QUIEREN DECIDIR SU FUTURO

El PNV lleva en su programa una consulta que reconozca el País Vasco como nación

Ukullu plantea aprobar en el Parlamento regional una reforma del Estatuto de Autonomía que incluya el reconocimiento “jurídico-político de Euskadi como nación”

Foto: Iñigo Urkullu, en un acto político. (EFE)
Iñigo Urkullu, en un acto político. (EFE)

El PNV plantea llevar a cabo la próxima legislatura una “consulta habilitante” entre la ciudadanía vasca para someter a ratificación “un proyecto político y jurídico de reforma del actual Estatuto de Autonomía”, que prevé aprobar en el Parlamento autonómico y que reconocerá “la identidad nacional” del País Vasco. Este refrendo social se realizaría antes de llevar dicho proyecto a las Cortes Generales.

La celebración de una consulta para “el reconocimiento jurídico-político de Euskadi como nación y el derecho de quienes aquí vivimos a decidir libre y democráticamente nuestro futuro” se recoge en el programa electoral del PNV de cara a las elecciones vascas del 25 de septiembre, presentado este miércoles por el lendakari y candidato a la reelección, Iñigo Urkullu.

Urkullu, en un acto del PNV en Bilbao. (EFE)
Urkullu, en un acto del PNV en Bilbao. (EFE)

La formación apuesta por acometer la “actualización del autogobierno” con la aprobación la próxima legislatura en el Parlamento vasco de un proyecto “político y jurídico” de reforma del Estatuto de Gernika que deberá “reconocer la identidad nacional del pueblo vasco”. Una vez validado en la Cámara de Vitoria, el PNV defiende que es “conveniente” que este plan de reforma del texto estatutario, que data de 1979, “pudiera ser sometido, antes de iniciarse su tramitación ante las Cortes Generales, a una consulta habilitante por parte de la ciudadanía vasca”.

Para defender la consulta, la formación liderada por Andoni Ortuzar argumenta que el pueblo vasco “constituye un sujeto jurídico y político con derecho y capacidad para decidir sobre su futuro, a ser consultado y a que su voluntad democráticamente expresada sea respetada”.

El PNV lleva en su programa una consulta que reconozca el País Vasco como nación

La hoja de ruta diseñada por el candidato a la reelección apuesta por que el Parlamento regional determine las “bases políticas” del proyecto a partir del trabajo de la ponencia de autogobierno que se creó en la Cámara de Vitoria en la pasada legislatura, y que se cerró con un rotundo fracaso ante la imposibilidad de los partidos de llegar a un consenso de base. Pese a ello, el PNV defiende que hay que partir de “todas aquellas aportaciones” y de las que puedan incorporar “quienes accedan 'ex novo' al Parlamento vasco”, en alusión a Podemos, ya que Ciudadanos tiene muy complicado entrar en la Cámara de Vitoria, dentro de un proceso en el que se “deberá propiciar la divulgación de la propuesta de bases y la participación ciudadana al respecto”.

En  todo caso, el PNV descarta acometer la ‘vía catalana’, al sostener que el proceso de actualización del autogobierno vasco “se deberá desarrollar con respeto al principio de legalidad, esto es, dentro del marco legal, adecuándose a los procedimientos establecidos en el bloque de la constitucionalidad”. En todo caso, deja constancia de que el respeto a la voluntad popular “debe encontrar en cada momento un cauce de aplicación y su entronque en el ordenamiento jurídico”. Así, sostiene que el “principio democrático exige dotar de un valor relevante y primario a la decisión de la ciudadanía vasca, lo que requiere que el Estado asuma la obligación de negociar y acordar los ajustes constitucionales y legales precisos para responder al deseo expresado por la ciudadanía vasca”. Por ello, asegura que “la concreción de un futuro acuerdo de actualización requiere inexcusablemente una positiva voluntad política del Estado que deberá asumir, en base al principio democrático, la apertura de la negociación exigida y reconocer la capacidad propositiva de nuestra comunidad política”.

Un acto electoral del PNV. (EFE)
Un acto electoral del PNV. (EFE)

El proyecto de reforma del Estatuto que abandera Urkullu de cara a la cita del 25 de septiembre se enmarca dentro de las “herramientas” que ve “necesarias” para “perfeccionar el marco propio de autogobierno”, que les "permitan tomar decisiones que sean respetadas” por el Estado. “Capacidades propias que, siendo de nuestra responsabilidad, no sean interferidas ni sometidas a subordinación”, esgrime para reivindicar que se necesita, "y en ello empeña el PNV su compromiso, el reconocimiento jurídico-político de Euskadi como nación y el derecho de quienes aquí" viven a "decidir libre y democráticamente" su futuro.

Para el PNV, la actualización del autogobierno va ligada a la defensa del derecho a decidir, ya que entiende que la revisión del Estatuto de Autonomía debería constatar que el País Vasco “constituye un sujeto jurídico y político con derecho y capacidad para decidir sobre su futuro, a ser consultado y a que su voluntad democráticamente expresada sea respetada”. Este reconocimiento, sostiene, debería “arbitrarse mediante una reforma constitucional o, en su caso, por referencia al Pueblo Vasco, pudiera tomar como punto de partida la profundización de los derechos históricos de la disposición adicional primera de la Constitución española que, implicando un reconocimiento expreso de la realidad jurídico-política originaria, propia y preconstitucional de los territorios que conforman Euskal Herria, legitime la actualización de su autogobierno y la salvaguardia del derecho de decisión de futuro, siempre conforme a la voluntad libre y democráticamente expresada por su ciudadanía”.

La celebración de una consulta ciudadana con tintes soberanistas no aparecía recogida en el programa electoral con el que se presentó Urkullu en 2012

La celebración de una consulta ciudadana con tintes soberanistas no aparecía recogida en el programa electoral con el que se presentó Urkullu en 2012, en el que fue su primer asalto a Ajuria Enea. Entonces, el candidato 'jeltzale' apostó por dotar a Euskadi de un nuevo estatus jurídico, sin abanderar un proyecto de reforma estatutaria que reconociera a Euskadi como nación con intención de ser sometido a refrendo de la sociedad vasca. Ahora, el PNV retoma el planteamiento que lideró Juan José Ibarretxe para atraer al electorado más soberanista que le permita contrarrestar el auge de Podemos, que se presenta el 25-S con la defensa del derecho a decidir de la ciudadanía vasca como reclamo electoral.

Este planteamiento llega además con el PSOE abierto a estudiar la posibilidad de reconocer a Euskadi como 'nación' en una reforma del Estatuto de Gernika. Los socialistas vascos dejan constancia en el programa electoral de cara al 25-S de su disposición a “estudiar la incorporación” del concepto de nación en la revisión del texto estatuario, aunque “siempre que quede claro que no se fundamenta en una supuesta soberanía diferenciada”. El PSOE deja así abierta la puerta a atender las aspiraciones nacionalistas en un momento en que Pedro Sánchez necesita más que nunca al PNV para dar cuerpo a un posible 'Gobierno del cambio' en Madrid en el complicado tablero político actual.

País Vasco

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
27 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios