LA ERTZAINTZA TUVO QUE PROTEGER A LOS OKUPAS

La presión vecinal desaloja a los okupas que dejaron sin casa a una anciana de 94 años

Cientos de vecinos de Portugalete se reunieron frente a la vivienda de la mujer para exigir que los ocupas abandonaran la casa

Foto: Jesús, el sobrino de victoria, quiso dar las gracias a los vecinos tras el desalojo (Foto: EITB)
Jesús, el sobrino de victoria, quiso dar las gracias a los vecinos tras el desalojo (Foto: EITB)
Autor
Tiempo de lectura2 min

Victoria de Castro tiene 94 años. Nació en 1925 y desde 1931 llevaba viviendo en la misma casa de Portugalete, en la provincia de Vizcaya. Casi un siglo acumulado de vivencias y recuerdos que el pasado domingo 13 de octubre se rompían en mil pedazos: unos okupas reventaban la puerta de su vivienda, cambiaban el bombín de la cerradura y dejaban a Victoria en la calle. Así de fácil.

La familia de Victoria denunció el caso y el juez fijó la vista del caso para el 20 de noviembre. Pero la situación de la anciana provocó multitud de reacciones en esta ciudad vizcaína de 45.000 habitantes, que se ha volcado con ella. Y la presión que han ejercido los vecinos sobre los okupas ha logrado que, en solo 5 días, estos decidieran desalojar la vivienda por voluntad propia, llamando eso sí a la Ertzaintza para que les protegiera al salir.

Decenas de personas se fueron concentrando ante la vivienda de Victoria a media tarde de este jueves y a las 7 de la tarde ya había más de un centenar de vecinos agolpados a la puerta. Comenzaron a pedir la marcha de los okupas y llegaron a tratar de asaltar la vivienda en un par de ocasiones, aunque sin lograrlo.

Pidieron ayuda a la Ertzaintza

La propia Victoria, junto a su hermana de 97 años, se unió a los manifestantes para pedir a los okupas que les permitieran volver a entrar en su casa. Al mismo tiempo, más y más personas iban llegando a las inmediaciones de la casa, tanto que la Ertzaintza se personó en la zona y cortó el acceso hasta la puerta del domicilio.

Los ocupas pidieron protección a la policía autonómica para abandonar la casa

Sin embargo, la situación se fue agravando y poco antes de medianoche, los okupas pedían a la policía autonómica vasca que les protegieran ya que iban a abandonar la vivienda por voluntad propia. Tal y como se ve en las imágenes de la EITB, los agentes de la Ertzaintza llevaron un furgón hasta la puerta del domicilio de Victoria y al filo de la medianoche los ocupantes liberaban la vivienda. La presión vecinal había hecho efecto.

La repercusión del caso de Victoria ha sido tal que incluso Daniel Estévez, el polémico dueño de la empresa Desokupa, ofreció sus servicios gratis para ayudar a esta mujer. Jesús, el sobrino de la anciana, ha querido dar las gracias a sus vecinos: "Si no hubiera sido por el pueblo, estaríamos en la misma situación. El juicio iba a ser para el 20 de noviembre... Gracias a todos, no puedo decir nada más. ¡Gracias a todos!"

País Vasco

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios