llevó a cinco medios a austria y alemania

Guipúzcoa gasta 30.000€ en un viaje para informar bien de una futura incineradora

La diputación y el Consorcio de Residuos invitaron a cinco periodistas a tres plantas en Austria y Alemania en plena polémica por la futura construcción de esta infraestructura

Foto: Manifestación contra la planta de quema de residuos de Zubieta. (EFE)
Manifestación contra la planta de quema de residuos de Zubieta. (EFE)

La Diputación de Guipúzcoa y el Consorcio de Residuos (GHK) pagaron 30.000 euros por un viaje en el que invitaron a cinco medios de comunicación a visitar incineradoras de Alemania y Austria para informar de forma positiva sobre este sistema de tratamiento de residuos en plena polémica en el territorio por la planta de quema de basura que se construirá en Zubieta (San Sebastián).

El diputado foral de Medio Ambiente, José Ignacio Asensio (PSE), encabezó una delegación que a mediados de julio participó en un viaje de tres días a Viena (Austria) y Colonia y Oberhausen (Alemania), programado para vender a través de los medios de comunicación las virtudes de la incineración y descartar la existencia de peligro para la salud de la población. La excursión se produjo a las puertas de que la asamblea general del Consorcio de Residuos de Guipúzcoa aprobara, el 28 de julio, la licitación de la incineradora de Zubieta, que se adjudicará antes de finales de año con vistas a que las obras de construcción se inicien a principios de 2017.

La futura incineradora ha despertado un fuerte rechazo en parte de la población, que está llevando a cabo diferentes movilizaciones sociales dentro de una prolongada y ruidosa campaña para paralizar esta infraestructura, y que cuenta con el respaldo de EH Bildu y Podemos a nivel político. Estos partidos denuncian, además, la privatización del proyecto, ya que la Diputación de Guipúzcoa ha optado por no gestionar la planta de forma directa sino adjudicarla a un “socio privado” que se garantizará su explotación durante un periodo de 30-35 años.

En medio de este rechazo social, el Departamento de Medio Ambiente, en manos del PSE, que gobierna en coalición con el PNV, organizó un viaje para acudir a las incineradoras europeas “más modernas ubicadas en el centro de las ciudades”, con el fin de replicar a los movimientos contra la incineración. Para ello, invitó a cinco medios: la radio y la televisión públicas vascas EiTB (2), la Cadena SER, el 'Diario Vasco' y Noticias de Guipúzcoa, para trasladar noticias positivas sobre las infraestructuras de quema de residuos.

Al jugoso contrato para la construcción de la incineradora de Zubieta, que ha salido a licitación por 210 millones de euros, optan numerosas empresas

Por parte institucional, al viaje acudieron tres personas de GHK (el director general, una directora técnica y una asistente técnica) y otras tantas de la diputación (el propio Asensio, un asesor del Departamento de Medio Ambiente y el responsable de Comunicación). En total, el coste de la visita alcanzó los 30.054 euros, de los que 12.784 euros fueron asumidos por el Gobierno foral y 17.270 euros por el Consorcio de Residuos, el organismo conformado por el Ejecutivo guipuzcoano y las ocho mancomunidades del territorio. Esta entidad informó del resultado del viaje con una noticia publicada en su web bajo el título “Normalidad en la convivencia entre Europa y las incineradoras”.

El viaje institucional levantó polémica. Incluso el histórico dirigente del PNV Iñaki Anasagasti calificó de “muy lamentable” esta excursión al centro de Europa, y más dada la cercanía de la “moderna” incineradora vizcaina de Zabalgardi, ubicada “cerca del centro urbano de Bilbao y de centros de investigación y del Hospital de Cruces”. “Entiendo que a usted [Asensio] le guste viajar, pero no lo haga con dinero público sobre algo que ya está demostrado que funciona al lado de su casa, y no gaste tiempo y espacios de prensa en algo ya experimentado en Euskadi”, censuró en un artículo muy duro publicado en su blog personal.

A nivel institucional, EH Bildu reclamó explicaciones en el Parlamento territorial a Asensio por un viaje del que no se informó con carácter previo y del que tuvo constancia “mediante la prensa”. Ahora, en una respuesta por escrito, el diputado de Medio Ambiente argumenta que el viaje fue realizado “con carácter informativo y de contraste para conocer cómo se gestionan los residuos en los países más avanzados de Europa como son Austria y Alemania y que, cumpliendo con todas las exigencias y directivas en la materia, suponen un modelo de referencia a seguir para el resto de territorios”. Y justifica la elevada presencia de los medios (suponían la mitad de la delegación) porque permitió que “se haya trasladado a la ciudadanía guipuzcoana las características y modelos de las plantas de valorización energética que se encuentran en el centro de las ciudades”.

EH Bildu y Podemos denuncian la privatización del proyecto: Guipúzcoa no gestionará la futura planta de forma directa y la adjudicará a un “socio privado”

En concreto, el viaje incluyó la visita a Müllverbrennungsanlage Spittelau, en Viena, donde “pudimos comprobar que la planta se encuentra rodeada de viviendas, facultades, guarderías, central de policía, y está tan integrada en la ciudad que en estos momentos es una de las principales atracciones turísticas de la ciudad, con más de 10.000 visitas”, según resalta Asensio en sus explicaciones. La delegación también estuvo presente en Verwertungsgesellschaft Köln (AVG), en Colonia, donde estuvo acompañada del propio alcalde de la ciudad alemana, Hans_Werner Barstch, y en Gemeinschafts-Müll-Verbrennungsanlage Niederrhein (GMVA), en Oberhausen, una planta “perfectamente integrada” en la comarca del Ruhr. Estas tres instalaciones son, desde el punto de vista tecnológico, “similares” a la que se construirá en Guipúzcoa.

Guipúzcoa exporta basura a Cantabria

La falta de infraestructuras para gestionar los residuos ha hecho que Guipúzcoa se vea obligada a exportar basura al vertedero de Meruelo, en Cantabria, y ha habilitar un vertedero dedicado a residuos industriales para albergar parte de los urbanos durante los próximos tres años, hasta la entrada en funcionamiento de la incineradora de Zubieta, lo que está previsto para el segundo semestre de 2019. Por el jugoso contrato de esta planta se han interesado numerosas empresas españolas e internacionales. Al menos cuatro grupos, entre los que figuran firmas como FCC, ACS, Sacyr, Acciona, Campezo, Veolia, Moyua, Obegisa, van a competir por la adjudicación de la infraestructura, que ha salido a licitación con un coste superior a 210 millones de euros. Se esperan más ofertas porque el periodo para presentar propuestas concluye el próximo día 27 de octubre.

Con su llegada al poder, EH Bildu decidió paralizar el proyecto a costa de indemnizaciones millonarias a las adjudicatarias, que cobraron 13 millones de euros por no hacer nada. En sus cuatro años de mandato, la coalición ‘abertzale’ no solo no ofreció ninguna alternativa (no construyó ninguna infraestructura), sino que además se dedicó a imponer el sistema de recogida de residuos puerta a puerta en muchos municipios en contra del clamor popular, incluso entre parte de sus bases. ¿Consecuencia? La antigua Batasuna perdió la diputación y gran parte de sus tradicionales municipios a manos del PNV en las elecciones de mayo de 2015. Ahora, la vuelta al Gobierno foral de la formación ‘jeltzale’ ha supuesto retomar el proyecto de la planta de quema de residuos en medio de una gran polémica social.

País Vasco

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios