Es noticia
Menú
El destierro de Alcorcón: un premio envenenado para el último casadista en el PP de Ayuso
  1. España
  2. Madrid
Antonio González Terol

El destierro de Alcorcón: un premio envenenado para el último casadista en el PP de Ayuso

La designación de Terol como candidato en el municipio madrileño ha sorprendido en el partido. Exvicesecretario de Política Territorial con Casado, se postuló para la presidencia de la Comunidad en las últimas elecciones

Foto: Antonio González Terol, durante un acto del PP. (EFE/Wifredo García)
Antonio González Terol, durante un acto del PP. (EFE/Wifredo García)

Antonio González Terol (Cartagena,1978) recorrió durante el verano de 2018 buena parte de los grandes y medianos municipios madrileños. Como sucede ahora, restaban solo unos meses para las elecciones autonómicas y locales y en el PP todos identificaron al entonces alcalde de Boadilla del Monte como el favorito para optar a la presidencia de la Comunidad de Madrid frente a Ángel Garrido. Terol ya formaba parte del núcleo de confianza de Pablo Casado y las expectativas respecto a su futuro político estaban disparadas. "Era una campaña en toda regla. Iba a por todas", recuerda un cargo popular. Apenas tres años después, tanto él como otros miembros del partido lo examinan con ojos muy distintos. Isabel Díaz Ayuso lo ha designado como candidato a la alcaldía de Alcorcón, un ayuntamiento con el que no tiene ningún vínculo conocido. Lejos de considerarlo como un reconocimiento, las fuentes consultadas coinciden en que este movimiento es un premio envenenado y se parece más a una suerte de destierro.

Foto: La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso (EFE/Marta Pérez)

El también diputado en el Congreso ostentó hasta el pasado mes de abril el cargo de vicesecretario de Política Territorial en la anterior estructura de Génova. Terol, que fue quien afilió a Casado al partido en 2001, fue uno de los pocos dirigentes que permanecieron hasta el final junto al expresidente popular. Su etiqueta de casadista reducía notablemente sus aspiraciones a corto y medio plazo, sobre todo en Madrid, pero un nuevo giro le ha devuelto a la política municipal.

Su candidatura a la alcaldía de Alcorcón, ahora gobernado por el PSOE, está dando mucho que hablar en los cuadros intermedios de la formación. No tanto porque no tenga experiencia, sino porque su relación con este municipio del sur de la Comunidad de Madrid es inexistente. También porque muchos daban por hecho que el elegido sería David Pérez, actual consejero de Transportes e Infraestructuras y regidor de la ciudad entre 2011 y 2019. Terol, un completo desconocido para el ciudadano medio, ha caído como un paracaidista. Ajeno al día a día y a las necesidades y singularidades de la localidad.

Un paracaidista

El escenario no le pilla de nuevas. A Boadilla llegó de un modo similar, seleccionado por Esperanza Aguirre para dejar atrás los escándalos de la Gürtel y del anterior alcalde, Arturo González Panero, El Albondiguilla. Terol logró la mayoría absoluta en las elecciones de 2011, con doce concejales y más del 50% de los votos, un resultado que mejoró cuatro años después, con una nueva victoria y un edil más. Esta es una de las bazas a las que se agarran para justificar su nombramiento de cara al próximo 28 de mayo. Algunas voces en el partido recuerdan que Pérez también aterrizó así en Alcorcón y gobernó ocho años. Además, confían en que la inercia de Ayuso y la situación en el ayuntamiento socialista hagan el resto, con la alcaldesa Natalia de Andrés inhabilitada a cinco años para administrar bienes ajenos por llevar a la quiebra a una empresa municipal. "Antonio va a ser el próximo alcalde. Va a contar con toda la ayuda del PP de Alcorcón y de todo el PP de Madrid", declaró el consejero de Transportes este martes, preguntado por la designación.

Foto: El presidente de la Comunidad de Madrid, Ángel Garrido, y el presidente del Partido Popular, Pablo Casado. (EFE)

La opinión mayoritaria, sin embargo, considera Terol no es el más adecuado para el municipio, ubicado en el denominado como cinturón rojo de la Comunidad de Madrid. "No es de allí, no conoce la ciudad, no lo conocen a él y Alcorcón no es Boadilla. Tiene un perfil que no encaja ahí", señalan a El Confidencial fuentes locales del PP que coincidieron con él en aquellos actos de 2018. Por eso hay una corriente amplia que cree que su nombramiento tiene segundas lecturas y, en el fondo, no deja de ser una degradación. "No hace tanto era él quien ordenaba las mociones a los municipios de España para que las llevaran a los plenos y ahora es él quien va a recibir las instrucciones. Es una salida, pero no la mejor", subrayan, en alusión a los puestos que tuvo con Casado, primero como responsable de Política Local y luego como vicesecretario de Política Territorial. "Si no gana, no creo que aguante mucho tiempo", añaden figuras municipales.

En el equipo de Isabel Díaz Ayuso sostienen una teoría muy distinta. Fuentes cercanas a la dirección del PP de Madrid aseguran que Antonio González Terol se ajusta a la perfección a los "perfiles ganadores" que busca la presidenta. "Ella ya dijo en su congreso que no nombraría candidatos por afinidad ideológica, sino que escogería personas que viese que pueden ganar", declaran a este diario. Así, fue la propia dirigente madrileña quien se puso en contacto con el diputado casadista para ofrecerle esta salida, que aceptó sin dudar.

Alcorcón forma parte de las prioridades de los populares, que han señalado el cinturón rojo como uno de sus principales objetivos, y creen que Terol tiene los conocimientos necesarios para ello. Defienden que Boadilla, habitualmente entre las cinco ciudades con mayor renta per cápita de España, comparte características con la vecina Alcorcón. Ayuso, además, cree que su gestión como alcalde fue "brillante".

Aspiraciones políticas

Sea como fuere, lo cierto es que la crisis que dinamitó el partido en febrero cerró muchas puertas a Antonio González Terol. Su vuelta a la política municipal era una de las pocas opciones plausibles, especialmente porque en el nuevo organigrama de Alberto Núñez Feijóo no se contaba con él. Es una situación completamente distinta a la de las anteriores elecciones.

Las fuentes consultadas señalan que ese periodo es un ejemplo de la ambición que siempre demostró este licenciado en Ingeniería Industrial por la Universidad Pontificia de Comillas, cuando apuntaba a la presidencia de la Comunidad de Madrid. "Tenía su propia agenda. Él iba por su cuenta y Ángel Garrido por otro", apuntan. La situación fue tal, que el exvicesecretario de Política Territorial y el expresidente autonómico se encontraban en los mismos actos, aunque las convocatorias eran individuales e independientes entre sí. Apartado finalmente de la carrera electoral hacia Sol, volcó sus esfuerzos en el Congreso y en la comisión de Defensa. Pero el recorrido también será breve. Su vida extra en política será en el sur de la región.

Foto: Ayuso, junto a los alcaldes de Pozuelo y Majadahonda (a su derecha) y otros cargos y simpatizantes, el pasado 1 de mayo, durante un acto de campaña. (EFE/Luca Piergiovanni)

La candidatura de Antonio González Terol en Alcorcón es, hasta ahora, el anuncio más mediático en el PP de Madrid para los próximos comicios. La mayoría entraban dentro de lo esperado, aunque otros como este y el de David Conde en Valdemoro han sorprendido. En el caso de Conde, porque no ha sido capaz de mejorar los números del partido en la localidad, salpicada por la trama púnica y relegados a un papel secundario. La expectación ahora es notable en torno a Boadilla del Monte y los otros feudos populares en el noroeste de la región: Pozuelo de Alarcón, Majadahonda y Las Rozas. Los alcaldes de estos municipios, cercanos a Terol y a la antigua dirección nacional, también quedaron señalados tras la crisis interna. Fueron apartados de la ejecutiva regional y aún no han sido confirmados.

Antonio González Terol (Cartagena,1978) recorrió durante el verano de 2018 buena parte de los grandes y medianos municipios madrileños. Como sucede ahora, restaban solo unos meses para las elecciones autonómicas y locales y en el PP todos identificaron al entonces alcalde de Boadilla del Monte como el favorito para optar a la presidencia de la Comunidad de Madrid frente a Ángel Garrido. Terol ya formaba parte del núcleo de confianza de Pablo Casado y las expectativas respecto a su futuro político estaban disparadas. "Era una campaña en toda regla. Iba a por todas", recuerda un cargo popular. Apenas tres años después, tanto él como otros miembros del partido lo examinan con ojos muy distintos. Isabel Díaz Ayuso lo ha designado como candidato a la alcaldía de Alcorcón, un ayuntamiento con el que no tiene ningún vínculo conocido. Lejos de considerarlo como un reconocimiento, las fuentes consultadas coinciden en que este movimiento es un premio envenenado y se parece más a una suerte de destierro.

Partido Popular (PP) Alcorcón PP de Madrid Alberto Núñez Feijóo Isabel Díaz Ayuso