las ventas crecieron un 17% el pasado año

Uvesco logra beneficios en su primer año completo en Madrid y apuntala su expansión

La CAM se consolida como zona prioritaria de negocio y base de la futura expansión de la propietaria de BM Supermercados, que abrirá seis de sus ocho nuevas tiendas de este año en esta provincia

Foto: Interior de un supermercado BM. (EC)
Interior de un supermercado BM. (EC)

El primer año completo del Grupo Uvesco en Madrid se ha cerrado con resultados positivos. La cadena vasca de supermercados compró en mayo de 2017 la quebrada cadena Gigante y situó la Comunidad de Madrid como como zona prioritaria de negocio y base de la futura expansión.

Lograr beneficios en la que ha sido la fase inicial de su plan de expansión, que ha supuesto la renovación completa de los establecimientos para su adaptación al modelo de supermercados BM, despeja el terreno para avanzar de forma decidida en Madrid, donde pretende con contar con medio centenar de tiendas en una década.

El crecimiento de ventas en Madrid, donde la cadena cuenta en la actualidad con 14 establecimientos, alcanzó el pasado año un 17%, teniendo en cuenta que en 2017 no asumió la gestión hasta mayo. Si se atiende al periodo entre el 1 de mayo de un año y otro, el incremento se situó en un 25% de media.

El escenario abierto es muy optimista y, así, seis de los nuevos ocho establecimientos que la cadena prevé inaugurar a lo largo de este año se ubicarán en esta comunidad, donde el pasado año no se acometió ninguna apertura para consolidar los establecimientos adquiridos de Gigante. La expansión de este año en Madrid ya ha comenzado con una tienda en Boadilla del Monte, que está operativa desde el pasado 17 de enero con un resultado “muy positivo” en estos primeros días, según pone en valor el director general del grupo, José Ramón Fernández de Barrena. A lo largo de este 2019 se abrirán tiendas en Hoyo de Manzanares, Tres Cantos, Pozuelo, Collado Villalba y Majadahonda.

La estratégica apuesta por Madrid iniciada en 2017, cuando también se dio el salto a Ávila, cierra las puertas a desembarcos en nuevas comunidades

Los datos del pasado ejercicio no hacen sino confirmar que Madrid constituye para el grupo la zona con mayor margen de crecimiento estimado en los próximos años ante las dificultades para crecer en su zona natural de actuación, el País Vasco y las comunidades limítrofes. Allí cuenta con una cuota de mercado alta consolidada en los últimos años –de hecho, las dos últimas franquicias abiertas en tierras vascas corresponden a tiendas de otras cadenas–. La estratégica apuesta por Madrid iniciada en 2017, cuando también se dio el salto a Ávila con dos tiendas, cierra las puertas a desembarcos en nuevas comunidades. A corto plazo no hay previsión de dar el salto a nuevos territorios, donde otras firmas, principalmente Mercadona, están consolidadas y dificultan una exitosa implantación.

A día de hoy, Madrid, con algo más de 50 millones de euros de facturación, apenas representa en torno al 7% de las ventas de Uvesco, que cerró el pasado año con una facturación de 740 millones de euros, pero, con la mirada puesta en el futuro, la apuesta estratégica pasa por esta comunidad, que tiene por cuota de mercado “un potencial de expansión mayor” que en cualquier otra área. La comunidad, según defiende el grupo, constituye el escenario ideal para crecer ya que la tipología del cliente es la “más parecida” al perfil del usuario de la zona norte, que demanda "un compromiso con el producto local y fresco de calidad".

El escenario es, a priori, esperanzador. El grupo, propietario también de los supermercados Super Amara, cumplió el pasado año las previsiones al incrementar las ventas el 5% estipulado, por encima del 3,5% de media que creció el sector. El crecimiento igualdad-superficie se situó en el 1,6%, dato que, como ha enfatizado su director general, “demuestra la fortaleza de nuestro crecimiento, haciendo frente a las aperturas de nuevos competidores”.

El equipo de dirección del Grupo Uvesco en la presentación de los resultados de 2018. (EC)
El equipo de dirección del Grupo Uvesco en la presentación de los resultados de 2018. (EC)

El ritmo de expansión en Madrid está condicionado en buena parte a la adquisición de locales adecuados para proyectar el modelo de negocio vigente en el País Vasco, donde la cuota de mercado es del 17%. En esta comunidad el grupo cerró el pasado año uno de los establecimientos adquiridos a Gigante, el de Villanueva del Pardillo. En su momento ya hubo "dudas" de si mantener abierto este supermercado. Aunque el crecimiento de las ventas desde su adquisición ha sido del 40%, la “base de partida era muy baja” y se optó por bajar las persianas a las primeras de cambio. En todo caso, el mapa de establecimientos en la zona desde el desembarco en mayo de 2017 se mantiene invariable ya que esta baja se ha ‘compensado’ con la reciente apertura en Boadilla del Monte.

Fernández de Barrena admite que el proceso de cierres de tiendas que acomete el grupo por no responder al servicio que se quiere dar al cliente, bien sea por la antigüedad del local o bien por sus pequeñas dimensiones, se cobró el pasado año más 'víctimas' que en ejercicios anteriores, si bien lo enmarca en un “trasvase natural”. En la actualidad, Uvesco cuenta con 221 supermercados propios distribuidos en el País Vasco, Navarra, La Rioja, Cantabria, Madrid y Ávila, y una plantilla compuesta por 4.569 empleados “estables” tras crear el pasado año 117 puestos de trabajo con la apertura de cinco establecimientos.

El objetivo para este año es aumentar las ventas un 4% y obtener una facturación de 770 millones de euros. La inversión para las nuevas aperturas de supermercados BM –al margen de los seis de Madrid se abrirán un establecimiento en Potes (Cantabria) y otro en Logroño– alcanzará los 30 millones de euros, lo que posibilitará la generación de 200 nuevos empleos.

Más allá de continuar con la expansión, una de las principales líneas de actuación prevista para este 2019 está en reforzar el compromiso con el producto local, que constituye “nuestro DNI”, ampliando las redes de colaboradores a través de acuerdos con agricultores, ganaderos y cofradías de pescadores. Las compras a proveedores locales crecieron el pasado año un 5% para situarse en 189 millones de euros. A este respecto, el grupo remarca que el 85% de las frutas y el 86% de la ternera proceden de productores locales, al tiempo que 100% de la merluza es del Cantábrico.

País Vasco

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios