Mayor afluencia de turismo de la historia

Pagar un precio justo o consumir productos locales: cómo ser un buen turista en Euskadi

El Gobierno vasco publica un decálogo de recomendaciones para que la estancia de los visitantes sea "sostenible": pide impulsar el desarrollo local o fomentar condiciones laborales adecuadas

Foto: Unos turistas se fotografían en los soportales de la playa de La Concha. (EFE)
Unos turistas se fotografían en los soportales de la playa de La Concha. (EFE)

"El País Vasco llegó tarde al fenómeno global, que es el turismo, por diversas razones. Y eso, lejos de ser una desventaja, nos ha permitido una reflexión para llegar a donde estamos ahora, a una industria competitiva pero sostenible". Más allá del reconocimiento al sector que proyectan estas palabras, las consideraciones de la consejera vasca de Turismo, Sonia Pérez, dan cuentan igualmente de cómo ha cambiado la realidad turística en los últimos años. Del pasado marcado por la influencia de ETA, y con el objetivo institucional de atraer turistas para romper el fuerte influjo del terrorismo, al presente caracterizado por la mayor afluencia de turistas de la historia y con los esfuerzos orientados a lograr un turismo sostenible.

Alcanzar la "sostenibilidad" está a la cabeza de la agenda turística del Gobierno vasco en este escenario de récord tras récord de visitantes y con el turismo representando ya el 6% del PIB vasco. Y el camino para lograrlo pasa de forma "obligatoria" por actuar con "responsabilidad en todas sus vertientes", esto es, la individual, corporativa e institucional. La fotografía es muy nítida sobre el papel, pero, ahora bien, a nivel práctico, ¿cómo se consigue esta buena imagen? "Debemos tener consciencia de lo que implican las elecciones que hacemos y esto solo es posible si también conocemos las opciones que tenemos", defiende Pérez.

Por ello, con la cámara apuntando al propio turista, a la implicación del visitante que elige su forma de viajar y modelo de estancia, el Ejecutivo de Vitoria ha elaborado la "guía del turista responsable" con una decena de consejos para lograr que su estancia sea una "experiencia enriquecedora y sostenible".

Pero, ¿cómo se es un turista responsable? Para el Gobierno vasco, el turista responsable es aquel que "respeta los medios de vida de comerciantes y artesanos, a quienes paga un precio justo por los productos y servicios", aquel que "verifica que los productos o servicios que consume se han elaborado en condiciones laborales dignas y justas, que integran a la población local o en riesgo de exclusión social, y que evitan el maltrato animal o la insalubridad", o aquel que "escoge alojamientos, restaurantes y empresas de turismo que trabajen en pro de la sostenibilidad y tengan en cuenta el reciclaje, el ahorro de energía y agua".

Son algunas de las consideraciones que dan cuerpo al turista responsable por el que aboga el Gobierno vasco con la publicación de este decálogo de recomendaciones a seguir durante la estancia en tierras vascas. La guía, presentada con motivo de la Semana del Turismo que se ha celebrado hasta el viernes en las tres capitales vascas, está disponible en cuatro idiomas –castellano, euskera, inglés y francés– y se va a distribuir en las oficinas de turismo del País Vasco, los diferentes alojamientos hoteleros y otros recursos turísticos.

La consejera vasca de Turismo, Sonia Pérez, con la 'Guía del turista responsable'. (EC)
La consejera vasca de Turismo, Sonia Pérez, con la 'Guía del turista responsable'. (EC)

Como grandes conceptos, la publicación pide al turista que impulse el desarrollo local, fomente unas condiciones laborales dignas, respete la diversidad, disfrute de la cultura vasca, contribuya a la preservación del patrimonio, facilite la preservación ambiental, elija productos y servicios sostenibles y utilice el transporte sostenible. Son los pilares de actuación sobre los que se estructuran las diferentes recomendaciones a seguir y que, según precisa la titular de Turismo, están basadas en los objetivos establecidos en la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, el Código Ético Mundial para el Turismo de la OMT y la Carta Mundial de Turismo Sostenible ST+20.

La guía pide al turista que consuma productos locales para contribuir a "la conservación y desarrollo sostenible del entorno y a la generación de empleo de calidad", evitando comprar productos y artículos falsificados. Asimismo, le insta a reclamar unas condiciones laborales dignas y a mantener un "trato respetuoso" con los trabajadores del sector turístico "preservando su dignidad", así como a "favorecer la eliminación de barreras que limiten la integración de las personas por motivos de género, origen, religión, orientación sexual, situación económica u otra condición" sin "lenguajes sexistas y comentarios ofensivos".

Entre los consejos para ser un turista responsable, se anima al visitante a aprender algunas palabras en euskera, a contratar a guías locales que conozcan bien los recursos turísticos del País Vasco o a evitar con su actitud "impactos negativos que comprometan la supervivencia" del patrimonio vasco. En materia medioambiental, emplaza a los visitantes a reducir el consumo de agua, energía y envases, a "gestionar los residuos de forma responsable sin dejar basura, utilizando los contenedores de separación selectiva", y a utilizar el transporte público, organizando en la medida de lo posible "traslados a pie o alquilando bicicletas" para poder "vivir la experiencia de manera saludable".

La publicación de esta guía, que también informa a los turistas de sus derechos, viene a reforzar los mensajes que están trasladando las instituciones vascas a los visitantes para reclamar una estancia responsable en pleno debate por la instalación de una tasa turística a semejanza de lo que ocurre en Cataluña y Baleares. El pasado verano, por ejemplo, el Ayuntamiento de San Sebastián llevó a cabo una campaña publicitaria en la ciudad para reclamar "respeto y convivencia" a los foráneos para lograr un "turismo sostenible". Se colocaron carteles que emplazaban al turista a "cuidar el descanso" de los donostiarras, a "convivir y cuidar" a los vecinos o a ser "respetuoso" con las costumbres de los donostiarras. Incluso, se aconsejaba sobre la forma de comer pintxos.

País Vasco

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios