Los vascos 'no aguantan' tanto: picaduras, tapones o urticaria colapsan las urgencias
  1. España
  2. País Vasco
dos de cada tres atenciones, leves o muy leves

Los vascos 'no aguantan' tanto: picaduras, tapones o urticaria colapsan las urgencias

Las Urgencias hospitalarias en Euskadi atendieron el pasado año a 31.839 pacientes más con sintomatología de carácter leve, hasta el punto de saturar el servicio

placeholder Foto: Vista de las urgencias del Hospital Universitario de Basurto. (EFE)
Vista de las urgencias del Hospital Universitario de Basurto. (EFE)

Dice la mitología que a los vascos les operan sin anestesia. Es más, es muy habitual escuchar la noticia chistosa de que intervienen quirúrgicamente a un vasco con anestesia. El libro de fábulas sobre el aguante de los vascos contiene muchas e imaginativas hojas, pero, más allá de las leyendas, la realidad dice que en Euskadi se acude cada vez más a los servicios de Urgencias de los hospitales por cuestiones livianas.

Las cifras vienen a desmontar todos estos mitos. Las Urgencias hospitalarias vascas atendieron el pasado año a 31.839 pacientes más que presentaban sintomatología de carácter leve. De hecho, dos de cada tres atenciones se deben ya a patologías de carácter leve o muy leve, según se refleja en el informe de actividad del Servicio Vasco de Salud, Osakidetza, correspondiente a 2016.

Las atenciones por cuestiones de carácter leve sustentan el incremento global de la actividad en las Urgencias vascas el pasado año. En su conjunto, se observaron a 941.662 personas (2.580 por día de media), lo que equivale a unos 30.000 pacientes más en comparación con el año anterior. Las urgencias tipificadas como moderadas, graves y muy graves se mantuvieron en líneas generales y sólo descendieron las catalogadas como muy leves. En total, 617.812 personas fueron atendidas en las Urgencias por cuestiones de carácter leve o muy leve, lo que supone que cada día acuden a estos servicios 1.692 pacientes con patologías que, en términos generales, deberían ser tratadas en Atención Primaria.

Los casos leves más frecuentes a la hora de acudir a Urgencias: fiebre, vómitos o diarreas, catarros, tapones de cera, urticaria, picaduras de insectos...

Los casos leves o muy leves más frecuentes a la hora de acudir a Urgencias se dan en "personas sin enfermedades previas" y aluden a fiebre, vómitos o diarreas de corta duración, catarros o gripes, extracción de tapones de ceras y lesiones dermatológicas, caso de picores, urticaria, picaduras de insectos o erupciones cutáneas. En materia de traumatología dominan “las contusiones leves, las heridas superficiales tras leve traumatismo, la artrosis o los dolores osteomusculares”, según precisan desde el Departamento Vasco de Salud.

La mayor asistencia a las Urgencias por cuestiones que no requieren de prioridad preocupa a los responsables de Osakidetza ya que una afluencia masiva por patologías más livianas podría llevar a saturar los servicios hospitalarios de Urgencias y, por consiguiente, redundar en una peor calidad de atención. Por ello, el director de Atención Sanitaria, Andoni Arzelay, aboga por adoptar medidas para evitar en la medida de lo posible que los ciudadanos acudan con síntomas leves a los servicios de Urgencia con el fin de poder atender a los casos graves con mayor celeridad y eficacia.

Entre estas medidas, apuesta por dotar a los ciudadanos de “más información y herramientas” para comprobar en la medida de lo posible si su caso puede ser tratado en la red de Atención Primaria sin necesidad de acudir a Urgencias. Para ello, considera necesario implicar tanto a las instituciones y a los ciudadanos como a los medios de comunicación.

Uno de los mecanismos que facilitan la atención a los pacientes sin necesidad de acudir de forma presencial a los hospitales o ambulatorios son las consultas médicas telefónicas, que constituyen un recurso “muy demandado y bien valorado” por los vascos. Este reconocimiento se refleja en el número de atenciones dispensadas en Atención Primaria, que crecieron un 8% en 2016, y especialmente en Especializada (centrada en el seguimiento de pacientes), que se incrementaron en un significativo 23,6%.

En traumatología dominan las contusiones leves, las heridas superficiales tras leve traumatismo, la artrosis o los dolores osteomusculares

En contraposición con el incremento de las observaciones en Urgencias, la actividad en Emergencias se mantiene en parámetros similares. El número de llamadas recibidas apenas creció en 2016 un 0,5% al ascender a 404.807 (1.109 al día). Del total de llamadas, el 42% requirieron de servicio de ambulancia (171.159). Por su parte, las atenciones médicas y de enfermería a domicilio aumentaron un 1,2%.

La actividad quirúrgica registró un incremento del 4% al realizarse 122.791 operaciones el pasado año (4.742 más), lo que equivale a 336 diarias. A este respecto, destaca la progresión de la modalidad de cirugía mayor ambulatoria, que supone el 62% del total. Esto es, dos de cada tres intervenciones quirúrgicas se realizan sin necesidad de ingreso hospitalario. En todo caso, el aumento de las operaciones no ha provocado cambios en las listas de espera hospitalarias, ya que la demora media para una intervención se mantiene en 50 días. En la actualidad, el número de pacientes en lista de espera para una operación se sitúa en unos parámetros similares a los de hace un año, con 17.343 personas aguardando su turno. Los mayores tiempos de espera se dan en traumatología, con 60 días, y otorrinolaringología (52,8), mientras que Urología (42,9) ha desbancado a oftalmología (43,2) como la actividad que requiere menos demora.

Sí se dio un leve descenso en el tiempo de espera para las consultas externas hospitalarias, al pasar de 26,1 a 25,7 días, si bien la demora media para las pruebas diagnósticas experimentaron un notable crecimiento al situarse en 12,4 días frente a los 9,6 de un año antes. Por otra parte, Osakidetza atendió a 12.503 pacientes a través de la hospitalización a domicilio. Esta actividad supone el equivalente a un hospital de 445 camas.

Noticias de País Vasco Euskadi Sanidad
El redactor recomienda