PLAN DE ACOMPAÑAMIENTO PIONERO EN ESPAÑA

Calmar el estrés, evitar al agresor... Escolta a víctimas de violencia en juzgados de Bilbao

El Gobierno vasco implanta un servicio de acompañamiento en sede judicial a mujeres que han sufrido violencia de género o abusos sexuales para que acudan a declarar en las "mejores condiciones"

Foto: Concentración en Bilbao contra las agresiones machistas. (EFE)
Concentración en Bilbao contra las agresiones machistas. (EFE)

El inicio del proceso judicial puede convertirse en un tormento añadido para las víctimas de la violencia de género o de abusos sexuales, quienes en más de una ocasión han lamentado encontrarse desamparadas una vez se adentran en los juzgados ante el desconocimiento de la realidad de los tribunales o la falta de apoyo físico. Además, la mera posibilidad de encontrarse en los pasillos con el denunciado y sus familiares puede acrecentar el estado de ansiedad que padecen antes de declarar ante el juez.

Para minimizar al máximo la situación previa de estrés, el Gobierno vasco ha puesto en marcha este martes en los juzgados de Bilbao un servicio de acompañamiento integral a las víctimas dentro de un proyecto "pionero" en el Estado que pretende que las denunciantes acudan a declarar en las “mejores condiciones posibles”. Con este servicio, según resalta la consejera vasca de Justicia, María Jesús San José, se persigue "contener la ansiedad que genera la puesta en escena judicial" en la víctima por diversos condicionantes: el desconocimiento del entorno judicial, la dificultad de comprensión de la terminología judicial, los problemas de comunicación con las diferentes estancias judiciales o los propios inconvenientes que pueden surgir durante el proceso.

El servicio se encarga de gestionar el acceso de la víctima a la sede judicial para evitar encuentros con el agresor y sus familiares

Se actúa a nivel psicológico pero también en el ámbito físico. Así, el programa hace frente además a uno de los grandes temores de las víctimas, la posibilidad de encontrarse con su agresor o sus allegados en los juzgados antes de comparecer ante el juez. Por ello, el servicio se encarga de gestionar el acceso de la víctima a la sede judicial adoptando medios de protección que eviten estos “encuentros indeseables”, tanto en el propio edificio como en las inmediaciones, y que incluyen, en su caso, la habilitación de espacios específicos para las víctimas durante la espera.

Este servicio de asistencia a las mujeres que permite abarcar todo el proceso judicial ofrece también a las víctimas que así lo deseen la posibilidad de acudir a juicios de casos similares con acompañamiento o, incluso, contempla la atención de los hijos mientras sus progenitores realizan las gestiones pertinentes en la sede judicial. A este respecto, cuando los menores sean "protagonistas" del proceso judicial, se llevará a cabo un análisis que servirá de apoyo a la exploración de los equipos psicosociales y unidades de valoración forense. Todas estas medidas, según remarca San José, están encaminadas a “fortalecer aún más las actuaciones” del servicio de atención y apoyo a las víctimas de la violencia machista y de abusos sexuales mediante "el acompañamiento en el propio juzgado, la aportación pormenorizada de la información o la socialización de la espera en sede judicial".

Loly de Juan, María Jesús San José e Inés Ibáñez de Maeztu, en la presentación del servicio de acompañamiento a las víctimas de violencia de género y abusos sexuales en los juzgados de Bilbao. (EC)
Loly de Juan, María Jesús San José e Inés Ibáñez de Maeztu, en la presentación del servicio de acompañamiento a las víctimas de violencia de género y abusos sexuales en los juzgados de Bilbao. (EC)

Se trata, en esencia, de “convertir el terreno hostil que se encuentra la víctima a su llegada a los juzgados en uno amable”, como ejemplifica la viceconsejera de Justicia, Loly de Juan, que destaca que este servicio da "mayor cobertura a las necesidades" de las víctimas de la violencia de género.

La vía está ya abierta en los juzgados de Bilbao pero la pretensión del Gobierno vasco es extender este servicio a todas las sedes judiciales a partir de 2021, una vez se evalúen a lo largo del próximo año los resultados del servicio, bautizado como 'Zurekin' (contigo, en euskera). En todo caso, a la espera de conocer su funcionamiento, el Ejecutivo de Vitoria da por seguro que la evolución será “positiva” de cara a su implementación en todas las sedes judiciales.

Un equipo de cinco profesionales de "reconocida experiencia" integra el servicio, que el Gobierno vasco quiere extender a todos los juzgados en 2021

De ofrecer este acompañamiento integral a las víctimas que lo soliciten se encarga en este inicio del servicio un equipo de cinco profesionales de “reconocida experiencia” en las áreas de psicología, trabajo y educación social e infantil, pertenecientes al Instituto de Reintegración Social de Euskadi (IRSE-EBI), quienes tratarán de "calmar la ansiedad que sufre la víctima, reconducir su situación adversa y garantizar que su relación con las instancias públicas y judiciales sea lo más óptima posible”. El servicio, de carácter voluntario, está a disposición de las mujeres víctimas de violencia machista y también de abusos sexuales, toda vez que el Gobierno vasco ha decidido “ampliar el concepto de violencia de género” para atender a aquellas mujeres que han sido objeto de presuntos delitos sexuales.

El Servicio de Atención a las Víctimas atendió el pasado año a 1.200 mujeres que habían sufrido violencia de género, de modo que ellas son, en principio, el potencial ámbito de actuación de este proyecto piloto. "Tenemos que socializar este servicio para que sea demandado", subraya la directora de Justicia, Inés Ibáñez de Maeztu, que no descarta ampliar el equipo de profesionales integrado en el servicio en caso de ser muy solicitado.

El servicio se someterá a dos evaluaciones, la última a finales del próximo año, con el fin de "valorar el alcance" que tiene en las víctimas y ser "mucho más certeros" de cara a su idóneo funcionamiento para su extensión a todos los juzgados a partir de 2021. Los resultados, además, servirán para determinar posibles acciones públicas dentro del ámbito competencial del Gobierno vasco en la materia. En todo caso, a priori, el Ejecutivo de Vitoria considera que este programa piloto ya en activo en los juzgados de Bilbao va a tener "muy buena acogida", por lo que prácticamente da por segura su proyección al conjunto de la comunidad autónoma vasca. "Apostamos por ello", enfatiza Ibáñez de Maeztu.

País Vasco

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios