POR "PROVOCAR" PARA LOGRAR VOTOS EN ESPAÑA

Bildu pide que el Parlamento vete a Casado, Rivera y Abascal en campaña en el País Vasco

Registra una iniciativa para que la Cámara exija a los líderes de PP, Cs y Vox que no utilicen el 10-N para acudir al País Vasco y "tensionar la convivencia" y causar "incidentes o momentos violentos"

Foto: Asistentes al mitin de Vox en el Kursaal el 13 de abril son golpeados y acosados por simpatizantes 'abertzales'. (EFE)
Asistentes al mitin de Vox en el Kursaal el 13 de abril son golpeados y acosados por simpatizantes 'abertzales'. (EFE)

EH Bildu pretende que el Parlamento Vasco exija a los líderes del PP, Ciudadanos y Vox que no pisen suelo vasco en la campaña electoral de cara a las generales del 10 de noviembre. La coalición ‘abertzale’ ha registrado una proposición no de ley en la que reclama este veto público por parte de la Cámara de Vitoria con el argumento de que su presencia en el País Vasco está encaminada a “tensionar la convivencia” y “causar incidentes y momentos violentos”.

Despejado esta semana el panorama político, una vez consumado el fracaso de las negociaciones para la investidura del presidente en funciones, Pedro Sánchez, y que supondrá la vuelta a las urnas poco más de medio año después de los comicios del 28 de abril, la antigua Batasuna pretende que el Parlamento se pronuncie en contra de que Pablo Casado, Albert Rivera o Santiago Abascal acudan al País Vasco durante la campaña en aras –alega– a evitar el “tensionamiento de la convivencia”.

La iniciativa de Bildu pide que el Parlamento exija al PP, Cs y Vox que "no utilicen en campaña el País Vasco con el objetivo de lograr votos fuera de aquí"

“El Parlamento Vasco, tiendo en cuenta la libertad de expresión de la ciudadanía, las asociaciones, y los partidos políticos, exige a los partidos que apenas tienen apoyo social, político e institucional en el País Vasco que no utilicen durante la campaña el territorio vasco con el objetivo de obtener votos fuera de aquí, y que no tensionen la convivencia causando incidentes o momentos violentos”, reclama la iniciativa, registrada este viernes por el parlamentario ‘abertzale’ Unai Urruzuno. Dicho de otro modo, que no acudan al País Vasco. Para ello, se remite a sus anteriores visitas en la justificación de motivos de la proposición no de ley.

En la iniciativa, EH Bildu alude de forma explícita a la defensa de la libertad de expresión como un “principio básico de la democracia que merece toda la protección, aún más en una campaña electoral” e, incluso, muestra su "firme oposición" a "las posturas, decisiones o políticas que injustamente condicionan o niegan" la misma. Pero justifica el reclamado veto a la derecha nacional en campaña de cara al 10 de noviembre ya que “en los últimos tiempos se está imponiendo en el Estado español una manera perversa de hacer política y comunicar que toma el País Vasco como objetivo y excusa para obtener votos fuera del País Vasco mediante la provocación y la tensión social”.

Rivera durante su mitin del 14 de abril en Rentería rodeado de lazos amarillos gigantes. (EFE)
Rivera durante su mitin del 14 de abril en Rentería rodeado de lazos amarillos gigantes. (EFE)

Más en concreto, apunta a la experiencia de anteriores campañas electorales, en las que el PP, Ciudanos y Vox –partidos que, según deja constancia, “cada vez tienen menos apoyo y representación” en el País Vasco– han organizado “actos que ponen en riesgo la convivencia de la ciudadanía tomando como excusa la libertad de expresión”. Y cita los mítines de Santiago Abascal en San Sebastián y Bilbao y la presencia de Rivera en un acto político en Rentería durante la campaña electoral de las pasadas generales.

Se pide el veto a la derecha española porque en anteriores campañas ha organizado "actos que ponen en riesgo la convivencia tomando como excusa la libertad de expresión"

De los actos del líder de Vox del 13 de abril denuncia que provocaron “graves incidentes, causando graves daños materiales y personales”, sin aludir a que los asistentes a los mítines fueron increpados, acosados y agredidos por simpatizantes de la izquierda ‘abertzale’ que protestaban por la presencia de esta formación. Y de la presencia de Rivera al día siguiente en Rentería, censura que “provocó momentos de gran tensión” entre los ciudadanos, que recibieron con abucheos, insultos y amenazas al presidente de Ciudadanos y al resto de integrantes de la caravana naranja, quienes tuvieron que abandonar el municipio guipuzcoano escoltados por la Ertzaintza. Precisamente estos hechos están judicializados tras la denuncia que interpuso Ciudadanos ante la Fiscalía por “injurias, amenazas y odio”.

La iniciativa también alude a que Rivera “intentó hacer la misma jugada” de Rentería en Miravalles (Vizcaya), la localidad natal del histórico dirigente de ETA Josu Ternera, con motivo de las elecciones municipales del 26 de mayo con una visita en la que, según ensalza EH Bildu, los vecinos “no cayeron en su provocación” y le “dieron una respuesta ejemplar”. Igualmente, menciona el acto, fuera de cualquier campaña electoral, que reunió el 4 de noviembre de 2018 en Alsasua al PP, Ciudadanos y Vox, quienes “quisieron valerse del sufrimiento y el enfado generalizado por las penas desproporcionadas impuestas a ocho jóvenes del pueblo [por la agresión a dos guardias civiles y sus parejas] para difundir fuera del País Vasco el mensaje falso que les interesa". También en el caso de este municipio navarro se refiere a la presencia de Casado en marzo de este año para realizar una entrevista con un medio de comunicación nacional en el bar Koxka donde se inició la paliza a los agentes y sus parejas “sin permiso del dueño” del establecimiento y “en contra de su voluntad”.

El objetivo de la presencia de los líderes de estos partidos en el País Vasco –critica EH Bildu en la proposición no de ley– “no es, de ninguna manera, dar a conocer libre y adecuadamente su oferta política entre la ciudadanía vasca o recoger adhesiones de una manera normalizada”, sino “ofrecer una imagen distorsionada, deformando y despreciando los pueblos del País Vasco y tensionando y provocando a la ciudadanía solamente para difundir en el Estado el mensaje que a ellos les interesa”.

De este modo, sostiene que sus actos de campaña “ni son asépticos ni son un libre ejercicio de la libertad de expresión”. Por el contrario, asegura que se trata de “una astuta artimaña de comunicación que pervierte el principio” de la libertad de expresión. “Se convierten de alguna manera en ‘profecía autocumplida’, según la cual se establece la tesis de que el País Vasco es un territorio violento y, mediante la provocación, se deduce que eso es así”, censura la iniciativa, que se ha registrado bajo el título ‘Relativa al tensionamiento de la convivencia durante la campaña electoral por parte de partidos de ámbito español”.

Que Casado, Rivera, Abascal u otros líderes políticos nacionales de la derecha organicen actos en el País Vasco –remarca– “no es más que una maniobra injusta para difundir una imagen falsa de nuestro pueblo, y lo que es aún peor, perjudican gravemente la convivencia y normalidad política entre nosotros”, asevera EH Bildu para justificar que el Parlamento exija a los rostros visibles del PP, Ciudadanos y Vox que no pisen territorio vasco en la campaña electoral de cara al 10 de noviembre "con el objetivo de obtener votos fuera de aquí".

País Vasco

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios