Es noticia
Menú
Martínez-Almeida echa el resto con la limpieza de Madrid a las puertas del año electoral
  1. España
  2. Madrid
Nueva normativa

Martínez-Almeida echa el resto con la limpieza de Madrid a las puertas del año electoral

El Ayuntamiento de Madrid aprobó esta semana el anteproyecto de la nueva ordenanza, que endurece las sanciones por grafitis, botellones o residuos. Es la asignatura pendiente de la capital y la obsesión de este Gobierno

Foto: José Luis Martínez-Almeida, junto a Borja Carabante, en la presentación del servicio de limpieza urgente en Madrid. (EFE/Luis Millan)
José Luis Martínez-Almeida, junto a Borja Carabante, en la presentación del servicio de limpieza urgente en Madrid. (EFE/Luis Millan)

La limpieza es la asignatura pendiente de Madrid. Y también una obsesión para los diferentes gobiernos municipales desde hace años. José Luis Martínez-Almeida no es una excepción y a ocho meses de las elecciones del 28 de mayo echará el resto para frenar un problema que ya es crónico. El Ayuntamiento de la capital, que desde el inicio de la legislatura situó este tema como una prioridad en su programa, acaba de aprobar el anteproyecto de la nueva ordenanza de Limpieza de los Espacios Públicos, Gestión de Residuos y Economía Circular, una norma que prevé endurecer las sanciones contra los grafitis, el botellón o el abandono de residuos.

La ordenanza, que previsiblemente se elevará al Pleno de Cibeles a finales de año, es el último intento del actual equipo de Gobierno para cumplir con el compromiso marcado al comienzo de su mandato. La limpieza fue uno de los grandes argumentos del PP y Ciudadanos contra Manuela Carmena cuando estaban en la oposición y ahora, como un bumerán, los partidos de la izquierda lo utilizan para atacar a Martínez-Almeida y su gestión como alcalde.

Foto: Los nuevos contratos se enmarcan en la Estrategia de Sostenibilidad Ambiental Madrid 360. (EC Diseño)

El Área de Medio Ambiente y Movilidad, que dirige Borja Carabante, ha puesto en marcha diferentes medidas para abordar el problema de la suciedad. Incrementar la inversión, nuevos contratos, más operarios o aumentar las frecuencias, pero sin solucionarse tres años después en muchos puntos de la ciudad. La idea ahora es apelar directamente al bolsillo de los incívicos, cuyo comportamiento es una de las claves de la situación, y endurecer las sanciones. Así, la nueva ordenanza prevé incrementar las multas con un nuevo régimen normativo, que podría alcanzar los 6.000 euros en casos de reincidencia.

Multas más duras

El anteproyecto, aprobado el pasado jueves, incluye una regulación específica para el abandono de residuos y desperdicios en los botellones. Así, el Ayuntamiento eleva la tipificación de estas conductas de leves a graves e incrementa las multas desde los 600 euros actuales hasta los 2.000 tras la aprobación de la ordenanza. "Hasta ahora, la sanción por tirar un papel a la vía pública era la misma que dejar en el suelo varias botellas o vasos", apuntan en la concejalía de Medio Ambiente.

El segundo de los frentes a atacar son los grafitis y pintadas en la vía pública. El consistorio, que este verano ya anunció una especie de brigada con el Servicio Público de Limpieza Urgente (Selur), impondrá sanciones que oscilan entre los 2.000 y los 3.000 euros. Con la nueva norma, además, el infractor deberá reparar los daños y en caso de reiteración, la multa se elevaría hasta los 6.000 euros, según explican desde el Ayuntamiento.

Foto: El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida. (EFE/David Fernández)

Uno de los principales problemas en los últimos años, más allá de la porquería en las calles, son las montañas de cajas de cartón y otros residuos que se acumulan alrededor de los contenedores, desde inodoros a electrodomésticos o muebles. Para corregir este mal hábito, el Ayuntamiento de Madrid elevará el régimen sancionador de una media de 200 euros en la actualidad a un promedio de 2.000 con la nueva ordenanza. Respecto a los problemas en zonas de restauración, la norma incluye también un nuevo horario, de modo que solo se podrá reciclar el vidrio entre las 8 y las 22 horas, con una prohibición expresa de arrojar los cascos en las horas de descanso. Su incumplimiento supondrá una infracción leve, penada con 750 euros.

Desde el Área de Medio Ambiente reiteran que la ordenanza supone un paso más dentro de todo el trabajo realizado durante la legislatura. No obstante, a nadie se le escapa que la limpieza es una de las competencias más importantes en la gestión de una ciudad y que cada detalle cuenta a menos de un año para las elecciones. Sobre todo, si una de las principales críticas a José Luis Martínez-Almeida ha sido que durante algunos periodos descuidó en exceso la labor del día a día y la atención al ciudadano, más centrado en las disputas internas de su partido y en la portavocía del PP, que abandonó tras la crisis del pasado mes de febrero. Todas las fuerzas de la oposición coinciden en que este es el momento de mayor debilidad del alcalde y que una ciudad desatendida o descuidada es su mayor baza.

Foto: José Luis Martínez-Almeida durante su comparecencia. (EFE/Víctor Lerena)

Sea como fuere, lo cierto es que la limpieza ya no es la primera preocupación de los madrileños, según la encuesta de calidad de vida elaborada por el propio Ayuntamiento de la capital. El cambio de Gobierno en 2019 lleva aparejada una evolución positiva en comparación con los ejercicios anteriores, cuando los índices se dispararon. Si en 2017, con Carmena como alcaldesa, era el principal problema para el 46% de los ciudadanos, en 2021 solo lo ha sido para el 12,7%.

Desde el equipo de Gobierno del PP y Ciudadanos lo achacan al trabajo desarrollado durante los últimos tres años, pese a los reproches constantes de Más Madrid y el PSOE, que han hecho de la falta de limpieza en algunas zonas su principal argumento, tanto en el Pleno de Cibeles como en las redes sociales.

Medio Ambiente y Movilidad destaca iniciativas inéditas hasta la fecha, como el contrato interbloques para el mantenimiento de las zonas privativas de uso público entre edificios, que se dan en construcciones con áreas verdes o conectadas entre sí, que han estado abandonadas a su suerte durante años. También el modelo de contenedores para la ciudad, el aumento de las frecuencias para la recogida de papel y cartón, que pasa a ser diaria a partir de noviembre, o las más de mil papeleras inteligentes en todos los distritos de la capital. Pero sobre todo, los nuevos pliegos de limpieza, que incrementaron el presupuesto hasta los 282 millones de euros anuales, con más de 2.000 operarios y un 16% más de medios mecánicos, entre otras cuestiones.

La limpieza es la asignatura pendiente de Madrid. Y también una obsesión para los diferentes gobiernos municipales desde hace años. José Luis Martínez-Almeida no es una excepción y a ocho meses de las elecciones del 28 de mayo echará el resto para frenar un problema que ya es crónico. El Ayuntamiento de la capital, que desde el inicio de la legislatura situó este tema como una prioridad en su programa, acaba de aprobar el anteproyecto de la nueva ordenanza de Limpieza de los Espacios Públicos, Gestión de Residuos y Economía Circular, una norma que prevé endurecer las sanciones contra los grafitis, el botellón o el abandono de residuos.

Ayuntamiento de Madrid Madrid José Luis Martínez-Almeida
El redactor recomienda