GOBIERNO DE COALICIÓN PRESIDIDO POR URKULLU

PNV y PSE cierran un "acuerdo político" sin aclarar cuál será el papel de los socialistas

El calendario quedaría de la siguiente manera: los partidos ratificarán el pacto el lunes, el martes puede tener lugar la firma para que la reelección de Urkullu se dé el jueves

Foto: Imagen de archivo de una reunión entre el lehendakari, Iñigo Urkullu, y la líder del PSE, Idoia Mendia. (EFE)
Imagen de archivo de una reunión entre el lehendakari, Iñigo Urkullu, y la líder del PSE, Idoia Mendia. (EFE)

El PNV y el PSE-EE han cerrado en la madrugada de este domingo un "acuerdo político" para conformar un gobierno vasco de coalición de cara a los próximos cuatro años. Así lo han comunicado los partidos, a través de un comunicado en el caso de los nacionalistas y la cuenta de Twitter de los socialistas vascos

Lo que no han llegado a concretar es el peso que tendrá el PSE-EE en el ejecutivo resultante; ni en cuanto a su estructura, al número de departamentos que la compondrán, ni cuáles serán los que les corresponda al grupo que lidera Idoia Mendia. El partido nacionalista ha indicado que se trata de un preacuerdo "programático y de estructura de gobierno" y que cuenta con el voto favorable de los nueve parlamentarios socialistas a la candidatura del lehendakari, Iñigo Urkullu.

Lo que sí se sabe es que estará sustentado en cuatro ejes: el empleo y el desarrollo económico, los servicios públicos, la paz y la convivencia y el desarrollo del autogobierno vasco, han revelado a Efe fuentes cercanas a la negociación. La fórmula es una vieja conocida para el PNV y el PSE, a la que ya recurrieron entre 1987 y 1998.

Estas fuentes han adelantado que "habrá ajustes" y que el próximo ejecutivo no mantendrá las mismas ocho consejerías, ni en número ni en composición. El acuerdo deberá ser ratificado el lunes por la Asamblea Nacional (PNV) y por el Comité Nacional (PSE-EE), por lo que todavía no se ha detallado cuándo se firmará de manera oficial, aunque todo apunta a que podría ser el martes, un día antes del pleno de investidura del lehendakari.

La fórmula del gobierno de coalición es una vieja conocida para el PNV y el PSE, a la que ya recurrieron entre 1987 y 1998 durante once legislaturas

Con este acuerdo, el candidato del PNV, el lehendakari en funciones, Iñigo Urkullu, previsiblemente, será reelegido para el cargo el jueves en segunda votación y por mayoría simple, con el respaldo de 37 parlamentarios, los 28 de su grupo y los nueve del PSE-EE.

El principal escollo de la negociación se ha centrado en el desarrollo del autogobierno y en las cuestiones relativas a la paz y a la convivencia, tal y como confirmó el lunes el líder de los socialistas vizcaínos, Mikel Torres. En cuanto a la pacificación, explicó que tras el cese definitivo de la violencia de ETA, su partido ha reivindicado la reparación del daño causado a las víctimas y la salvaguarda de su memoria.

Sobre la actualización del autogobierno vasco, Torres demandó que se deberán "construir pilares más sólidos para un futuro", ante la necesidad de crear en Euskadi un "espacio social propio, diferenciado, más desarrollado en lo económico y progresista en lo social".

Buena sintonía (con altibajos)

La buena sintonía entre el PNV y los socialistas vascos ha formado coalición durante un total de once legislaturas, con excepción de las dos primeras y la anterior a ésta el PNV ha gobernado en solitario. El entendimiento se remonta a la tercera legislatura, cuando en noviembre de 1986 se celebraron elecciones al Parlamento Vasco después de la escisión en el PNV y el nacimiento de Eusko Alkartasuna. Por primera vez, el PSE superó en escaños, que no en votos, al PNV e intentó formar un gobierno de coalición precisamente con EA y con Euskadiko Ezkerra, partido con el que años más tarde se fusionó.

Patxi López aplaude durante un homenaje a Txiki Benegas, a quien el PSOE dedicó una sala en la sede de Ferraz. (EFE)
Patxi López aplaude durante un homenaje a Txiki Benegas, a quien el PSOE dedicó una sala en la sede de Ferraz. (EFE)

El intento no llegó a buen puerto y el PSE de Txiki Benegas pactó con el PNV y cedió la Presidencia a José Antonio Ardanza, en un Gobierno en el que Ramón Jáuregui, como vicelehendakari, se convirtió en el hombre fuerte de los socialistas en Euskadi. Esta coalición, en la que PNV y PSE tuvieron cada uno seis consejeros, vio el más importante desarrollo de las instituciones autonómicas del País Vasco y también atravesó momentos delicados como en 1990, cuando el PNV apoyó en el Parlamento Vasco una resolución en favor del derecho de autodeterminación

En enero del año siguiente el PNV, después de volver a ganar las elecciones autonómicas, formó gobierno con EA y EE, un Ejecutivo que duró poco más de medio año por el apoyo que dio Eusko Alkartasuna a mociones en favor de la independencia en distintos ayuntamientos de la comunidad autónoma. Bajo esa forma tripartita, el PNV cerró con los socialistas en 1991 acuerdos para garantizar la gobernabilidad de las diputaciones forales y los ayuntamientos.

El cumplimiento de la Constitución y el asesinato de Fernando Buesa enturbiaron unas relaciones que PNV y PSE recompusieron en 2013, con Urkullu al frente

En las legislaturas de 1991-1994 y 1994-1991, el PSE se mantuvo en los gabinetes con cierta relevancia pero en 1998 la legislatura concluyó de forma abrupta cuando los consejeros socialistas presentaron su dimisión: el detonante era el rechazo del PNV a una propuesta del PSE para que en la reforma del reglamento del Parlamento se incluyera el acatamiento de la Constitución.

Detrás de esta cuestión, que vuelve a estar de actualidad ahora a propuesta del PP, fue la gota que desbordó el vaso pero por detrás estaban las "relaciones privilegiadas" que el PSE entendía que estaba manteniendo su socio con Herri Batasuna. Se abrieron años de distanciamiento y profundo enfrentamiento entre nacionalistas y socialistas, con momentos trágicos como los vividos tras el asesinato de Fernando Buesa por parte de ETA.

Esas malas relaciones se mantuvieron durante las tres legislaturas en las que el PNV gobernó con EA y EB y posteriormente después de que el PSE, por primera vez, se hiciera en 2009 con Ajuria Enea gracias a unas elecciones en las que no pudo concurrir la izquierda abertzale y al apoyo que les dio el PP.

Ese desencuentro entre nacionalistas y socialistas terminó en septiembre de 2013. Gobernaba el PNV en solitario, por primera vez desde 1986, con Iñigo Urkullu como lehendakari; el artífice de una reconciliación que se extenderá por cuatro años más en el País Vasco.

País Vasco

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios