movilización "histórica"

Asombro, orgullo y alguna protesta: marcha de policías y guardias civiles por Donostia

Los dos cuerpos se movilizan juntos por primera vez en la ciudad con más víctimas mortales de ETA en una cita de "gran simbolismo" que transcurre entre la sorpresa ciudadana y algún grito esporádico

Foto: Guardias civiles y policías se manifiestan en San Sebastián para exigir la equiparación salarial con las policías autonómicas. (EFE)
Guardias civiles y policías se manifiestan en San Sebastián para exigir la equiparación salarial con las policías autonómicas. (EFE)

“Esto hubiera sido impensable hace unos pocos años”, afirma un miembro de la Policía Nacional mientras señala con la mano las banderas de España que se levantan sobre el paseo de la Concha en una manifestación que por primera vez reúne a agentes de este cuerpo y de la Guardia Civil tras una pancarta en San Sebastián. A nadie se le escapa que la fotografía es inaudita. Ni a los transeúntes ni a los manifestantes. Nunca antes policías nacionales y guardias civiles han salido a protestar a la calle en la provincia (Guipúzcoa) donde más agentes han caído a manos de ETA.

La reivindicación que ha provocado esta inédita estampa es la equiparación de las condiciones salariales con las policías autonómicas, como la Ertzaintza. Esta demanda ha movilizado a más de medio millar de personas por las arterias principales de San Sebastián para denunciar que el preacuerdo alcanzado por el Gobierno con sindicatos y asociaciones de la Guardia Civil “no soluciona la discriminación salarial” que estos cuerpos llevan sufriendo desde hace más de tres décadas.

La marcha se enmarca dentro de las movilizaciones iniciadas en febrero por la plataforma Jusapol (Justicia Salarial Policial) para exigir esta equiparación salarial y que llegarán a las 52 capitales de provincia, pero la de San Sebastián no era una más en el calendario. La marcha ha trascendido las meras reivindicaciones laborales, ya que estaba dotada de un “gran simbolismo”, de una “connotación especial”, por el lugar —el más castigado por ETA— y por el contexto —el rechazo (u odio) que siguen despertando entre los nacionalistas las Fuerzas de Seguridad del Estado (FSE)—. “Que nos manifestemos aquí es algo muy especial y motivo de orgullo”, remarca el policía nacional y portavoz de esta asociación en el País Vasco, Txema Cid.

La marcha ha trascendido las reivindicaciones laborales, al estar dotada de una "connotación especial” por ser el lugar más castigado por ETA

Si la palabra más utilizada por los manifestantes ha sido 'histórica', el vocablo más esgrimido para los transeúntes ha sido 'sorpresa'. Algunos incluso no necesitaban hablar, ya que el rostro delataba su asombro ante lo que estaba pasando ante sus ojos. “Es la única vez que va a haber tantas banderas de España juntas en San Sebastián”, exclama una joven al ver numerosas rojigualdas en el Kursaal, punto de partida de la manifestación. “Tú que eres periodista seguro que esto no lo has visto en la vida. Yo que tengo más edad tampoco lo he visto”, señala con una sonrisa un 'veterano' en manifestaciones.

Los manifestantes llegan al Palacio Miramar, final de la marcha, con la bahía al fondo. (J. M. A.)
Los manifestantes llegan al Palacio Miramar, final de la marcha, con la bahía al fondo. (J. M. A.)

La marcha ha transcurrido sin incidentes. Ha habido alguna protesta y algún grito, aunque esporádicos, en contra de estos cuerpos a su paso. “Torturadores” o “iros de aquí” se ha escuchado. EH Bildu ha manifestado su rechazo público a que agentes de la Guardia Civil y la Policía Nacional tomen las calles de San Sebastián en defensa de sus condiciones laborales a través de un comunicado: “Que se vayan a su nación y nos dejen en paz”, ha reclamado la coalición ‘abertzale’, que ha denunciado que las FSE “sobran” en el País Vasco.

Poder manifestarse por el centro de la ciudad es interpretado por los propios agentes como “una nueva etapa” en la comunidad. Lo que no equivale a “normalidad”. Porque, como se coincide en señalar, “el odio hacia nosotros sigue existiendo” aunque ETA haya dejado las armas. De hecho, la gran mayoría de los manifestantes son agentes que proceden de otras comunidades autónomas y, entre los que están destinados en el País Vasco, muchos cubren sus rostros para no ser reconocidos, ya que esto podría interferir en su trabajo. “Hay muchos agentes que trabajan en áreas delicadas, como los servicios de información, y no es bueno que la gente te vea”, sostiene Cid.

Banderas españolas, al inicio de la marcha en los aledaños del Kursaal. (J. M. A.)
Banderas españolas, al inicio de la marcha en los aledaños del Kursaal. (J. M. A.)

Las movilizaciones que está llevando a cabo Jusapol por toda la geografía española ya han llegado a Bilbao, con una manifestación que reunió a 2.500 personas, y a Vitoria, donde tuvo lugar una concentración. “Parece mentira”, clama un ciudadano al ver las numerosas banderas españolas por el Boulevard, lugar que años atrás era habitual escenario de la 'kale borroka'. Él es uno de los muchos transeúntes que han querido grabar o tomar imágenes de la movilización con el teléfono móvil. No han faltado las protestas de ciudadanos por el ruido de los silbatos o la utilización de petardos durante la marcha, incluso a los policías municipales y ‘ertzainas’ que daban cobertura a la manifestación.

Se ha realizado una ofrenda floral ante el monolito en memoria de las víctimas con rosas blancas para "no hacer distinción entre las víctimas de ETA"

La casualidad ha hecho que la marcha se haya iniciado momentos antes de que a escasos metros del Kursaal, en el Teatro Victoria Eugenia, el portavoz del Gobierno, Íñigo Méndez de Vigo, entregara a la librería Lagun la placa de honor de la orden civil de Alfonso X el Sabio dentro del homenaje que se le ha brindado este jueves a este establecimiento por sus 50 años de lucha contra la dictadura franquista y el terrorismo de ETA. Esta circunstancia ha hecho que muchos políticos vascos que esperaban a la entrada del teatro se hayan ‘topado’ con la marcha, entre ellos el senador de Podemos Josetxo Arrieta o la parlamentaria del PSE Rafaela Romero. Los socialistas han mostrado su apoyo público a la manifestación, a la que se han sumado representantes de Ciudadanos y VOX.

Consciente del simbolismo de la marcha de San Sebastián, la ciudad con mayor número de víctimas de ETA —más de un centenar—, Jusapol ha organizado una ofrenda floral al paso de la manifestación por el monolito dedicado a las víctimas del terrorismo, ubicado en los jardines de Alderdi Eder, junto al ayuntamiento donostiarra. Se ha colocado un ramo de rosas blancas por ser un color “neutro” para "no hacer distinción entre las víctimas” provocadas por la banda terrorista.

Dos de los manifestantes se disponen a realizar la ofrenda floral ante el monolito en memoria de las víctimas con el ayuntamiento al fondo. (J. M. A.)
Dos de los manifestantes se disponen a realizar la ofrenda floral ante el monolito en memoria de las víctimas con el ayuntamiento al fondo. (J. M. A.)

La marcha, dividida en cuatro grupos diferentes, cada uno con su propia pancarta, ha completado un recorrido de más de una hora larga por el centro de la ciudad entre la sorpresa y asombro de quienes se encontraba a su paso. “No había visto algo así en la vida. No me lo hubiera imaginado nunca”, se vuelve a oír en la calle. Entre gritos de “sin equiparación, Rajoy dimisión”, “mismo trabajo, mismo salario”, “este acuerdo es un timo” o “sindicatos mercenarios”, y los llamamientos a la “guerra” y al “ruido” para lograr una equiparación salarial que es de “justicia social”, la manifestación ha concluido en el Palacio de Miramar con la intervención del presidente de Jusapol, Natan Espinosa. Se ha cerrado así una jornada que ha transcurrido entre un ambiente festivo en el interior de la manifestación y sin incidentes desde el exterior. “En Barcelona tampoco tuvimos incidentes, con la que estaba cayendo allí”, señala Cid.

Jusapol denuncia que el preacuerdo alcanzado por el Ministerio de Interior con sindicatos y asociaciones de la Guardia Civil es “insuficiente”, ya que deja pendientes de resolver asuntos como las pagas extra, los servicios extraordinarios y las jubilaciones, algo que es “fundamental” para alcanzar la “equiparación real y total”. Cid remarca que el 90% de los agentes de ambos cuerpos policiales en España “no apoya ni da por bueno este acuerdo”. Según censura, la brecha salarial en relación a policías autonómicas como la Ertzaintza o los Mossos d'Esquadra supera los 600 euros mensuales.

País Vasco

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios