convivirá con el diseño blanco de balenciaga

El Orfeón Donostiarra se viste con el traje de Givenchy… con cuatro años de retraso

La formación coral vasca estrenará este mes la nueva indumentaria, que fue presentada en 2013 y que la crisis económica obligó a aparcar hasta ahora

Foto: De izquierda a derecha: José María Echarri, Ernesto Gasco y Laura Chamorro
De izquierda a derecha: José María Echarri, Ernesto Gasco y Laura Chamorro

La crisis económica (y el IVA) no sólo ha afectado al producto cultural sino también al envoltorio. Quien puede hablar con conocimiento de causa es el Orfeón Donostiarra, que ha estado cuatro años sin poder vestirse de Givenchy por el corsé de la crisis. En junio de 2013 la histórica formación coral presentó el nuevo traje diseñado por el modisto francés pero no es hasta ahora, cuatro año después, cuando la nueva indumentaria se podrá subir al escenario.

El nuevo traje será cosido con el apoyo del Clúster Donostia Moda, que confeccionará de forma gratuita los uniformes de los 130 integrantes del Orfeón gracias a un acuerdo entre la formación coral y el Ayuntamiento de San Sebastián. En todo caso, el nuevo ropaje no implicará retirar del armario el traje que acompaña a esta formación desde hace más de medio siglo. Será una convivencia entre la modernidad proyectada por Hubert de Givenchy a principios de esta década y el clasicismo reflejado por Cristóbal Balenciaga en 1964 con un traje que desde entonces ha sido testigo de numerosos éxitos a nivel internacional sobre las tablas.

Actuación del Orfeón Donostiarra y la Orquesta Sinfónica de Torrevieja. (EFE)
Actuación del Orfeón Donostiarra y la Orquesta Sinfónica de Torrevieja. (EFE)


“No se trata de sustituir a nadie, y menos a Balenciaga”, resalta el presidente del Orfeón Donostiarra, José María Echarri. Sería correcto hablar, entonces, de una nueva colaboración entre dos modistos que mantuvieron una estrecha relación (Givenchy es presidente fundador de la Fundación dedicada al modisto de Getaria). No habrá cambios en el nombre, pero sí modificaciones en cuanto a la imagen. Del blanco al negro. El nuevo traje cambia el blanco que ha acompañado a los cantantes de la formación vasca desde 1932 por el negro de la renovada túnica, que se ciñe bajo el pecho con un cinturón rematado por un lazo rosa.

En todo caso, el blanco seguirá siendo el emblema del Orfeón Donostiarra, pero ahora en la maleta de la formación donostiarra también viajará una vestimenta negra para aquellas ocasiones que exijan este color sobre el escenario. Hasta ahora, esta necesidad se solventaba con prendas propias. Ahora, el negro forma parte ya de la identidad de la coral donostiarra en el año de su 120 aniversario.

También hay pequeñas modificaciones en relación al boceto inicial que esbozó Givenchy de forma desinteresada para el Orfeón y que ha sido llevado a tela por el español Lorenzo Caprile. El gran lazo rosa que proyectó el modisto francés se ha reemplazado por uno de menor tamaño para ganar en comodidad y adaptabilidad para los orfeonistas, según apunta Laura Chamorro, del Clúster Donostia Moda.

Los trajes se presentarán el 26 de mayo en la casa de Balenciaga con el concierto que una formación reducida del Orfeón ofrecerá en el Museo

Los primeros 15 trajes ya han salido del taller y aguardan a su puesta de largo. Será el 26 de mayo, precisamente en la casa de Balenciaga, con el concierto que una formación reducida del Orfeón ofrecerá en el museo en su nombre de Getaria con motivo de la inauguración de la exposición ‘Rachel L. Mellon Collection’, que exhibirá el gran legado depositado en el recinto de esta multimillonaria estadounidense, quien fuera una de las mejores clientas del diseñador guipuzcoano.

Echarri ya era consciente cuando presentó en junio de 2013 que los nuevos trajes tardarían en ser cosidos por las puntadas de la crisis, la misma que llevó a descartar la idea inicial de convocar un concurso internacional para el diseño de la indumentaria (posteriormente se contactó con Givenchy, que aceptó elaborar sin coste alguno el boceto de la prenda). Había que esperar a tiempos mejores, pero el presidente del Orfeón no se imaginaba que la aguja y el hilo tardarían hasta cuatro largos años en confeccionar una indumentaria en cuya etiqueta figura ‘made in San Sebastián’. “Todos los vestidos serán confeccionados en talleres donostiarras, lo que pone en valor la capacidad productiva en el campo de la moda de la ciudad”, pone en valor el concejal donostiarra de Impulso Económico, Ernesto Gasco.

País Vasco
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios