Turismo: El Gobierno vasco advierte sobre el tarifazo en los hoteles: La avaricia rompe el saco
competencia investigará las tarifas de bilbao el pasado fin de semana

El Gobierno vasco advierte sobre el 'tarifazo' en los hoteles: "La avaricia rompe el saco"

En plena resaca por los abusivos precios en las finales europeas de rugby en Bilbao, se anuncia que Vitoria acogerá la Final Four de baloncesto en 2019. El Ejecutivo exige acabar con estas prácticas

Foto: Vista panorámica de la ría de Bilbao. (EFE)
Vista panorámica de la ría de Bilbao. (EFE)

La resaca más dura de las finales europeas de rugby del fin de semana en Bilbao no va en proporción a los litros de alcohol que introdujeron en su cuerpo los cerca de 100.000 aficionados que se estima acudieron a la capital vizcaína sino a los centenares de euros que expulsaron de sus bolsillos por una cama donde dormir. Y esta resaca, lejos de desaparecer, va ganando grados con el paso de las horas, al mismo tiempo que se incrementan las denuncias a todos los niveles por los desorbitados incrementos de los precios de los establecimientos hoteleros. Decir que en algunos casos se cuadruplicaron o quintuplicaron las tarifas es quedarse corto.

La resaca es de tal magnitud que la Autoridad Vasca de la Competencia va a intervenir para verificar “si ha existido algún tipo de práctica abusiva o anticompetitiva” a la hora de establecer los precios por parte de los hoteles. Para ello, confrontará las tarifas aplicadas con motivo de las finales europeas de rugby en San Mamés con las fijadas para otros “eventos internacionales” o en temporada alta. Este organismo ya ha solicitado información al sector hotelero para determinar si, en su caso, se aplicaron incrementos desmesurados con vistas a que estas exageradas subidas no constituyan un “precedente de cara al desarrollo de otros acontecimientos futuros en la ciudad”, según ha dado a conocer a través de un comunicado.

La Autoridad Vasca de la Competencia confrontará las tarifas aplicadas por el rugby con las fijadas en otros "eventos internacionales" o en temporada alta

De momento, a la espera de ver cuál es la 'evolución del paciente', las instituciones vizcaínas tienen muy claro su diagnóstico, que incluye el término "abuso" en su redacción. “Esto no es bueno para la imagen de Vizcaya. Una cosa es aprovechar y otra abusar. No hagamos a otros lo que no queremos que nos hagan a nosotros”, ha censurado el diputado general de este territorio, Unai Rementeria. Tampoco el alcalde de Bilbao, Juan Mari Aburto, se ha andado con medias tintas a la hora de su evaluación: “Tengo que decir alto y claro que no me gusta lo que han hecho”, ha aseverado para advertir de que con estas prácticas los turistas se “lo van a pensar dos veces” a la hora de viajar a la capital vizcaína al mismo tiempo que se ahuyenta a los visitantes de cara a una segunda estancia.

Las principales autoridades son conscientes de que no hay aspirina que valga para superar esta resaca a corto plazo. Porque la aclamada organización de este evento ha quedado en cierto modo en un segundo plano ante la existencia de unos precios abusivos en la que ha incidido incluso la prensa internacional a la hora de valorar la celebración de las finales de rugby. La evaluación ha trascendido de los límites meramente deportivos y organizativos y amenaza con marcar a Bilbao a “medio y largo plazo” como destino turístico.

La Euroliga atiende a las históricas pretensiones de Vitoria, que acogerá en 2019 el evento deportivo internacional de mayor prestigio de su historia

Y en medio de esta fuerte resaca ha llegado el anuncio de otra fiesta deportiva de las gordas para el País Vasco, la celebración de la Final Four de baloncesto de 2019 en Vitoria. La Euroliga ha atendido a las históricas pretensiones del Baskonia y la capital alavesa, que albergará el próximo año el evento deportivo internacional de mayor prestigio de su historia. El partido acaba de comenzar y la primera posesión a nivel institucional tiene como objetivo meter una canasta de tres puntos para contrarrestar a los que ya aspiran a realizar un mate con los precios.

El primero en salir a la cancha ha sido el consejero de Cultura del Gobierno vasco, Bingen Zupiria, que ha recurrido a un dicho para lanzar una clara advertencia: “La avaricia rompe el saco”, ha aseverado, consciente de que el precedente de Bilbao es un rival peligroso para los futuros partidos. “Deberíamos tener cuidado para que no suceda esto [que la avaricia rompa el saco], para que este apoyo que damos desde las instituciones a un evento de estas características se convierta en una inversión a futuro y este país se muestre atractivo para recibir eventos de este nivel”, ha remarcado en un contundente mensaje.

El Gobierno vasco dice que el esfuerzo institucional para atraer citas deportivas de primer nivel debe verse "acompañado" por los agentes económicos

Zupiria ha dejado constancia de que el “esfuerzo institucional” que exige traer al País Vasco citas de primer nivel como la Final Four de baloncesto o las finales europeas de rugby debe verse “acompañado” por los agentes económicos y sociales en su “organización, desarrollo y ejecución” para que “todo salga bien”. Y esto, mirando a la cita del próximo año en Vitoria, equivale a “comprometernos entre todos, entre instituciones, hoteles, hosteleros y comerciantes, para que esto discurra bien”.

Es decir, a un año de la celebración de la cita deportiva más importante para la historia de Vitoria, el Gobierno vasco ya alerta sobre las consecuencias de los ‘tarifazos’ en los hoteles. El Ejecutivo de Iñigo Urkullu no quiere que una cama que ronda los 75 euros se acerque a los 500 euros, como ha sucedido en Bilbao, donde una habitación doble en un establecimiento de tres estrellas ha superado los 1.000 euros en la gran mayoría de los casos durante el pasado fin de semana. Pero no solo los hoteles han hecho caja: también han hecho su particular agosto las pensiones, los apartamentos, albergues y todo tipo de locales turísticos. Así, había pisos que ofertaban habitaciones por encima de los 1.000 euros.

En muchos casos las tarifas se han incrementado por tres, cuatro, cinco…. Y no solo en Bilbao, sino también en muchas de las localidades colindantes, que se han aprovechado de la masiva afluencia en torno a un evento deportivo que ya hace un año había suscitado una gran expectación entre los aficionados al rugby. De hecho, ha habido denuncias de ciudadanos que han visto canceladas sus reservas realizadas con varios meses de antelación para poner en el mercado esas habitaciones a precios mucho más elevados. Entre las numerosas quejas surgidas, se ha denunciado que una habitación de 80 euros superaba los 800. En Bilbao, la opción más económica, una cama en un dormitorio compartido, no bajaba de los 100 euros.

Los hoteles de Bilbao replican que el 60% de las habitaciones se pusieron a disposición de la organización de las finales de rugby a “unos precios más que razonables”

Ante esta polémica, la asociación hotelera Destino Bilbao ha negado que todas las habitaciones tuvieran unas tarifas elevadas. Su presidente, Álvaro Díaz-Munío, replica que el 60% de las habitaciones de la capital vizcaína se pusieron a disposición de la organización de las finales europeas de rugby a “unos precios más que razonables” tras una negociación en la que estuvo implicado el Ayuntamiento de Bilbao. “Los hoteles también hemos hecho un esfuerzo para que este evento se celebre aquí”, discrepa. Por ello, defiende que en el 40% de las habitaciones restantes se haya puesto un precio que “se sale de lo habitual” para “compensar el esfuerzo realizado”.

A este respecto, Díaz-Munío sostiene que los precios medios de los hoteles de Bilbao para el evento del pasado fin de semana “no son diferentes a los de cualquier ciudad en un evento de este nivel”. Así, apunta, por ejemplo, a lo que está sucediendo en Kiev, sede de la próxima final de la Champions League de fútbol, donde los precios se han disparado sobremanera. Incluso, cita la situación que han vivido los aficionados del Athletic cuando se han trasladado a otras ciudades con motivo de una final. Igualmente, el presidente de esta asociación, integrada por la mayoría de los hoteles del Bilbao metropolitano, sostiene que algunas denuncias sobre precios abusivos “no son ciertas”.

Algunos establecimientos, por su parte, defienden que han tenido que incrementar los precios para sufragar las contrataciones que han tenido que acometer estos días para atender en condiciones al mayor número de clientes. El próximo examen mundial para Bilbao llegará el 4 de noviembre con la entrega de los premios MTV Europe Music Awards -será la tercera ocasión en la que este espectáculo recale en España tras su paso por Barcelona y Madrid en 2002 y 2010 respectivamente-. Entonces se verá si se produce un desmesurado incremento de los precios de los hoteles. En juego está, como alertan las instituciones vascas, que el País Vasco esté bien posicionado a nivel competitivo para albergar grandes eventos mundiales.

País Vasco

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios