mayores o enfermas, que —como recalca Ibabe— “no pueden ni tan siquiera salir a hacer la compra por su vulnerabilidad o estado de salud”.

Según los últimos datos del Departamento vasco de Salud, San Sebastián es con diferencia la capital vasca menos afectada por la pandemia, con 75 positivos registrados, frente a los 815 de Vitoria o los 289 de Bilbao. En el conjunto del País Vasco, es la quinta ciudad con mayor número de contagios al ser superada por las localidades vizcaínas de Basauri (123) y Getxo (90). El hospital de Donostia cuenta con 64 personas hospitalizadas por coronavirus, de las que ocho se encuentran en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI).

País Vasco

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios