acto "histórico" para la ciudad

Bilbao ya tiene su isla... 68 años después

Culmina la apertura del canal de Deusto y la península de Zorrotzaurre deja de ser una península: la transformación geográfica dará paso a la radical generación urbana de este espacio

Foto: Momento en que la retroexcavadora retira la estrecha franja de tierra que convierte la península de Zorrotzaurre en una isla. (EFE)
Momento en que la retroexcavadora retira la estrecha franja de tierra que convierte la península de Zorrotzaurre en una isla. (EFE)

La apertura del canal de Deusto fue una operación visualizada en 1950 por el puerto de Bilbao, que comenzó entonces una obra que abandonó 18 años después y con dos kilómetros excavados ante los numerosos avatares surgidos, dejando al canal sin entrada aguas arriba a falta de menos de 500 metros para conectar la ría. El conducto estuvo 'seco' durante casi medio siglo, hasta que en mayo de 2014 el ayuntamiento de la capital vizcaína decidió acometer el proyecto, que tampoco se ha librado de considerables retrasos —las labores tenían un plazo de ejecución de 16 meses y se han prolongado por espacio de más de cuatro años—.

Lo que parecía que nunca iba a ser una realidad se ha plasmado ahora 68 años después: la península de Zorrotzaurre ya no es una península y Bilbao ya cuenta con su isla. Pocos minutos después de las 13:00 de este lunes, el mapa de Bilbao ha cambiado su fisonomía cuando una retroexcavadora ha acabado con la estrecha franja de tierra que unía la península al barrio de Deusto y el agua de la ría ha comenzado a fluir por el canal. La isla había nacido. El Bilbao de antes ha dejado paso al Bilbao de después, según ha enfatizado el alcalde, Juan Mari Aburto, en un acto al que se ha vestido de solemnidad dada su relevancia.

La transformación urbana de Zorrotzaurre, que fue diseñada por Zaha Hadid, contempla construir 5.500 viviendas en sus 840.000 metros cuadrados

Porque la trascendencia de esta inauguración no se limita a la mera transformación geográfica de Bilbao. Supone el punto de partida oficioso de la radical transformación a todos los niveles que va a sufrir la ya isla en medio de la ría Zorrotzaurre, y que constituye uno de los proyectos urbanísticos y sociales más ambiciosos que va a acometer la capital vizcaína. La regeneración de este degradado espacio, diseñada por la prestigiosa arquitecta Zaha Hadid, contempla la construcción de 5.500 viviendas, nuevos proyectos empresariales, equipamientos sociales y culturales y amplios espacios públicos en sus 840.000 metros cuadrados, con una inversión prevista de 250 millones de euros. Esta antigua zona industrial pasará a ser dentro de unos años la nueva entrada a Bilbao por la ría.

Con la consideración de “obra del siglo”, el Ayuntamiento de Bilbao retomó en 2014 la construcción del canal con una finalidad diferente a la que impulsó al puerto de Bilbao en 1950 a acometer esta obra para resolver algunos problemas de navegabilidad de la ría y ganar más muelles de atraque. La apertura de este conducto tiene, como esencia, una función hidráulica para evitar el riesgo de inundabilidad de las zonas adyacentes a la ría, especialmente los barrios de la Ribera de Deusto, Olabeaga y el trayecto del agua casi hasta el Casco Viejo. Está previsto que el nivel del agua de la ría baje de forma significativa, entre medio metro y un metro, en gran parte de su curso a su paso por la capital vizcaína ante el aumentado de la capacidad del cauce que ha posibilitado la obra.

La apertura del canal de Deusto tiene, como esencia, una función hidráulica para evitar el riesgo de inundabilidad de las zonas adyacentes a la ría

La villa ha padecido numerosas inundaciones a lo largo de su historia debido a desbordamientos del cauce del río en diferentes puntos, aunque hay una tragedia con mayúsculas, la del 26 de agosto de 1983, cuando 600 litros por metro cuadrado anegaron Bilbao y otro centenar de localidades vascas, dejando decenas de víctimas —no hay datos oficiales, aunque se habla de una cuarentena de fallecidos—. Ante una fotografía, la de los desbordamientos de la ría, que se repetía con mayor o menor asiduidad, la conversión de Zorrotzaurre en isla se antojaba “imprescindible” para “avanzar en la resolución del peligro de desbordamiento de la ría a su paso por Bilbao”.

Aburto fotografía con su móvil la conversión de Zorrotzaurre en una isla. (EC)
Aburto fotografía con su móvil la conversión de Zorrotzaurre en una isla. (EC)

“Esta es una obra que marca un antes y un después en Bilbao. Es un hito importantísimo en la transformación de la ciudad al convertirse, a partir de hoy, Zorrotzaurre en una isla. Además, esta obra tiene una función hidráulica que permite aumentar la actual capacidad del cauce para conseguir una mayor protección frente a posibles inundaciones, tanto en Zorrotzaurre como en otros puntos del resto del cauce”, ha celebrado, eufórico, Aburto en un acto al que ha acudido la corporación municipal prácticamente en bloque —el grupo municipal Ganemos Goazen Bilbao no ha estado presente, al considerar que "no era una prioridad acometer tamaña obra en una época en la que había y hay necesidades más urgentes en la ciudad que deberían haberse antepuesto a esta construcción faraónica"—.

Con un coste superior a los 20 millones de euros, la obra de apertura del canal ha consistido básicamente en la construcción de dos alineaciones paralelas de muelle de ribera separadas 75 metros y el posterior vaciado de 365.000 metros cúbicos de tierra, el equivalente a un edificio de 15 plantas levantado sobre la superficie del estadio de fútbol de San Mamés. Ahora, una vez retirada la franja de 500 metros de largo que faltaba para la conexión del canal con la ría, ambas márgenes han quedado conectadas por el puente de Frank Gehry, inaugurado en 2015, y desde el cual las autoridades han presenciado hoy este acto "histórico" para la ciudad.

"Esta es una obra que marca un antes y un después en Bilbao. Es un hito importantísimo en la transformación de la ciudad", celebra Aburto

A partir de ahora, la ría de Bilbao se bifurca entre su cauce natural y el canal de Deusto en la zona del Palacio Euskalduna y del estadio de San Mamés, y vuelve a reunir su caudal en Elorrieta.

La transformación geográfica de Bilbao y su particular Manhattan es un hecho, pero la obra aún no ha culminado en su integridad, ya que aún falta la retirada de los últimos 14.000 metros cúbicos de tierra que restan para que la apertura del canal de Deusto sea completa, el dragado de otros 20.000 metros cúbicos para alcanzar la profundidad de cauce que recoge el proyecto, y la culminación de los muelles. Estas actuaciones finalizarán a principios de 2019.

País Vasco

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios