desarme de eta

Así ha sido la entrega de la información de la localización de los zulos y el arsenal de ETA

El corresponsal de The Guardian, Giles Tremlett, testigo de la reunión entre los mediadores y Manikkalingam en el Ayuntamiento de Baiona, relata cómo se ha desarrollado esta cita "histórica"

Foto: Los verificadores confirman la entrega de las armas a las autoridades galas. (EFE)
Los "verificadores" confirman la entrega de las armas a las autoridades galas. (EFE)

Hasta las cortinas de la sala del Ayuntamiento de Bayona en el que el los mediadores de la “sociedad civil” han entregado la información con la localización de los zulos con el arsenal de ETA a la Comisión Internacional de Verificación (CIV) estaban plegadas para evitar a posibles espías. Se quería evitar que alguien ajeno a su control tuviese acceso ‘al momento’.

[Álbum: Ambiente de celebración en el acto de Bayona por la entrega de armas de ETA]

Y este momento lo ha vivido en primera persona Giles Tremlett, el corresponsal de The Guardian en España, uno de los tres periodistas internacionales a los que han dado un ‘asiento’ los mediadores que se han encargado de llevar a cabo el proceso de desarme en nombre de ETA para que pudieran informar de este paso calificado de “histórico” por los asistentes.

Tremlett relata a El Confidencial cómo han transcurrido esos poco menos de 15 minutos en los que el líder de la CIV, Ram Manikkalingam, ha certificado el “desarme” de ETA. Pasadas las 8.00 horas, el activista ‘abertzale’ Jean-Noël Etcheverry, uno de los mediadores, le ha entregado una carpeta que contenía información de la localización de los zulos de ETA y el listado del arsenal que contiene cada uno de estos escondites. Esta documentación ha sido visionada por el resto de asistentes a la reunión, sentados en torno a una mesa: el también intermediario en el proceso y presidente de honor de la Liga francesa de Derechos Humanos, Michel Tubiana, el alcalde de Bayona, Jean-René Etchegaray, el arzobispo de Bolonia Matteo Zuppi y el pastor norirlandés Harold Good (estos dos últimos han ejercidos de testigos del proceso).

Tremlett aporta mayor concrección sobre el arsenal entregado por ETA: 118 armas, 2.875 kilos de material explosivo y 25.700 balas de munición

“Se han pasado la documentación de mano en mano”, relata Tremlett, que ha sido el único periodista de los tres presentes (también estaba la BBC y Le Monde) que ha podido visualizar los papeles. Así, ha podido constatar en primera persona que el arsenal entregado por ETA se compone de 118 armas, 2.875 kilos de material explosivo y 25.700 balas de munición. Su testimonio aporta mayor concreción que la aportada por los mediadores en una comparecencia ante los medios de comunicación y en la que han informado de 120 armas de fuego, tres toneladas de explosivos y “miles y miles” de detonadores y munición.´

[Las Fuerzas de Seguridad incautaron a ETA más armas que las entregadas en el desarme]

La carpeta contenía varias subcarpetas con varios folios que recogían información detallada de cada uno de los ocho zulos, con su localización y arsenal. Había datos a los que no ha podido tener acceso porque, como sostiene, “no he tenido tiempo suficiente” para ver el contenido más en profundidad. “No me han dejado ver mucho”, sostiene. Tampoco ha podido comprobar de qué forma Manikkalingam ha comunicado la información a las autoridades francesas.

Ha sido un acto sencillo, sin grandes alardes, con pequeños discursos de algunos de los asistentes para “felicitarse” por el desarme de la última organización terrorista armada de Europa. Todos han incidido en que se trata de un día de “celebración”. Incluso, no ha faltado los reproches a las trabas puestas por los gobiernos español y francés y que han demorado el desarme de ETA, si bien el corresponsal de The Guardian no acierta a poner autoría a esta queja.

Este periodista no oculta que le invade una cierta “extraña sensación” al ver “papeles de lo que queda de ETA" tras “tantos años” cubriendo sus crímenes

En la sala también había un “pequeño equipo” para grabar un momento que Tremlett comparte que es “histórico” porque se certifica el desarme de una banda terrorista que acumula 800 asesinatos en sus más de 50 años de sanguinaria trayectoria. En todo caso, este periodista no oculta que le invade una cierta “extraña sensación” al ver “papeles de lo que queda” de ETA después de “tantos años” cubriendo sus asesinatos. De este sentimiento también deja constancia en su twitter, donde ha colgado una fotografía en la que se aprecia una mesa vacía con algunos folios junto a unas copas de agua encima como epitafio de ETA. Ahora, las autoridades francesas determinarán si el material entregado por la banda terrorista es todo el que obraba en su poder. En todo caso, se trata de “una buena noticia” dentro de un proceso “histórico” que Tremlett ha podido vivir en primera persona.

País Vasco

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios