SONDEO ELECTORAL DEL GOBIERNO VASCO

El 26-M ahonda en la debacle del PP vasco y sitúa a Bildu a las puertas de gobernar Vitoria

La estimación de voto en el País Vasco deja fuera a Ciudadanos y Vox de las principales instituciones, mientras que el PSE no rentabiliza el ascenso registrado en las elecciones generales

Foto: El alcalde de Vitoria, Gorka Urtarán (PNV), opta a la reelección. (EFE)
El alcalde de Vitoria, Gorka Urtarán (PNV), opta a la reelección. (EFE)

El sondeo electoral del Gobierno vasco de cara a las elecciones municipales y forales del 26 de mayo ahonda en la debacle del PP y prolonga el ascenso de EH Bildu, que tiene a mano la posibilidad de gobernar en Vitoria, donde logra un empate técnico con el PNV. Por su parte, el PSE no rentabiliza el ascenso registrado en las pasadas generales y se sitúa en niveles de apoyo similares a los de Podemos en las principales instituciones vascas, de las que se quedan fuera tanto Ciudadanos como Vox.

En la capital alavesa, donde el PP aspira a remontar el vuelo tras la hecatombe del 28-A en el que es su tradicional caladero de votos, los populares sufren un fuerte retroceso y pasan de primera a tercera fuerza al perder cuatro de sus nueve concejales. La estimación de voto que elabora el Gabinete de Prospección Sociológica del Gobierno vasco desactiva la posible recuperación del PP vasco tras el varapalo sufrido en las recientes elecciones generales y que dejaron por primera vez al partido sin representación en el Congreso de los Diputados. La pérdida de apoyo de los populares, y que el 28-A dejó a Javier Maroto sin escaño en la Cámara Baja en beneficio de EH Bildu, se prolonga en esta nueva cita con las urnas.

La caída es especialmente dura en Vitoria, donde el PP, con Maroto a la cabeza, ganó con holgura en las municipales de 2015 al obtener el 30,1% de los votos, si bien el dirigente popular no pudo repetir al frente del ayuntamiento después de que EH Bildu –la segunda fuerza– regalara la alcaldía al PNV, que ha gobernado esta legislatura con cinco de los 27 concejales. Ahora, los populares apenas logran el 19% de los sufragios y se quedan con cinco ediles, lo que deja la gobernabilidad de la capital alavesa en un mano a mano entre el PNV y EH Bildu, separados por apenas un 0,2% de apoyo en beneficio de los 'jeltzales' –cada formación obtiene siete concejales–. El PSE y Podemos obtienen cuatro representantes cada uno en el ayuntamiento, cuya gobernabilidad, a tenor de los resultados, puede decantarse por un puñado de votos.

La fotografía para el PP apenas dista en el Parlamento de Álava –en el País Vasco no hay elecciones autonómicas y sí forales–, donde el partido de Pablo Casado se desploma y cae del 22,3% de los apoyos de hace cuatro años al 14% de ahora. De ser el partido más votado pasa a situarse como cuarta fuerza, según refleja el sondeo electoral del Gobierno vasco. En este territorio, la disputa nacionalista se decanta a favor del PNV, que obtiene el 28,2% de los sufragios frente al 23% de EH Bildu, mientras que Podemos logra el 14,7% y el PSE el 13,8%.

El PNV se impone en los tres territorios y en las tres capitales vascas, seguido por EH Bildu, que crece impulsado por el tirón de las generales

En su conjunto, el PNV se impone en los tres territorios forales y en las tres capitales vascas, seguido siempre por EH Bildu, que se sitúa por detrás de la formación 'jeltzale' aprovechando el tirón de las pasadas elecciones generales, donde la coalición 'abertzale' creció de forma importante para duplicar el número de escaños –cuatro– en el Congreso de los Diputados.

El sondeo da holgadas victorias al PNV en Bilbao y San Sebastián. En la capital vizcaína, la formación ‘jeltzale’ crece un escaño (14) y se sitúa a las puertas de lograr la mayoría absoluta en un ayuntamiento compuesto por 29 ediles. De este modo, Juan Mari Aburto tiene garantizada la reelección como alcalde. A gran distancia del PNV se sitúan EH Bildu, Podemos y PSE, con cuatro escaños cada uno, y el PP, que pierde un representante y logra tres ediles.

Por su parte, en la capital guipuzcoana, el PNV, con el actual alcalde Eneko Goia optando a la reelección, amplía su ventaja y logra diez escaños, cuatro más que EH Bildu, que se sitúa como segunda fuerza a costa del PSE, que pierde uno de sus siete concejales. Por su parte, el PP, lejos de rentabilizar la candidatura de su actual portavoz parlamentario y presidente del partido en Guipúzcoa, Borja Sémper, pierde apoyos y apenas logra dos escaños –uno menos que en 2015–.

La formación de Andoni Ortuzar consolida su fuerte dominio en Vizcaya, donde el actual diputado general, Unai Rementería, gobernará otros cuatro años al doblar en apoyos a la segunda fuerza, un 41,8% frente al 20,2% de EH Bildu. En este territorio, Podemos, con el 13,5% de los sufragios, supera al PSE (13%), mientras que el PP apenas logra el 5,8% de los apoyos.

Más disputa hay en Guipúzcoa, donde la coalición ‘abertzale’, con el 31,7% de los votos, se sitúa a la estela del PNV, que logra el 35% de los sufragios. El PSE se mantiene como tercera fuerza aunque sufre una pérdida de respaldo en relación a 2015 al pasar del 16,76% de respaldo al 13,5%. Podemos, por su parte, conserva la base electoral lograda hace cuatro años, mientras que el PP está a las puertas de quedarse fuera del Parlamento Foral, donde esta legislatura ha contado con un único representante, al obtener el 4,7% de los apoyos.

La división del voto de la derecha perjudica a los populares, pero el respaldo que obtienen Ciudadanos y Vox les es insuficiente para acceder a las tres diputaciones forales y a las tres capitales vascas, instituciones a las que hace referencia el sondeo electoral del Gobierno vasco, elaborado entre el 29 de abril y el 10 de mayo –tras las elecciones generales– en base a 2.142 entrevistas personales.

País Vasco

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
19 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios