SE ENSAÑARON CON LA VÍCTIMA

Tres menores dan una paliza a una niña de 12 años para robarle el móvil en Bilbao

La policía aún no ha podido encontrar a los agresores, de los que solo sabe que son dos chicos y una chica menores de edad

Foto: La Ertzaintza busca a los ladrones, aunque todavía no ha dado con los tres agresores
La Ertzaintza busca a los ladrones, aunque todavía no ha dado con los tres agresores

Una niña de 12 años había quedado el pasado domingo con una amiga en un parque infantil de Bilbao. Como la otra menor se retrasaba, decidió ir en su busca, por el barrio de Txurdinaga, en el este de la capital vizcaína, y ahí fue donde se cruzó con tres jóvenes. Se trataba de dos chicos y una chica, todos ellos menores de edad y de etnia gitana.

Los tres jóvenes preguntaron a la niña la hora y su edad, pero ella solo respondió a la primera pregunta y después se fue. Sin embargo, tal y como publica El Correo, poco después los tres jóvenes se dieron la vuelta y fueron a por ella, cogiéndola del pelo y propinándola una paliza con patadas y puñetazos por todo el cuerpo.

El fin último era robar el móvil a la menor y lo consiguieron, pero la niña de 12 años no se resignó y salió a por ellos para recuperar su teléfono. Pero cuando les alcanzó se dieron la vuelta y la amenazaron si denunciaba los hechos: “Me asustaron y me amenazaron de muerte si se lo decía a alguien”.

“Una paliza de cuidado”

La niña decidió huir corriendo y en su camino se encontró con una pareja, a la que pidió su móvil para poder llamar a su madre. Tras hacerlo, también pidieron la presencia de la Ertzaintza, que se personó en el lugar de los hechos para tomar declaración a la menor y salir en busca de los agresores, aunque de momento no han tenido suerte.

La niña tuvo que ser atendida en un centro de salud con un labio partido, un pómulo inflamado y diversas contusiones en cuello y resto del cuerpo

La niña, que tuvo que ser atendida en un centro de salud por las heridas que había sufrido en la cara, ha explicado al diario vizcaíno que “se hartaron de darme patas y puñetazos solo para robarme el móvil”. Un labio partido y el pómulo inflamado son las heridas de guerra que deja el violento robo de un teléfono por parte de otros tres menores.

Su madre, por su parte, asegura que “fue una paliza de cuidado” y señala también las heridas que su hija tenía en el cuello y otras partes del cuerpo. La policía autonómica vasca sigue trabajando para dar con los agresores.

País Vasco

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios