REUNIÓN DE DOS HORAS EN LEHENDAKARITZA

Sánchez y Urkullu coinciden en reformar el Estado para asumir la España plurinacional

Los dos líderes se reúnen en Vitoria y señalan la necesidad de abordar una "reflexión serena sobre el modelo de Estado que culmine en una nueva estructura territorial"

Foto: Pedro Sánchez, con Iñigo Urkullu, con Idoia Mendia y Andoni Ortuzar, este 20 de julio en la Presidencia del Gobierno vasco. (EFE)
Pedro Sánchez, con Iñigo Urkullu, con Idoia Mendia y Andoni Ortuzar, este 20 de julio en la Presidencia del Gobierno vasco. (EFE)

Las aspiraciones del secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, de conformar mayorías alternativas al Gobierno del PP se enfrentaban este jueves a su mayor prueba de fuego en Vitoria con el encuentro que mantuvo con el lendakari, Iñigo Urkullu, y con el presidente del PNV, Andoni Ortuzar. El objetivo era claro: lograr que la formación nacionalista deje de ser el continuo salvavidas de Mariano Rajoy en las Cortes Generales. Pero no lo tenía fácil el líder socialista porque la solicitud para configurar este frente en las Cortes llega en el mejor momento de relaciones institucionales entre los Gobiernos de Urkullu y Rajoy, que ayer mismo culminaron su último gran acuerdo con la ratificación de la nueva Ley de Cupo y diversas modificaciones del Concierto Económico que garantizan la paz fiscal y financiera entre España y el País Vasco hasta 2021.

En este escenario de permanente colaboración, Sánchez al menos pretendía arrancar del PNV el compromiso para sumarse a su petición de crear una subcomisión de reforma constitucional en el Congreso de los Diputados para resolver el problema de "la pluralidad nacional" en pleno desafío soberanista de Cataluña. “Es una demanda justificada”, aseguró a los medios de comunicación minutos antes de mantener la reunión, convencido de que la estabilidad de España solo se puede garantizar con la modificación de la Carta Magna. Lo que arrancó finalmente de Urkullu, tras su cita de dos horas, fue la coincidencia en el diagnóstico, en la necesidad de explorar la reforma del modelo de Estado. Pero al menos el PSOE sí valoraba la "muy buena receptividad" hallada en el jefe del Ejecutivo vasco a su demanda de repensar la estructura territorial, lo que hace pensar a Ferraz que el visto bueno está conseguido.

"La estabilidad de España sólo se puede garantizar con la modificación de la Constitución", advierte el secretario general de los socialistas

Acompañado de la secretaria general del PSE, Idoia Mendia, Sánchez acudió a una cita a la que el Gobierno vasco y el PNV no querían dar gran proyección mediática ya que ni Urkullu ni Ortuzar comparecieron al término de la misma, aunque Lehendakaritza sí rebotó un comunicado resumen de la entrevista, muy parecido al relato ofrecido por Ferraz. Las únicas declaraciones sobre el encuentro fueron las palabras previas del líder de los socialistas, que incidió en la necesidad de abrir una reforma constitucional esta legislatura en el Congreso. “Si queremos la estabilidad de España necesitamos también consolidar un modelo territorial que inexcusablemente tiene que llevar a una reforma constitucional”, enfatizó.

Tras la reunión, ambas partes expresaron que se había comprobado la "coincidencia en abordar una reflexión compartida y serena sobre el modelo de Estado que fructifique en una nueva estructura territorial que ahonde en la plurinacionalidad del Estado".

Sánchez y Urkullu coinciden en reformar el Estado para asumir la España plurinacional

Sánchez, que delegó en el exlendakari y excandidato a dirigir el partido en las pasadas primarias socialistas Patxi López la tarea de buscar una salida al ‘conflicto catalán’, pretende recabar los apoyos necesarios para crear esta subcomisión de reforma de la Carta Magna en la Cámara Baja antes del 1 de octubre, cuando el Gobierno de Carles Puigdemont pretende celebrar el referéndum independentista. Con la seria amenaza de la prohibición de la consulta por parte del TC (el Gobierno de Rajoy ha garantizado que no se va a celebrar), entiende que puede ser una salida que contribuya a calmar la elevada tensión existente.

El PSOE avala que el País Vasco sea reconocido como "nación" en la revisión del Estatuto pero Sánchez lo condiciona a la reforma constitucional

Para seducir a la formación nacionalista, el PSOE avala que el País Vasco sea reconocido como nación. Los socialistas están dispuestos a incorporar el término nación en la revisión del Estatuto de Gernika que se plantea para esta legislatura en el Parlamento Vasco. “Dentro de España hay una nación que se llama el País Vasco y, por tanto, reconocemos esa plurinacionalidad de nuestro país. Defendemos una España unidad donde se reconozca el carácter nacional de determinados territorios y, singularmente, del País Vasco”, enfatizó Sánchez en sus declaraciones a los medios. En todo caso, advirtió al PNV de que la posición de los socialistas vascos en la reforma del texto estatutario vasco “debe ir acompañado en paralelo con un debate de la reforma constitucional para asentar de una vez por todas el modelo territorial”.

"Ya se verá"

Del resumen que hicieron ambas partes de la reunión se colige fácilmente que el compromiso de Urkullu fue algo más difuso. Ferraz subrayó que encontró "muy receptivo" al lendakari cuando Sánchez le planteó la necesidad de abrir la Ley Fundamental de 1978. Es decir, que el PNV participará, y activamente, en los debates cuando arranquen. Pero que facilite el trámite concreto de la apertura de la subcomisión —o un órgano equivalente en el Congreso— "ya se verá" cuando el PSOE lo ponga sobre la mesa, indicaron fuentes del entorno del secretario general, aunque convencidas de que los nacionalistas vascos no podrán objeción ninguna porque ellos también necesitan que la situación territorial se estabilice para que se abra con garantías la discusión del Estatuto de Autonomía.

Sánchez sabe que no puede sumar por ahora al PNV en un "Gobierno del cambio" porque los nacionalistas tienen un acuerdo firme con el PP

Sánchez enmarcaba el primer encuentro oficial que mantiene con Urkullu y Ortuzar, que llega dos meses después de su arrollador triunfo en las primarias socialistas, en un intento de reestablecer la comunicación fluida” que ha tenido “siempre” con el lendakari y con el PNV. En su anterior etapa como líder socialista, Sánchez ya fracasó en el intento de sumar a la formación nacionalista dentro del “Gobierno del cambio” que pretendía desalojar a Rajoy de La Moncloa, lo que motivó su salida del liderazgo del partido. Desde entonces, el PNV y el PP no han dejado de intensificar sus relaciones hasta alcanzar un nivel de colaboración impensable hace tan solo unos meses. La formación de Ortuzar salvó los Presupuestos de este año de Rajoy a cambio de grandes inversiones para el País Vasco y, en especial, de compromisos políticos en forma de transferencia de competencias o de retirada de recursos judiciales contra importantes leyes vascas. Ahora, ambos han mostrado su disposición para alcanzar un acuerdo de cara a las cuentas de 2018.

Sánchez y Urkullu coinciden en reformar el Estado para asumir la España plurinacional

Esta complicidad no es óbice para que Sánchez intente sumar al PNV para resolver "el problema territorial" que vive España y que, entiende, está en punto muerto por las intransigentes posturas que mantienen Rajoy y Puigdemont y que amenazan con un choque de trenes. “Más allá de los acuerdos puntuales que tenga el PP con el PNV para la gobernabilidad de España lo importante es que se asiente de una vez por todas un modelo territorial que está siendo cuestionado, en este caso, por el secesionismo en Cataluña”. El PNV, de momento, guardia silencio entre los constantes guiños del Gobierno español. En apenas una semana, tanto Rajoy como su número dos, Soraya Sáenz de Santamaría, alabaron en sendas visitas al País Vasco la capacidad del “diálogo” del Gobierno de Urkullu para contraponerlo con la postura del Ejecutivo catalán.


Aprobación del Ejecutivo PNV-PSE

Pero además del modelo de Estado, los dos dirigentes abordaron otros asuntos. Así, ambos hicieron una "valoración satisfactoria" del Ejecutivo de coalición que comparten en el País Vasco PNV y PSE desde las autonómicas del año pasado, ya que "se están cumpliendo los objetivos comprometidos en el programa de gobierno" y "el clima económico y político en Euskadi". Sánchez se comprometió a que su partido defenderá en Madrid los puntos consensuados por las dos formaciones y que se plasmaron en su acuerdo.

Ambos creen que se debe abordar la cuestión de los presos, la política penitenciaria y la reinserción de un modo acorde a la nueva situación social

El secretario general socialista y el lendakari también coincidieron en la necesidad de reforzar las políticas públicas sociales y en la de avanzar "en el futuro político de Euskadi con la actualización y profundización del autogobierno", de forma que permita dar más pasos en la "convivencia y en la cohesión y justicia social".

Otro de los asuntos abordados fue la política penitenciaria. Precisamente para "ahondar en la normalización en la convivencia", ambas partes consideran que "dentro del marco de las posibilidades legales vigentes, se debe abordar la cuestión de los presos, la política penitenciaria y la reinserción de un modo acorde a la nueva situación social". Este último compromiso no difiere de lo que firmaron las dos formaciones el año pasado.

País Vasco

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
13 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios