Es noticia
Menú
¿Qué ha pasado con Almeida y las mascarillas en Madrid? El papel de Luis Medina y Alberto Luceño
  1. España
  2. Madrid
comisiones de un millón de euros

¿Qué ha pasado con Almeida y las mascarillas en Madrid? El papel de Luis Medina y Alberto Luceño

El alcalde de Madrid está en el centro de la polémica por la acusación que pesa contra los dos empresarios que consiguieron firmar tres contratos de material sanitario con el Ayuntamiento

Foto: El empresario Luis Medina, comisionista de la trama, y el alcalde Almeida (EFE/Hidalgo)
El empresario Luis Medina, comisionista de la trama, y el alcalde Almeida (EFE/Hidalgo)

El Ayuntamiento de Madrid y, especialmente, el alcalde de la capital, José Luis Martínez-Almeida, están en el punto de mira tras querellarse esta semana la Fiscalía Anticorrupción contra dos empresarios, Luis Medina y Alberto Luceño, proveedor de material sanitario, y ser acusados de los delitos de estafa agravada, falsedad documental y blanqueo de capitales por recibir comisiones por la venta de mascarillas a España, traídas desde China y cuya compra está reflejada en varios contratos con el Ayuntamiento de Madrid emitidos por un valor superior a 13 millones de dólares

El Ministerio Público considera que Medina, hijo de Naty Abascal y del fallecido duque de Feria Rafael Medina, aprovechó su condición de "personaje conocido en la vida pública y su amistad con un familiar del alcalde de Madrid" —según fuentes consultadas por El Confidencial, se trataría de Carlos Martínez-Almeida, abogado y primo del alcalde de Madrid— para obtener "un exagerado e injustificado beneficio económico", una comisión de un millón de euros, al ofrecer al Ayuntamiento de Madrid la venta de material sanitario, desde mascarillas hasta guantes y test covid, en el inicio de la pandemia. Medina, el que hiciera de intermediario, habría cobrado dicha comisión por poner en contacto a Luceño con la persona que por aquel entonces se encargaba de las compras de material sanitario.

Foto: Luis Medina. (Getty)

En una entrevista con El Confidencial, Medina reconoció haberse comprado con el dinero de la operación un yate valorado en 325.515 euros, que pertenece a una sociedad de Gibraltar que tiene junto a su hermano, pero desmintió haberse aprovechado de una amistad con un familiar del alcalde de Madrid. "Entiendo que a mucha gente quizá no le parezca bien, pero es el 8 % del contrato. Es una comisión normal de intermediación, que se cobra muchas veces. Por supuesto, no es ilegal", expresó en este sentido.

Eh total, se firmaron tres contratos entre la Empresa de Servicios Funerarios y Cementerios de Madrid, como compradora y de la que era consejera Elena Collado, y una compañía de Malasia que actuó como vendedora para adquirir el material sanitario fabricado. El primero de los contratos consistía en la compra de un millón de mascarillas KN95 por 6,6 millones de dólares; el segundo era de 2,5 millones de guantes de nitrilo por valor de cinco millones de dólares y, por último, el tercero era por 250.000 test rápidos covid-19, con un coste de 4,2 millones de dólares.

Sin acusación contra el Ayuntamiento o Almeida

El titular del Juzgado de Instrucción número 47 de Madrid ha abierto una investigación en torno a Luis Medina y Alberto Luceño —ambos empresarios tendrán que declarar el próximo 25 de abril— para esclarecer lo ocurrido en un caso en el que todavía no queda muy clara cuál pudo haber sido la participación del familiar de Almeida. A pesar de que no se ha ejercido, hasta fecha, acusación judicial sobre José Luis Martínez-Almeida o sobre el Consistorio, este escándalo podría llegar a costarle al alcalde de Madrid una moción de censura si su socio en la capital, Ciudadanos, está dispuesto a dar ese futurible paso que por el momento descarta.

"Han fallado los controles y eso nos tiene que llevar a una reflexión. Pedimos y exigimos una auditoría externa sobre los contratos de emergencia para que sea un tercero el que los audite. Hemos pagado más", manifestó la vicealcaldesa Begoña Villacís al comparecer ante los medios de comunicación. Por su parte, Almeida alegó que la Administración no cerró la operación con los empresarios, sino con la compañía malaya: "Niego que hubiera cualquier tipo de intermediación". No obstante, se ha sabido que constan dos correos electrónicos de Luis Medina a fecha de 18 y 19 de marzo de 2020 dirigidos al Ayuntamiento.

Las pesquisas sobre la investigación que apunta a Medina y Luceño comenzaron en 2020. Aunque Luis Medina actuó como intermediario, se ha conocido que las negociaciones finales de la compra se produjeron entre Collado y el también investigado Alberto Luceño, que se presentó como experto en importación de productos procedentes del mercado asiático, con fábricas en China a su disposición, y como agente exclusivo de la empresa malaya a través de la cual se realizó la operación. La compra dio ciertos problemas pues los guantes que recibió Madrid eran de ínfima calidad y que solo llegaban hasta la muñeca

El Ayuntamiento de Madrid y, especialmente, el alcalde de la capital, José Luis Martínez-Almeida, están en el punto de mira tras querellarse esta semana la Fiscalía Anticorrupción contra dos empresarios, Luis Medina y Alberto Luceño, proveedor de material sanitario, y ser acusados de los delitos de estafa agravada, falsedad documental y blanqueo de capitales por recibir comisiones por la venta de mascarillas a España, traídas desde China y cuya compra está reflejada en varios contratos con el Ayuntamiento de Madrid emitidos por un valor superior a 13 millones de dólares

Madrid
El redactor recomienda