Es noticia
Menú
La semilla del Bosque Metropolitano se plantó en el siglo XIX: el legado de Arturo Soria
  1. España
  2. Madrid
MEDIO AMBIENTE

La semilla del Bosque Metropolitano se plantó en el siglo XIX: el legado de Arturo Soria

El urbanista defendió el concepto de Ciudad-bosque, en el que se inspira el gran proyecto para rodear de naturaleza la capital

Foto: Bosque Metropolitano - Avenida Talgo. (Área de Desarrollo Urbano)
Bosque Metropolitano - Avenida Talgo. (Área de Desarrollo Urbano)

Coincidiendo con el Día Internacional de los Bosques, la vicealcaldesa de Madrid, Begoña Villacís, inauguró el pasado lunes las primeras hectáreas visitables de la mayor infraestructura verde que se está construyendo en Europa: el Bosque Metropolitano. La masa verde que rodeará a la capital tiene dimensiones del Siglo XXI, pero su concepto nació a finales del Siglo XIX. Arturo Soria y Mata (Madrid, 1844 - 1920), nombrado Hijo Predilecto de la Villa de Madrid en enero de 2021, ideó y desarrolló en 1892 el concepto de ‘Ciudad bosque’, que se anticipó al modelo anglosajón de ‘Ciudad jardín’, de 1898. “La denominación de ciudad-jardín es deficiente, la de ciudad-bosque sería más completa porque el árbol es parte más importante de la vivienda que la flor del jardín”, dejó escrito el urbanista, como recoge la Asociación Cultural Legado de Arturo Soria.

Foto: Bosque Metropolitano - Avenida Talgo. (Área de Desarrollo Urbano)

En 1882, Arturo Soria expuso en el periódico ‘El Progreso’ el ideario de su gran obra, que aún perdura y cuyo modelo se ha exportado a numerosas urbes del planeta: La Ciudad Lineal de Madrid. Urbanista, inventor, político, periodista, constructor, matemático… En definitiva, un genio que hace ya más de 100 años defendía la vida en las ciudades dentro de entornos naturales. Su polifacética mente trabajaba por ruralizar la ciudad y urbanizar el campo, buscando una simbiosis que conjugara el progreso de la capital, el respeto por los entornos naturales y la salubridad de los barrios. “Para cada familia, una casa; en cada casa, una huerta y un jardín”, como esencia de su obra.

Foto: La casa derribada en López de Hoyos 370.

Con Arturo Soria nació también un urbanismo que perdura en nuestros días. “Sus ideas tienen en cuenta las necesidades de la población en todos los aspectos que nos afectan como la sostenibilidad, el medio ambiente, la movilidad, la eficiencia energética, el equilibrio sociocultural, etc.”. Así lo explica a El Confidencial Cristina Keller Ledesma-Ramos, socia fundadora de la Asociación Cultural Legado de Arturo Soria. “Madrid y España le deben mucho a Arturo Soria porque pensó y se preocupó del conjunto de la población, procurando mejorar la calidad de vida de sus habitantes”. Tarea nada sencilla en el contexto de finales del siglo XIX. “Poner la teoría en práctica le llevó más de treinta años, hasta que la Ciudad Lineal se convirtió en realidad”. Madrid crecía verde.

placeholder Árboles plantados en Ciudad Lineal durante Filomena. (Carlo Stella)
Árboles plantados en Ciudad Lineal durante Filomena. (Carlo Stella)

El Madrid arbóreo de hoy germinó hace 100 años. "Donde no puede vivir un árbol, como sucede en muchas calles de Madrid, no deben vivir las personas". Es una de las citas más recordadas de Arturo Soria. Keller cuenta que esta frase tiene todo el sentido del mundo desde su concepto progresista y humanista, “porque sin zonas verdes, la población no saldrá, no interactuará, no se comunicará de la misma forma. No generará nuevas ideas que impulsen ese progreso. Con la Ciudad Lineal se anticipó el concepto del beneficio de los árboles, concibiendo una urbe bordeada con franjas de bosques aisladores que, al mismo tiempo, purifican el aire y forman parte de una escena urbana única”.

placeholder Arturo Soria y Mata. (Ayuntamiento de Madrid)
Arturo Soria y Mata. (Ayuntamiento de Madrid)

Desde la Asociación Cultural, Cristina Keller recuerda a “las 400 familias que creyeron en el proyecto titánico de Arturo Soria, en plena Revolución industrial y con el éxodo masivo del campo a la ciudad. Un gran ejemplo de transformación de Madrid, donde una zona árida se convirtió en un vergel, que hoy todavía sigue siendo una de las zonas más agradables para vivir en la capital. Queremos preservar unas señas de identidad propias y únicas, de vigente actualidad, con las que defender la conciliación familiar y laboral desde el concepto de ‘ciudad de los quince minutos’ o ‘ciudad verde’”.

Cómo proyectar una ciudad verde

Madrid es una de las ciudades más verdes de Europa, aunque con matices. Sin una planificación a medio y largo plazo, las fotografías de los políticos rellenado con árboles los alcorques vacíos y cortando cintas conmemorativas son meros ejercicios de marketing (y despilfarro de dinero público). “Hay que planificar la localización de los árboles, dejando espacio suficiente entre ellos para que se desarrollen adecuadamente”.

Los árboles urbanos "fijan el CO2 y nos ayudan a luchar contra el cambio climático"

Luis Arrabal García, ingeniero de Montes del Grupo de Calidad y Evaluación Ambiental de Tragsatec, y miembro del Grupo de Gestión del Bosque Urbano de la Universidad Politécnica de Madrid y de la Asociación Arbocity, explica en El Confidencial que “no solo se pueden plantar árboles en las ciudades. Hay otros estratos de vegetación muy interesantes como los arbustos y las praderas, con hierbas que tengan un bajo requerimiento de agua. Hay que estar atentos para evitar interferencias con elementos del mobiliario urbano y es muy importante llevar un mantenimiento adecuado, que garantice un buen estado sanitario de los árboles, para evitar caídas de ramas y de troncos”. Si hacemos volar la memoria, muchos expertos concluyeron que Filomena reveló el pésimo estado de gran parte de la masa arbórea de la capital.

placeholder Medalla que dieron a los escolares como recuerdo, de aquella primera Fiesta del Árbol de 1896. (Carlo Stella)
Medalla que dieron a los escolares como recuerdo, de aquella primera Fiesta del Árbol de 1896. (Carlo Stella)

Los árboles urbanos y las zonas verdes son imprescindibles en las ciudades, porque "nos proporcionan una serie de beneficios que mejoran nuestra calidad de vida. Los árboles dan sombra en verano y bajan la temperatura del aire. Fijan el CO2 y nos ayudan a luchar contra el cambio climático. Mejoran la calidad del aire, produciendo oxígeno y reduciendo la contaminación. Nos proporcionan espacios de recreo y mejoran nuestro estado de ánimo cuando salimos a pasear o a hacer deporte". Todo esto ya lo sabía Arturo Soria a finales del siglo XIX.

"Hay que elegir especies que toleren la contaminación", apunta Arrabal

Las ciudades también son hostiles con los árboles. Según Arrabal, “el entorno urbano puede ser agresivo, por lo que se deben elegir las especies de árboles más adecuadas para que, por ejemplo, toleren mejor los niveles de contaminación. Es importante proteger a los árboles de los golpes de los coches y aumentar el tamaño de los alcorques para que desarrollen bien sus raíces y estén mejor anclados al suelo”. Y, aunque parezca una recomendación menor, “divulgar los beneficios de los árboles con campañas de concienciación. Si implicamos a los vecinos en sus cuidados, sentirán a los árboles como algo suyo y los tratarán mejor”.

Idea educativa en la que también fue pionero Arturo Soria. El 26 de Marzo 1896 se celebró en España la Primera Fiesta del Árbol, en los terrenos de Pinar del Rey cedidos por la Compañía Madrileña de Urbanización, empresa en la que ya participaba el genio madrileño, que es el protagonista de una brillante exposición en el Museo de Historia de Madrid ‘Arturo Soria, una mente poliédrica 1844-1920’.

Coincidiendo con el Día Internacional de los Bosques, la vicealcaldesa de Madrid, Begoña Villacís, inauguró el pasado lunes las primeras hectáreas visitables de la mayor infraestructura verde que se está construyendo en Europa: el Bosque Metropolitano. La masa verde que rodeará a la capital tiene dimensiones del Siglo XXI, pero su concepto nació a finales del Siglo XIX. Arturo Soria y Mata (Madrid, 1844 - 1920), nombrado Hijo Predilecto de la Villa de Madrid en enero de 2021, ideó y desarrolló en 1892 el concepto de ‘Ciudad bosque’, que se anticipó al modelo anglosajón de ‘Ciudad jardín’, de 1898. “La denominación de ciudad-jardín es deficiente, la de ciudad-bosque sería más completa porque el árbol es parte más importante de la vivienda que la flor del jardín”, dejó escrito el urbanista, como recoge la Asociación Cultural Legado de Arturo Soria.

Ayuntamiento de Madrid