las víctimas serán su "prioridad" de actuación

El nuevo delegado del Gobierno en País Vasco apoya el acercamiento "progresivo" de presos

Jesús Loza defiende en la toma de posesión del cargo una “reformulación” de la política penitenciaria para favorecer las “políticas de convivencia” desde el cumplimiento "escrupuloso" de la ley

Foto: Jesús Loza durante su discurso de toma de posesión del cargo en presencia de Javier de Andrés. (EFE)
Jesús Loza durante su discurso de toma de posesión del cargo en presencia de Javier de Andrés. (EFE)

El nuevo delegado del Gobierno en el País Vasco, Jesús Loza, ha apostado por el acercamiento “progresivo e individualizado” de los presos de ETA a cárceles próximas a sus lugares de origen dentro de una “reformulación” de la política penitenciaria para favorecer las “políticas de convivencia”. El representante del Estado en esta comunidad defiende que una vez “vencido el terrorismo y desaparecida la banda” terrorista “no tiene sentido” mantener la política penitenciaria “dentro de la política antiterrorista” sino que hay que “situarla dentro de las políticas de convivencia”. A este respecto, asegura que el acercamiento a cárceles vascas “no es una novedad”, ya que fue abordado por los anteriores Gobiernos del PSOE y del PP.

Loza ha incluido el cambio en la política penitenciaria dentro del primer mensaje público que ha querido lanzar en el acto de toma de posesión del cargo celebrado en Vitoria en presencia de su antecesor, el popular Javier de Andrés. “Nos podríamos plantear cuál sería la política penitenciaria que más ayudase a la convivencia. A mi juicio, debiera ser una política que busca la reinserción, que cumpliese escrupulosamente la ley y que pusiera en marcha medidas de apoyo y acompañamiento al itinerario de reinserción. Por ejemplo, el acercamiento progresivo e individualizado de presos, algo que no es una novedad, o las variaciones de régimen penitenciario en función de los avances individuales de cada penado en ese itinerario”, ha señalado.

Defiende el acercamiento individualizado de presos, "algo que no es una novedad", o "las variaciones de régimen penitenciario en función de los avances individuales de cada penado"

Ante numerosos cargos institucionales, políticos y policiales, Loza ha incidido en la “necesaria reformulación” de la política penitenciaria, “de acuerdo con lo expresado” por el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, quien ha afirmado que es “evidente” que hay que abordar la cuestión penitenciaria de forma “distinta” tras el anuncio de la disolución de ETA. Para el delegado del Gobierno en el País Vasco, esta nueva política penitenciaria “debe establecer el principio constitucional de la reinserción como objetivo” y “encuadrarla dentro de las políticas de convivencia”.

En esta línea, ha defendido las virtudes de la “positiva” Vía Nanclares, impulsada por el Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero para conceder beneficios penitenciarios a los presos que rompieran con la dirección de la banda a partir del reconocimiento del dolor causado y que el Ejecutivo de Mariano Rajoy la arrinconó.

La sintomática defensa de Loza de una nueva política penitenciaria en el que es su primer discurso como delegado del Gobierno se produce además en los prolegómenos de la reunión que este mediodía van a mantener Sánchez y el lehendakari Iñigo Urkullu, y en la que el presidente vasco le va a reclamar el acercamiento de los presos de ETA a cárceles vascas y avanzar en la transferencia de Prisiones. La cita, que abre la ronda de contactos del presidente del Gobierno con los presidentes autonómicos, va a poner de manifiesto la buena sintonía que están evidenciando ambos mandatarios en sus discursos públicos. A este respecto, Urkullu va a poner sobre la mesa el plan que ya planteó a Rajoy para acercar a los presos a una distancia máxima de 250 kilómetros de sus lugares de origen.

En todo caso, el Gobierno es consciente de que no se trata de una cuestión fácil y que cualquier paso que dé en este sentido tiene que estar ‘bien vestido’ y gozar de un consenso generalizado, con las víctimas del terrorismo que ya han amenazado con salir a la calle si se da un acercamiento generalizado de presos a prisiones del País Vasco, tal y como le advirtieron al ministro de Interior, Fernando Grande-Marlaska, en la reunión que mantuvo la pasada semana con las asociaciones de víctimas.

Han sido numerosos los gestos que Loza ha tenido con las víctimas: "Luchar contra los intentos de humillación que pudieran sufrir será mi objetivo"

El nuevo delegado del Gobierno no es ajeno a este sentir, y consciente de que las víctimas van a estar vigilantes, ha querido trasladar su afinidad con los damnificados por el terrorismo, a quien ha señalado como “prioridad” de cara a las políticas de reconocimiento y reparación a desarrollar desde la Delegación del Gobierno. Han sido numerosos los gestos que Loza ha tenido con las víctimas en su primer discurso. “Mantener el reconocimiento, mejorar la reparación y profundizar en la Justicia, porque quedan aún más de 300 asesinatos sin resolver, además de luchar contra los intentos de humillación que pudieran sufrir, serán mis objetivos”, ha resaltado. Tampoco han faltado los gestos cuando se ha referido al cambio de la política penitenciaria: “Liderazgo político, consenso institucional, información a las víctimas, cumplimiento de la ley, individualización de las decisiones, progresividad y discreción”, ha zanjado la cuestión de forma elocuente.

En materia de deslegitimación del terrorismo se ha mostrado crítico con Sortu por su “benevolencia” con el pasado de ETA. “Si realmente queremos convivir no nos sirve la proclamación solemne de esa ilegitimidad hacia el futuro que proclama Sortu en sus Estatutos, si no lo hace también en pasado. Es poco creíble, siendo benévolo, que lo que se considera ilegítimo de cara al futuro, haya sido legítimo en el pasado, y que, además, pretendan ser ellos los que establezcan desde cuando es ilegítimo asesinar a un conciudadano. Desgraciadamente todavía en esas estamos”, ha censurado.

El acto de toma de posesión del cargo ha vuelto ha situar en primera línea política e institucional a este veterano socialista que ya formó parte del Ejecutivo del Patxi López, el que fue el primer gobierno vasco no nacionalista de la historia, en el rol de Comisionado para la Convivencia. También ha sido viceconsejero de Asuntos Sociales o diputado de Bienestar Social en Álava, entre otras responsabilidades. Médico de profesión –tarea que ha vuelto a aparcar para regresar a la arena política– también ejerció de vicepresidente de la Fundación Buesa, de la que es patrono en la actualidad.

País Vasco

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
15 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios