BARÓMETRO PREELECTORAL DEL CIS

El PNV necesitará al PSE o al PP para poder seguir al frente del Gobierno vasco

Urkullu podrá salir investido sumando los 27-28 escaños que le otorga el CIS a los ocho de los socialistas, que se verían mermados a la mitad en la Cámara, o los ocho que le proporcionaría el PP

Foto: Iñigo Urkullu, lendakari y candidato a la reelección por el PNV, el pasado 5 de septiembre en un acto con militantes y simpatizantes en Bilbao. (EFE)
Iñigo Urkullu, lendakari y candidato a la reelección por el PNV, el pasado 5 de septiembre en un acto con militantes y simpatizantes en Bilbao. (EFE)

Al PNV no le bastará con sus escaños para seguir al frente del Gobierno vasco, aun ganando las elecciones del 25-S. Necesitará el auxilio de un segundo partido para que su candidato y lendakari, Iñigo Urkullu, continúe en Ajuria Enea. Los nacionalistas podrían elegir entre sus socios tradicionales, los socialistas, o bien cambiar de caballo y optar por el PP, para lograr la investidura. Podemos y EH Bildu, que empatan, no lograrían superar cualquiera de esas dos ententes. 

[El vídeo donde Pili Zabala hace balbucear a Alonso: "¿Usted no me considera víctima?"]

Ese es al menos el pronóstico de la encuesta preelectoral del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), publicada este jueves, a escasas horas del comienzo de la campaña electoral de las elecciones vascas y gallegas del 25-S. El estudio se basa en 3.007 entrevistas, realizadas por la empresa IMOP entre el 27 de agosto y el 2 de septiembre. Según la proyección del instituto público, el PNV ganaría los comicios autonómicos, con un 37,9% de los votos (obtuvo un 34,61% en 2012), sentando a 27-28 diputados en la Cámara —ahora tiene 27—. Los socialistas, con Idoia Mendia como cabeza de cartelconseguirían un 10,8% de las papeletas, frente a un 19,14% de hace cuatro años. Su representación se vería reducida a la mitad en el hemiciclo: de 16 a solo ocho parlamentarios. El PSE gobernó Euskadi de 2009 a 2012 con Patxi López como lendakari: en aquel año colocó a 25 de los suyos en el pleno. 

[Un debate sin heridas para Urkullu y con el silencio de Alonso como 'minuto de oro'​]

EH Bildu y la coalición Elkarrekin Podemos casi empatarían: los 'abertzales' lograrían 16 escaños y un 20,2%; la lista de Zabala, 15-16 actas y un 18,9%

El PP también sufriría con los nuevos comicios, aunque menos que el PSE. Del 11,75% y 10 actas de las últimas autonómicas pasaría al 8,8% y ocho asientos en el Parlamento vasco. El exministro Alfonso Alonso se estrenaría así con una bajada respecto al aspirante anterior, Antonio Basagoiti, ya fuera por completo de la política. 

[Consulte aquí la encuesta preelectoral del CIS en PDF]

EH Bildu y la coalición Elkarrekin Podemos —la suma de la formación morada, Ezker Anitza-IU y Equo— empatarían, aunque con los 'abertzales' por delante. Bildu, aun sin Arnaldo Otegi como candidato, lograría un 20,2% de las papeletas y 16 escaños, por el 25% y los 21 diputados que cosechó en las vascas de octubre de 2012. Podemos, primera fuerza en votos en las generales de diciembre y en votos y en escaños en las de junio, debuta en las autonómicas como tercera fuerza del Parlamento, al presentarse, según el CIS, con entre 15 y 16 escaños y un 18,9% de los sufragios. Ciudadanos, con un pobre 1,8%, no conseguiría heredar el escaño que tiene UPYD en la Cámara de Vitoria. 

 

El sistema de elección de lendakari no es el mismo que el que la Constitución estipula para nombrar un presidente del Gobierno de España, porque se impide que haya bloqueo. Consigue la jefatura del Ejecutivo vasco aquel candidato que más respaldos obtenga, sin que quepa el voto en contra. Ocurrió, sin ir más lejos, en 2012. La aspirante de EH Bildu, Laura Mintegi, confrontó su programa con el de Iñigo Urkullu. Ninguno de los dos consiguió la mayoría absoluta en la primera ronda. En la segunda vuelta, a las 24 horas, el candidato peneuvista salió designado lendakari con los únicos apoyos de sus 27 parlamentarios, porque Mintegi cosechó los 21 de su grupo y el resto de la Cámara se abstuvo. Los 75 parlamentarios que componen el hemiciclo de Vitoria votan de viva voz, por llamamiento público, pero solo pueden prestar su aval a uno de los candidatos planteados o bien abstenerse. No pueden votar en contra, porque así lo estipula el artículo 165 del reglamento del Parlamento

El PNV necesitará al PSE o al PP para poder seguir al frente del Gobierno vasco

Podemos y EH Bildu no suman

Para el 25-S, la situación podría repetirse. Urkullu no ganaría en primera vuelta —salvo que se granjease el respaldo de PP y PSE—, pero podría salir investido en segunda con el respaldo de un aliado, sea PP o PSE, ambos con ocho escaños, siempre que se cumplan las previsiones del CIS. En la última legislatura, los nacionalistas acabaron firmando un pacto de estabilidad con los socialistas, y ambos se apoyan en las instituciones de Euskadi. En principio, cabe pensar que la formación 'jeltzale' querrá repetir alianza, pero podría cambiar de socio. El PP podría lograr a cambio que los cinco diputados del PNV en el Congreso respaldasen a Mariano Rajoy, en cuyo caso este se quedaría a un solo parlamentario de obtener la investidura. Por números, Urkullu podría apuntarse la reelección apoyándose en EH Bildu o Podemos. También cabría la opción de que en segunda lograse renovar en la Lehendakaritza con sus apoyos si la izquierda abertzale y la formación morada no unen sus votos. Sin candidato rival, su reelección estaría asegurada. 

En Euskadi no hay posibilidad de bloqueo, porque no está reglado el voto en contra. A cada candidato que se presente se puede votar sí o abstención

La alternativa al aspirante del PNV sería la candidatura liderada por EH Bildu —tras la prohibición última del Tribunal Constitucional a Arnaldo Otegi, la número uno por Guipúzcoa es Maddalen Iriarte— o tal vez la de Podemos, cuya cabeza de cartel es Pili Zabala. Las dos coaliciones compiten por el segundo puesto, aunque el instituto público otorga una ligera ventaja a la izquierda 'abertzale'. De cualquier modo, sumando fuerzas, la coalición capitaneada por Zabala y Bildu llegaría a los 32 escaños, insuficientes frente a la suma de PNV con PSE o PP. 

Arnaldo Otegi, con la ahora candidata por Guipúzcoa, Maddalen Iriarte, ayer miércoles en San Sebastián. (EFE)
Arnaldo Otegi, con la ahora candidata por Guipúzcoa, Maddalen Iriarte, ayer miércoles en San Sebastián. (EFE)

El PNV ganaría en las tres circunscripciones -cada uno de los territorios históricos reparte 25 escaños-, aunque obviamente cimenta su resultado en su feudo histórico de Vizcaya (11-12 escaños). En Guipúzcoa (9) y Álava (7) su ventaja ya es menor respecto a sus adversarios. Podemos sería segunda fuerza en Álava (6) y Vizcaya (5-4) —en este último caso, en competencia directa con la izquierda 'abertzale' (4)—, y EH Bildu, mientras, seguiría al PNV en Guipúzcoa (7). Los socialistas se quedan con tres actas en Álava y Vizcaya y dos en el último territorio. Y el PP distribuye sus ocho actas en un 4-2-2, confirmando su mayor fuerza en Álava. 

Un 33,4% dice que no tiene decidido aún su voto. El 12% duda entre el PNV y Podemos, y otro 11,2% está vacilando entre EH Bildu y la lista de Zabala

El sondeo encargado por la televisión pública vasca EiTB difundido ayer miércoles auguraba también que el PNV ganaría las elecciones en Euskadi y mantendría sus 27 escaños, EH Bildu sería la segunda fuerza, con 17 actas, y Elkarrekin Podemos se estrenaría en la Cámara con 14 parlamentarios. La cuarta fuerza sería el PSE con ocho escaños, los mismos que el PP. Esta encuesta sí dio a Ciudadanos un diputado por Álava, el que perdería UPYD. 

Según el CIS, en intención directa de voto —o sea, sin pasar por la cocina—, el PNV es el partido preferido (un 29,8% declara que lo votará), seguido de Elkarrekin Podemos (13,1%) y EH Bildu (12,7%). Los socialistas vascos se quedan con un 6,2% y el PP, con un 2,4%. Sumando intención directa y simpatía, también los nacionalistas vascos quedan primeros (34,1%), seguidos por la coalición de Pili Zabala (16%) y de EH Bildu (14,4%). El 74,6% cree que Urkullu ganará el 25-S. 

Apoyo a la independencia: 38,4%

El 71,8% de los encuestados dice que votará en los comicios "con toda seguridad", y otro 16,2% afirma que "probablemente sí" lo hará. Un 66,3% dice tener decidido ya su voto, y otro 33,4% no. Un 12% duda entre PNV y Podemos, y otro 11,2% entre la lista de Zabala y EH Bildu. Un 9,1% vacila entre los nacionalistas y los socialistas. Otro dato importante: el 74,2% de los entrevistados asegura que a la hora de votar el 25-S, tendrán más peso los temas "propios del País Vasco", y solo para un 16,6% influirán los asuntos generales de España. 

Urkullu es también el candidato más valorado: recibe un 5,96. Por detrás quedan Maddalen Iriarte (5,50) y la candidata de Podemos-IU-Equo (4,82)

En la valoración de candidatos, también vence el PNV. Iñigo Urkullu recibe un 5,96 de nota media, el mejor puntuado. Le siguen Maddalen Iriarte (5,50) —el CIS no pregunta por Otegi— y Pili Zabala, con un 4,82. El cuarto puesto es para la socialista Idoia Mendia (4,35) y muy por atrás quedan Nicolás de Miguel, el cabeza de cartel de Ciudadanos (2,47), y el exministro y número uno del PP, Alfonso Alonso (2,17). En cuanto al nivel de conocimiento, hay diferencias ostensibles entre el lendakari, al que reconoce el 97%, y los demás aspirantes. A Mendia no le pone cara un 30,1%, y a Alonso, un 25,7%. Pero son completos desconocidos Zabala (para el 59,7%), Iriarte (para el 63,4%) y sobre todo De Miguel (el 84% no sabe quién es). 

Pili Zabala, candidata de Elkarrekin Podemos, este 7 de septiembre en Vitoria. (EFE)
Pili Zabala, candidata de Elkarrekin Podemos, este 7 de septiembre en Vitoria. (EFE)

El CIS también pregunta por la opinión sobre la organización territorial del Estado. Hasta un 38,4% —la vía más apoyada— se inclina por una España que reconociese a las comunidades la posibilidad de convertirse en estados independientes. La siguiente alternativa (31,4%) es que las autonomías dispongan de más poder que en la actualidad. El 20,4% prefiere que se mantenga el statu quo actual. Un 3,4% optan por dar menos competencias a las comunidades y apenas un 2,7% responde que quiere un Estado centralista. 

El 26,5% dice que se siente más vasco que español y otro 27,1%, "únicamente vasco". Un 38,4% se confiesa igual de español que vasco, y es la alternativa más elegida. Además, un 51,9% declara que no es nacionalista

Ficha técnica de la encuesta del CIS

Muestra realizada: 3.007 entrevistas en todo el País Vasco. 

Afijación: no proporcional. 

Procedimiento de muestreo: polietápico, estratificado por conglomerados, con selección de las unidades primarias de muestreo (municipios) de forma aleatoria proporcional y de las unidades últimas (individuos) por cuotas de sexo y edad.

Error muestral: para un nivel de confianza del 95,5% (dos sigmas) y P = Q, el error real es de ±1,8% para el conjunto de la muestra y en el supuesto de muestreo aleatorio simple. Para cada una de las provincias los errores reales son de ±3,2%. 

Fecha de realización: la recogida de datos se ha realizado por la empresa IMOP entre el 27 de agosto y el 2 de septiembre de 2016. El CIS tuvo que contratar a una compañía para que hiciera el trabajo de campo, pues el adelanto de los comicios en Euskadi, y también en Galicia, no comunicado el 1 y 2 de agosto, "hizo imposible el cumplimiento del procedimiento normal para el cual el organismo sí contaba con medios propios y personal ordinario", según explicó el Gobierno el 19 del mes pasado. El Consejo de Ministros, ante "la necesidad imperiosa y urgente de realizar la contratación externa de los trabajos, y de realizar estos de forma telefónica", se decidió a licitar los contratos y abrir excepcionalmente el presupuesto de 2016. 

País Vasco

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios