Patxi López alerta del "riesgo real de la desaparición" del PSOE
  1. España
  2. País Vasco
pone como ejemplo la decadencia del partido socialista en francia

Patxi López alerta del "riesgo real de la desaparición" del PSOE

El candidato cierra su campaña en Bilbao reclamando una mayor "unidad" y advirtiendo sobre el "suicidio colectivo" al que se arriesga a entrar el partido

Foto: Patxi López, junto a la secretaria general del PSE, Idoia Mendia, este 20 de mayo en Bilbao. (EFE)
Patxi López, junto a la secretaria general del PSE, Idoia Mendia, este 20 de mayo en Bilbao. (EFE)

Patxi López cerró hoy su campaña para liderar el PSOE con un contundente llamamiento a la "unidad" y a "evitar el enfrentamiento" ya que advirtió de que, de continuar ahondado en la actual fractura interna, el partido está en camino del "suicidio colectivo" ya que existe el riesgo real de la "desaparición", como le ha pasado al socialismo en Francia.

El último discurso del exlendakari de cara a las primarias de este domingo estuvo marcado por los continuos reproches a los otros dos candidatos, Susana Díaz y Pedro Sánchez, por su estrategia continua de "confrontación". Ha sido especialmente duro con sus compañeros. Frente a las "máquinas de guerra, los insultos, el odio entre compañeros y el deseo de revancha" que abanderan los otros dos aspirantes, López se presentó como el candidato de la "lealtad", la "fraternidad" y el "compañerismo". "No hemos buscado, como han hecho otros (en lo que hicimos mal) culpables para pasarlos a cuchillo; sino soluciones, para que nunca más volviéramos a romper nuestro partido", aseveró.

López va a poner hoy el broche a una campaña que ha estado desde sus inicios rodeada de gran simbolismo. El aspirante socialista inició su viaje hacia la secretaría general del partido en enero en en su localidad natal, en Portugalete (Vizcaya), en el mismo escenario en el que comenzó la campaña que le llevó a ser lendakari en 2009, y ahora las últimas dos paradas están vestidas de un gran significado. Su último gran discurso ha tenido lugar por la mañana en Bilbao ante la escultura en homenaje al histórico dirigente socialista Ramón Rubial, su gran referencia.

Patxi López pide el "voto útil" para salvar al PSOE

Ya por la tarde, el cierre tendrá lugar en Orio, un pequeño municipio guipuzcoano en el que ETA asesinó en 2002 al concejal Juan Priede apenas dos días antes de que López fuera nombrado líder de los socialistas vascos. En esta localidad costera donde está la agrupación socialista más pequeña del País Vasco el lendakari pondrá punto y final a un recorrido que inició hace ya cuatro meses y en el que ha estado en medio del fuego cruzado entre Susana Díaz y Pedro Sánchez.

Al igual que sucedió en el inicio de este viaje, López estuvo arropado por el socialismo vasco y sus líderes, con Idoia Mendia a la cabeza, que han vuelto a mostrar su apoyo público a quien fue su líder durante 12 años. López sabe que, tras la presentación de los avales, tanto Sánchez como Díaz buscan los votos de sus seguidores. Pero él quiso despreciar el voto de castigo, el voto para hacer descabalgar al otro. "Otros votos serán útiles para cargarse a Pedro o para cargarse a Susana. Pero yo no quiero ese voto. Yo os pido el voto útil para salvar al PSOE", afirmó ante un público que no ha dejado de aplaudir su intervención.

López se presenta como el candidato de la "lealtad", la "fraternidad" y el "compañerismo", sin caer en los "insultos" y reproches que se cruzan sus rivales

López quiso utilizar sus últimas palabras para alertar del riesgo de la "irrelevancia", cuando no de la "desaparición". Por ello, apeló a la "concordia". "Nosotros no vamos a ofrecer puestos a los que nos voten. No vamos a ofrecer cabezas cortadas a nuestros votantes. No vamos a apartar a los que no nos sigan. Solo ofrecemos un compromiso claro de esfuerzo y pasión por la unidad de todos los socialistas", aseveró, en una clara critica hacia los otros dos aspirantes a liderar el partido.

También huyó de los protagonismos ("lo importante el domingo no es elegir entre Pedro, o Susana o Patxi") para poner el acento en el "desafío" que tiene ante sí el partido. Y aquí no se anduvo con medias tintas y habló de que la misión es "librar al PSOE de su propia destrucción". En todo caso, pese a sus mensajes catastrofistas, buscó rechazar las acusaciones de "irresponsable alarmista" de los otros dos sectores. Para ello, se remitió a lo que está sucediendo en los países de alrededor. "No me invento el riesgo que corremos. Otros partidos europeos están desapareciendo. Uno a uno están cayendo en la irrelevancia. Y no ver eso (no querer ver eso), ocultar el riesgo que corremos, eso sí que es irresponsable", alertó, para poner el ejemplo de lo ocurrido en Francia. "Si seguimos así puede ser la última vez que discutamos. Los socialistas franceses ya no discuten, porque se han quedado sin partido", remarcó.

Sus advertencias estuvieron acompañadas de continuos reproches a Díaz y Sánchez, con alusiones directas en algunos casos hacia ambos candidatos, empeñados en "competir para ver quién es el más grande", como se pudo ver en el debate a tres en Ferraz y "ayer en Sevilla". "Las otras alternativas nos llevan al choque de trenes, nos llevan a perpetuar la confrontación. Y eso sólo nos lleva al desastre", censuró. "El congreso de junio no puede ser una repetición del comité federal del 1 de octubre. Llevamos ya muchos congresos de desunión. Llevamos ya muchos Congresos de vencedores y vencidos. Necesitamos como agua de mayo hacer un congreso para todos los socialistas. Tener un secretario general de todos. Y esa es la razón de ser de esta candidatura. Para eso hemos recorrido este camino", enfatizó.

Autoproclamado con el "candidato de la unidad", López apeló al pasado y al futuro para evitar las actuales confrontaciones. "No podemos traicionar a los viejos socialistas que con su vida, con años de cárcel y exilio, defendieron al PSOE y nos lo legaron como su bien más preciado. Y no podemos traicionar tampoco a la generación de jóvenes que espera, que les entreguemos su partido sin destrozarlo", constató, para exhibir su "orgullo" de que "ninguna mala palabra y ningún insulto haya salido de las filas de esta candidatura" y de que no hayan "bajado al fango en el que algunos han querido convertir estas primarias". "Ese no es nuestro estilo, nuestra forma de hacer política, ni de ser socialistas", sentenció.

Patxi López: "Las otras alternativas nos llevan al choque de trenes"

Los militantes que apoyan a López saben que el liderazgo del partido es una pugna entre Sánchez y Díaz. Incluso, algunos de sus apoyos iniciales han cambiado de bando para sumar fuerzas en este mano a mano, caso de la presidenta del Gobierno Balear, Francina Armengol, que se ha unido al ex secretario general del PSOE y ha pedido a López que retire su candidatura en favor del voto útil. Pero el exlendakari ha seguido adelante a pesar de sus escasos avales en comparación con sus dos adversarios. "Hemos aguantado y aquí estamos. Hemos llegado hasta el final", expuso con el orgullo de haber finalizado este viaje hacia el liderazgo del partido (de nuevo reproches) sin "insultar, descalificar ni enfrentar nunca a un socialista".

Los cerdos que sí volaron en 2009

Y esta actitud le hace no arrojar la toalla, porque, según remarcó, su campaña por la unidad "hacer que ahora seamos más, muchos más, los que defendemos esta candidatura". "Nosotros no estamos aquí en busca de acomodos ni de revanchas. No estamos aquí para cobrarnos las facturas del pasado, sino para evitar que se vuelva a repetir. Estamos aquí por la dignidad y la salvación del PSOE. Estamos aquí para defender una posición política y ética. Estamos aquí para mantener vivo este partido. Estamos aquí para acabar con el enfrentamiento y definir un proyecto claro de izquierdas en el que todos nos sintamos reconocidos. Y esa es la razón de ser de esta candidatura. Para eso hemos recorrido este camino", alzó la voz entre la atronadora ovación de los asistentes.

"No me invento el riesgo que corremos. Otros partidos europeos están desapareciendo. Uno a uno están cayendo en la irrelevancia", advierte

El optimismo de López descansa en la batalla ganada al nacionalismo en Euskadi. Así, apela al espíritu que le llevó a ser lendakari en 2009. Entonces, al inicio de su campaña para llegar a Ajuria Enea, se dijo que era más fácil ver a cerdos volar que a un presidente del Gobierno vasco socialista. Y resulta que volaron. Hoy, esta alusión volvió a estar presente en el cierre de campaña de López, con una gran pancarta con cerdos con alas bajo el lema "haz que suceda". "Los socialistas vascos sabéis cómo conseguir lo que nos proponemos aunque nos digan que es imposible. ¡Ya lo hicimos hace ocho años! Sí. Hace ocho años pusimos los cerdos a volar. Hace ocho años cumplimos el sueño de miles de socialistas vascos que creían que otra Euskadi era posible. Que creían que el entendimiento era posible. Que podíamos convivir entre vascos diferentes, sin estar dando vueltas permanentemente a la noria soberanista. Que sabían que un lendakari socialista podía gobernar este país. ¡Y hacerlo mejor que los nacionalistas!", proclamó López para dejar constancia que su etapa al frente del Gobierno vasco "nos permitió derrotar a ETA y conquistar la libertad".

López se siente "ganador" del debate entre los tres candidatos, y en el que Díaz y Sánchez "se peleaban sólo para ver quién era el malo de la película, como si eso fuera solución a algo". Siente que cuenta con el apoyo de muchos más militantes tras la entrega de avales. Y por ello, sus últimas palabras fueron para llamar a la "coherencia" del militante socialista con sus principios para que vote "con lo que ve y piensa de verdad" y se olvide de "presiones y previsiones". "Pedid el voto para salvar al partido y cuando os respondan 'Si el mejor es Patxi, pero…' pues si el mejor es Patxi, vota Patxi, porque no hay peros que valgan. Si todos los que dicen eso, votan Patxi, votan con libertad y votan en conciencia, vamos a ganar", acabó.

Patxi López Idoia Mendia Susana Díaz Bilbao Delincuencia Insultos Pedro Sánchez Crisis PSOE 39° Congreso Federal del PSOE Comité federal del PSOE Barones del PSOE Francina Armengol Emmanuel Macron Elecciones Francia
El redactor recomienda