arremeten contra las instituciones por sus "injustificados" ataques

Hoteles de Bilbao abren la guerra territorial: ¿qué pasa con los precios de Guipúzcoa?

Ante la polémica por los abusivos precios durante las finales europeas de rugby, replican que las tarifas medias son superiores en este territorio e instan a investigar las subidas en el festival de cine

Foto: Dos turistas se hacen una fotografía ante el Museo Guggenheim de Bilbao. (EFE)
Dos turistas se hacen una fotografía ante el Museo Guggenheim de Bilbao. (EFE)

El ‘tercer tiempo’ de las finales europeas de rugby de Bilbao del pasado fin de semana se está alargando en exceso y en un ambiente no precisamente amistoso. Todo lo contrario. Las fuertes críticas institucionales por los desorbitados precios de los hoteles y la actuación iniciada por la Autoridad Vasca de la Competencia (AVC) para determinar si ha existido “algún tipo de práctica abusiva o anticompetitiva” han hecho que los hoteles y hostales bilbaínos salten al césped a plantar batalla: el sector ha cogido el balón y ha pasado al ataque, con acusaciones de trato de favor, denuncias de inacción, peticiones de investigaciones en los otros dos territorios vascos…

La caja de los truenos está abierta. La Asociación de Hostelería de Vizcaya y la Asociación Hotelera Destino Bilbao han comparecido este jueves de forma conjunta para advertir de que “no vamos a dejar que nos avasallen”. La respuesta a los “injustificados” ataques recibidos ha venido en forma de contundentes acusaciones y denuncias que salpican a los otros dos territorios vascos. El presidente de los hosteleros, Ángel Gago, ha apuntado directamente a los hoteles de Guipúzcoa, que “llevan poniendo durante décadas” unas tarifas elevadas durante la celebración del Festival de Cine de San Sebastián sin que nadie se haya rasgado las vestiduras. Pero la cuestión no se limita al periodo del Zinemaldia. “Ya les gustaría a más empresas de Bilbao tener un precio medio de facturación similar al que se aplica en Guipúzcoa, un territorio en el que no hemos apreciado una crítica institucional”, ha censurado.

Ya les gustaría a más empresas de Bilbao tener un precio medio similar a Guipúzcoa, un territorio en el que no hemos apreciado una crítica institucional

No se quiere entrar en “guerras con otros territorios”, pero la pregunta está ahí. ¿Por qué la Autoridad Vasca de la Competencia no investiga los precios que se ponen durante el festival de cine? La invitación a la AVC a actuar ya está formulada. Y además con la “misma diligencia” con la que este organismo ha intervenido en el caso de las finales europeas de rugby. En el horizonte, además, a un año vista, está la celebración de la Final Four de Baloncesto 2019 en Vitoria, el mayor evento deportivo en la historia de la ciudad, y no faltan ya los llamamientos para que las instituciones estén atentas a lo que va a ocurrir en la capital alavesa.

Estas alusiones, con emplazamientos para investigar todas las situaciones, no han sentado nada bien en el ámbito hotelero y hostelero de Guipúzcoa, el gran aludido, que no entiende que se busque la “confrontación territorial” como respuesta a la polémica generada en Bilbao. "Es my triste que para defenderse tengan que atacar a los demás", censuran desde el sector guipuzcoano, donde además defienden que los precios más elevados "van en consonancia con la calidad" que ofrece el territorio y con su "atractivo turístico".

"Es muy triste que para defenderse tengan que atacar a los demás", censura Guipúzcoa, que replica que los precios "van en consonancia con la calidad"

La controversia no cesa. Ante las criticas recibidas por la Diputación de Vizcaya y el Ayuntamiento de Bilbao, el presidente de la Asociación Hotelera Destino Bilbao, Álvaro Díaz-Munío, ha replicado que el 60% de las habitaciones se pusieron a disposición de la organización de las finales de rugby “a unos precios más que razonables” para facilitar que este evento recalara en Bilbao. Por ello, justifica que las restantes camas hayan tenido un precio “que se sale de lo habitual” para “compensar el esfuerzo realizado”. En todo caso, se niega que triplicar, cuadruplicar o quintuplicar el precio haya sido la tónica general, ya que esta práctica ha sido algo “excepcional” y, en todo caso, “no relevante”. De hecho, Gago asegura que los precios medios se situaron entre los 150 y 225 euros, unas tarifas “bajas” para “lo que representan la plaza de Bilbao y los hoteles relevantes de Vizcaya”.

Los hoteleros bilbaínos defienden que sus precios sitúan la capital vizcaína en el noveno puesto del 'ranking' español en cuanto a tarifas. “Por supuesto que existen habitaciones que se ofertan a 1.000, 2.000 o 3.000 euros ahora y en cualquier época del año: en Bilbao, Madrid, San Sebastián y en cualquier ciudad. Son habitaciones de confort esencial, algo habitual en todo tipo de hoteles de cierto nivel”, señala Gago. Pero la inflación de precios llegó principalmente en hoteles de menor categoría, con denuncias de habitaciones a un precio superior a 500 euros cuando la tarifa habitual por dormir es de 80. En respuesta a denuncias de este tipo, Gago ha replicado calificando de “inexpertos” o “analfabetos en estos temas” a quienes piensan que las tarifas que aparecen en ciertos momentos en webs “son los precios medios que se aplican, y mucho más en acontecimientos como las finales de rugby”. “Los aficionados al deporte conocen que desplazarse a determinadas finales conlleva un encarecimiento de precios. Desde el punto de vista institucional, puede que ello perturbe sus aspiraciones pero desde el punto de vista empresarial sirve para compensar ciertas situaciones de pérdidas que se sufren en otros momentos”, asevera Gago.

Bilbao acusa a la AVC de tratar de forma "tolerante” a los alojamientos irregulares, "sin exigirles el cumplimiento de la legislación o investigando su conducta"

Quien esté libre de pecado que tire la primera piedra, se viene a decir entre acusaciones de inacción institucional en otros escenarios turísticos: “Ya nos gustaría que las reacciones institucionales fueran tan inmediatas y críticas con otras situaciones que han sido reiteradamente expuestas y que también afectan al desarrollo turístico”, censura Gago en nombre de los hoteleros y hosteleros. Se refiere, en esencia, a los pisos turísticos ilegales y similares. Y aquí se acusa a la AVC de “tratar desde un punto de vista como mínimo tolerante” a los alojamientos irregulares, “sin nunca incidir en exigirles el cumplimiento de la legislación vigente o investigando su conducta”, para perjuicio del sector hotelero.

La Autoridad Vasca de la Competencia ha solicitado datos a los hoteles para confrontar las tarifas aplicadas el pasado fin de semana con las que se fijan para otros "eventos internacionales" o en temporada alta. La actuación de la AVC también está encaminada a futuro, para impedir que una exagerada subida de tarifas se convierta en la tónica general de cara “al desarrollo de otros acontecimientos futuros” en la ciudad. “Si tiene alguna acusación que formalizar, lo procedente es que lo haga, y de forma directa, contra la empresa concreta que interprete que debe hacerlo”, espeta para, a continuación, lanzar la pulla: “Aunque ignoramos cómo pueden acreditarla en un mercado libre”, en el que se ha actuado "dentro del marco legal". Las críticas a este organismo también aluden a su forma de proceder, que informó de su actuación a través de un comunicado a los medios: “No sabemos si tendría que difundir noticias de este tipo en un proceso indagatorio”, reprocha antes de apelar a “la presunción de inocencia”, que es “tan respetable como evitar la práctica abusiva a la que ellos hacen referencia”.

Las acusaciones alcanzan a las principales instituciones vascas. De ellas no se libra el Gobierno de Iñigo Urkullu, que, a la vista de lo sucedido durante las finales europeas de rugby, ha asegurado que “la avaricia rompe el saco” en lo que constituye una contundente advertencia al sector hotelero. Gago confronta este y otros tirones de orejas institucionales con el “poco agradecimiento institucional” que recibe el sector, donde existe “insatisfacción” y “malestar” por los “injustificados” ataques recibidos a todo un colectivo. “Los comentarios críticos, de existir, no pueden ni deben ser formulados en contra de todo el colectivo sectorial”, replican los hoteleros, que van a solicitar un informe a una consultora privada para que analice lo ocurrido el pasado fin de semana en Bilbao.

Los precios medios durante las finales europeas de rugby se situaron entre 150-225 euros, unas tarifas "bajas" para "lo que representa la plaza de Bilbao"

Son varios los reproches que se lanzan a las instituciones. Por sus críticas desmesuradas, por su inacción ante determinadas situaciones, por ponerlos en el centro de la diana, por no ser conscientes del esfuerzo que realizan los hoteles… “Hemos colaborado ofreciendo alojamientos a coste cero a organizaciones y personas de especial interés porque estos eventos son imprescindibles”, deja constancia Gago. En esta polémica, los hoteles recuerdan que los precios incluyen un 10% de IVA a favor de la Hacienda Foral, sin olvidar las comisiones por las reservas a través de portales de internet, que son del 15-25%. ¿Resultado? “Si aplicamos estos conceptos, se puede comprobar que hoteles de cuatro y cinco estrellas obtienen unos precios medios de alrededor de 110 euros”, expone. El partido no ha continuado y aún falta mucho para que el árbitro pite el final.

País Vasco

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios