a través de los clubes

El Gobierno vasco da el primer paso hacia la regularización del cannabis en Euskadi

No quieren que el Gobierno central le recurra la ley como sucedió en Navarra y, por ello, el Gobierno vasco se centra en dar cobertura a los clubes de fumadores

Foto: Un hombre liando un cigarro de cannabis. (Reuters)
Un hombre liando un cigarro de cannabis. (Reuters)

Hace años que desde el Gobierno vasco se estaban planteando la legalización y regulación de los clubes de cannabis en Euskadi. Para ello, se creó una Ponencia específica que ha dado como resultado la aprobación de la nueva Ley de Adicciones. En ella, se prohíbe fumar en los estadios y se restringe la venta de botellas por la noche, para limitar el botellón. Sin embargo, se podrá seguir bebiendo en la calle, entre otras cuestiones. Además, se ha dado un pequeño paso en el consumo legal de cannabis en clubes especializados y regulados. Y es que Euskadi sigue siendo una de las regiones de Europa con mayor consumo de marihuana.

Desde la Federación Vasca de Cannabis (EUSFAC) se muestran satisfechos con la aprobación de esta Ley, ya que llevan cinco años trabajando para que salga adelante. En 2011 acudieron por primera vez al Parlamento vasco con una idea para regularizar lo que ahora es una base para seguir adelante con la legalización. La situación de los clubes en ese momento era favorable, porque los jueces en sus resoluciones reconocían que existían, pero había que buscar un encaje administrativo a esa realidad. Finalmente, han conseguido que la Ley de Adicciones tuviera un apartado específico que regula y reconoce a los clubes sociales de cannabis.

El abogado y portavoz de EUSFAC, Aitor Brion, reconoce que con esta Ley tienen “un respaldo legal” porque las últimas sentencias en torno a los clubes les absolvían y les reconocían sus derechos. Sin embargo, el Tribunal Supremo afeaba esas sentencias asegurando que no existían normativas vigentes que les reconocieran. De hecho, mencionaba legislaciones como las de EE.UU o Uruguay, pero también apuntaba que existía una discusión prelegislativa en el Parlamento vasco, unas directrices de la Generalitat de Cataluña, y la única normativa que reconocía era la ordenanza municipal de regularización de los clubes de cannabis del Ayuntamiento de San Sebastián. A su juicio, con esta nueva Ley “se le silencia el argumento al Tribunal Supremo”, y aunque “es una cosa un poco ambigua, es el reconocimiento que necesitaban las asociaciones de cara a los juzgados”, en la línea de lo que se hizo en San Sebastián.

Una planta de cannabis. (Reuters)
Una planta de cannabis. (Reuters)

21 clubes de cannabis en San Sebastián

La capital guipuzcoana fue el primer municipio en crear una ordenanza específica para normalizar la situación de los 21 clubes de este tipo que contabilizaban en la ciudad. Desde el ámbito municipal se regulan estas asociaciones a nivel urbanístico, marcando unos límites a los locales en donde se consume marihuana. Así, no se pueden abrir estos clubes a menos de 300 metros de centros educativos y de salud. También se fija una distancia mínima de 500 metros entre locales destinados a esta actividad y se prohíbe la apertura de un espacio de estas características en cualquiera de los lugares en los que está prohibido fumar, como galerías comerciales o instalaciones deportivas, entre otros. Asimismo, se les obliga a cumplir una serie de medidas de seguridad, salubridad e higiene y que eviten cualquier molestia al vecindario.

En el caso del Parlamento el reglamento ahora se tendrá que desarrollar por parte del departamento de Salud del Gobierno vasco. El abogado de EUSFAC reconoce que “ahí va a estar el meollo de la cuestión”, ya que se tendrán en cuenta cuestiones como los cultivos, el tema del control… “todo eso que sí que creemos puede entrar en un conflicto directo con el Gobierno central”, destaca.

La capital guipuzcoana fue el primer municipio en crear una ordenanza específica para normalizar la situación de los 21 clubes que tenían en la ciudad

Recursos del Constitucional

En la tramitación de la Ley de Adicciones había dos posturas principales para desarrollar el artículo relacionado con los clubes. Por un lado, se planteó articular una regulación completa de los clubes sociales de cannabis, que es la vía por la que optó el Parlamento de Navarra, con la proposición no de ley que se presentó a través de recogida de firmas. Entonces el Parlamento foral navarro aprobó la Ley Foral de las Asociaciones de Cannabis de Navarra. Pero esto fue recurrido inmediatamente por el Gobierno central, actualmente está suspendida, y se encuentran a la espera de que el Tribunal Constitucional se pronuncie. Tras esto, el Parlamento vasco advirtió que podían tener problemas, por ello lo que se ha hecho es simplemente un reconocimiento de derechos, esto es, que los clubes sociales existen y que se desarrollará su regulación a través de un reglamento.

El ministro de Sanidad, Alfonso Alonso, anunció que el Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas está analizando sí la Ley vasca de Adicciones “cumple o no con la competencia”. Y si así fuera el Gobierno presentaría un recurso ante el Tribunal Constitucional, así como recurrió la ley navarra porque "claramente desbordaba su competencia". Sin embargo, Alonso reconocía que la Ley vasca "es distinta, no está escrita de la misma manera". En este sentido, Brion recuerda que efectivamente el Gobierno tendría dificultades para recurrir este precepto porque “no se puede recurrir algo que no está desarrollado”, y ahí “van a tener problemas si quieren recurrir”.

"Las fuerzas de la Cámara mayoritariamente no son favorables a la legalización del cannabis, pero sí a una regularización de los clubes sociales de cannabis"

Alonso recordaba que durante el periodo de exposición pública de la normativa vasca, distintos departamentos del Gobierno español ya se mostraron críticos respecto a los aspectos referidos a los clubes cannábicos. Durante el debate del pleno para aprobar la Ley, el PP vasco también lamentaba que “la normativa incorpore una liberalización de los clubes sociales de cannabis cuando sigue siendo una sustancia ilegal a todos los efectos”.

Desde la EUSFAC aseguran que desde el Parlamento vasco han sido prudentes con esta cuestión, por lo que buscaron una vía, que “aun entendiendo que puede haber problemas, ya que hay mucho volumen de recursos del constitucional, utilizaban una vía un poco ambigua para evitar que se depusiera de inmediato”. Brion asegura que todo esto también depende a partir de ahora de la situación del Congreso de los Diputados, ya que según informaciones de plataformas a nivel nacional “hoy por hoy las fuerzas de la Cámara mayoritariamente no son favorables a la legalización del cannabis, pero sí a una regularización de los clubes sociales de cannabis”. 

País Vasco

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios