EL 90,1% DE LAS BASES RESPALDA EL PREACUERDO

La militancia del PSE avala formar "gobiernos estables" con el PNV por mayoría

Los socialistas vascos tienen allanado el camino para llegar a acuerdos de gobierno en las tres diputaciones forales y en los ayuntamientos tras la consulta, que ha movilizado al 58% de los afiliados

Foto: Andoni Ortuzar e idoia Mendia. (EFE)
Andoni Ortuzar e idoia Mendia. (EFE)

Las bases del PSE han respaldado por amplia mayoría el preacuerdo alcanzado por la Ejecutiva socialista con el PNV para conformar “gobiernos estables” en las diputaciones forales y los ayuntamientos vascos. El 90,16% de la militancia que ha participado en la consulta ha avalado el preacuerdo suscrito el pasado lunes entre las delegaciones de ambos partidos y que recoge el apoyo mutuo en los municipios donde sea posible alcanzar la alcaldía, mientras que el 8,87% ha rechazado el mismo.

En la consulta han participado un total de 2.998 afiliados, lo que supone el 57,79% de los 5.188 que integraban el censo, según ha informado el PSE a través de un comunicado. Entre los militantes que han acudido este jueves a las urnas, un total de 2.703 han dado el visto bueno al preacuerdo para la gobernabilidad en las instituciones locales y forales, mientras que 266 se han opuesto, 27 han votado en blanco y dos han emitido sufragios nulos. El mayor respaldo se ha dado en Guipúzcoa, con el 97,35% de los afiliados a favor, un porcentaje ligeramente superior al registrado en Álava (96,77%), mientras que en Vizcaya, donde ha votado el 43,39% de la militancia que ha acudido a las urnas (1.301 afiliados), el apoyo se ha reducido al 81,32%. La participación ha sido del 75,8% del censo en Guipúzcoa, del 66,8% en Álava y del 44,9% en Vizcaya.

El mayor respaldo se ha dado en Guipúzcoa (97%): en Vizcaya, donde ha votado el 43% de la militancia que ha acudido a las urnas, el apoyo baja al 81%

Ahora, tras la celebración de la consulta, las ejecutivas territoriales y locales tienen allanado el camino para llegar a acuerdos de gobierno en las tres diputaciones forales y en los ayuntamientos donde los resultados de las elecciones del pasado 26 de mayo permitan alcanzar el poder. El acuerdo marco suscrito por las ejecutivas lideradas por Andoni Ortuzar e Idoia Mendia establece que ambos partidos sumarán apoyos en los municipios en los que uno de los dos haya ganado los comicios para que el candidato más votado sea alcalde, y, por otro lado, abre la puerta a llegar a acuerdos en aquellas localidades donde no hayan sido la lista más votada pero sumen mayoría para acceder a la alcaldía.

En este caso, cuando la lista más votada es otro partido pero el PNV y el PSE suman mayoría, la iniciativa deberá correr a cargo de la formación que haya obtenido más votos en el municipio y requerirlo de forma expresa. Esta situación podría despojar a EH Bildu de ocho municipios vascos en los que fue la fuerza más votada el pasado 26 de mayo si así lo solicitan 'jeltzales' o socialistas. En concreto, el PNV podría hacerse con las alcaldías de seis municipios: los guipuzcoanos de Soraluce, Mendaro y Lezo, los vizcaínos de Alonsotegi y Zaldibar y el alavés de Zigoitia, mientras que el PSE tendría a mano liderar los ayuntamientos de Andoain y Pasaia, en Guipúzcoa.

Idoia Mendia, en el momento de depositar su voto en la agrupación socialista de Bilbao. (E.C.)
Idoia Mendia, en el momento de depositar su voto en la agrupación socialista de Bilbao. (E.C.)

El preacuerdo alcanzado entre el PNV y el PSE repite a grandes rasgos el esquema suscrito en 2015 para cogobernar en las instituciones, si bien en esta ocasión, como gran novedad, de cara a asegurar una mayor estabilidad durante la legislatura, el pacto contempla que ninguna de las dos formaciones podrá presentar o respaldar mociones de censura o reprobaciones en las instituciones donde hayan suscrito un acuerdo de gobierno. Esta condición se ha recogido para que las discrepancias que ambos partidos han mantenido esta pasada legislatura en algunos municipios –el ejemplo más sintomático es el de Irún– no rompan la acordada estabilidad. De este modo, se cierra la puerta a posibles acuerdos del PNV con EH Bildu para desalojar al PSE del poder. No obstante, dada la diferente realidad de cada municipio, el pacto no obliga a suscribir una fórmula de gobierno concreta, que dependerá de lo que se acuerde en cada caso concreto, si bien sí asegura la voluntad de facilitar la aprobación de los presupuestos anuales.

El acuerda contempla que ni PNV ni PSE podrán presentar o respaldar mociones de censura o reprobaciones donde haya un acuerdo de gobierno

Al contrario que hace cuatro años, en esta ocasión ha sido necesario el aval de la militancia para dar vía libre al acuerdo suscrito con el PNV. La consulta a las bases para determinar los pactos electorales, y con carácter vinculante, es una medida obligatoria que incluyó el PSOE dentro del desarrollo de los estatutos que se aprobó en el congreso de 2017 que sucedió a la victoria de Pedro Sánchez en las primarias

La pregunta que ha sido sometida al respaldo de la militancia para refrendar el preacuerdo con el PNV era: “El PSE ha alcanzado un preacuerdo de gobernabilidad para los ayuntamientos y diputaciones forales del País Vasco con el PNV que permitirá orientar la acción política de las instituciones hacia objetivos como el crecimiento, el empleo digno, la protección de los servicios públicos, la cohesión social y el bienestar de la ciudadanía vasca. ¿Respaldas este acuerdo? Si/No?”.

A pesar del apoyo mayoritario dado por los afiliados, también hay voces críticas. La corriente Izquierda Socialista, muy minoritaria en el PSE, ha rechazado el preacuerdo suscrito con el PNV al considerar que el pacto suscrito en 2015 “no ha sido beneficioso” para la ciudadanía y sólo ha favorecido a la “estructura” del partido. Asimismo, ha censurado la falta de información sobre el contenido del acuerdo con la formación ‘jeltzale’ y la premura en la celebración de la consulta, cuatro días después de cerrar el pacto –aunque ésta llega a 48 horas de la constitución de los ayuntamientos de este sábado–. Su coordinador, Santi Reyes, ha anunciado que se presentará a las primarias para elegir al candidato a lehendakari de cara a las elecciones vascas del próximo año.

A poco más de 24 horas de la constitución de los ayuntamientos, una de las grandes incógnitas es qué pasará en los dos municipios guipuzcoanos a los que aspira a gobernar el PSE, que el pasado 26-M quedó en segunda posición por detrás de EH Bildu. "Eso está en manos de las agrupaciones territoriales y locales", afirman desde la dirección del socialismo vasco, que defiende la libertad de acción de las ejecutivas territoriales y locales de Pasaia y Andoain, sobre las que recae la decisión de presentar o no candidato a la alcaldía. "Si hoy sale ratificado el acuerdo por la militancia. Si las ejecutivas locales tanto de Andoain como de Pasaia, así como la organización territorial del partido en Guipúzcoa, así lo deciden y lo estiman conveniente, tomarán la decisión y presentarán candidatura, y el otro partido, el PNV, será quien nos dé el apoyo", ha señalado Mendia tras votar esta tarde en la sede del PSE de Vizcaya en la consulta a la militancia socialista.

Pero no es una empresa sencilla. Sobre el papel hay muchos recelos. Nadie olvida lo sucedido hace cuatro años en Andoain, cuando un edil de la formación 'jeltzale' no secundó las directrices del partido e impidió dar la alcaldía a la candidata socialista en beneficio de la coalición 'abertzale', que retuvo el poder. Ahora, la fotografía de partida es la misma en este municipio. Y en Pasaia, por su parte, las discrepancias y tensiones entre ambas formaciones han quedado de manifiesto esta pasada legislatura bajo mandato socialista. En este escenario, la pretensión del PSE es formar un gobierno de coalición en ambos casos para asegurar una cierta estabilidad. De presentar candidatura, el PNV debería brindar el apoyo al aspirante socialista de acuerdo al acuerdo marco alcanzado por las direcciones de ambos partidos. Pero todo está a día de hoy en el aire en estas dos localidades. "Nosotros hemos tratado de construir con el PNV un paraguas de estabilidad institucional que ha sido bueno estos cuatro años y eso hemos hecho. A partir de ahí la decisión compete a otros niveles", ha aseverado Mendia, quien ha remarcado que la decisión que se adopte en estos dos municipios no será "en ningún caso" de la Ejecutiva del País Vasco.

País Vasco

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios